Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | November 18, 2018

Scroll to top

Top

Lunes 12 de abril de 2010

¿Alak es ministro de Justicia?

El proyecto para examinar a los jueces cada cuatro años no sólo es un disparate sino que viola la Constitución, un texto fundamental de nuestra organización nacional que un funcionario no puede dejar de conocer.

Julio Alak encargó 8 encuestas para ver si el desopilante y goebbeliano proyecto de Alejandro Rossi para examinar a los jueces cada 4 años contaba con el apoyo de la población. Supuestamente terminada esa “investigación”, salió a decir que el 75% de la población respalda el proyecto.

Pregunto: ¿Alak es abogado? Sería en principio preferente que lo fuera, dado su puesto. Pero si no lo es, su ignorancia enciclopédica no debería eximirlo de su deber práctico que consiste, como mínimo, en conocer la Constitución.

La Ley Fundamental, Alak, pertenece a la escuela jurídica que pretende garantizar la independencia de la Justicia de los poderes políticos. La duración vitalicia de los jueces es una de las herramientas que esa escuela usa para perseguir y garantizar esa independencia. La Constitución, fiel a esa tradición, la implementó para nuestros jueces.

Un proyecto como el suyo (o el del diputado Rossi, o el de las masas) necesitaría de la reforma de la Constitución para ser implementado sin violarla. ¿Sabe eso usrted, Alak? ¿Está la gente a la que se lo preguntó al tanto de eso?

Es más, en tren de seguir con sus encuestas, podría preguntarle a la misma gente si está de acuerdo con la Constitución. Me atrevo a adelantarle que el 100% de los entrevistados le dirá que sí. Pues bien, las respuestas a ambas “investigaciones” son contradictorias: no se puede estar de acuerdo con la Constitución y, al mismo tiempo, estar de acuerdo con que a los jueces se los evalúe cada cuatro años.

El “democratismo”, Alak, es un juego peligroso para la democracia. Valerse de encuestas cuyas respuestas provienen de gente que no tiene (y que no tiene por qué tener) los mínimos conocimientos técnicos como para expedirse sobre cuestiones de vital importancia para la vida republicana, constituye una chicana populista de baja estofa. Eso no es democracia; eso es un engaño.

¿Responderían esas personas del mismo modo si ud les explicara que la permanencia de los jueces en sus cargos forma parte del sistema de garantías de los derechos individuales, para defenderlos a ellos de usted? Si usted, Alak, les explicara a esas personas que la Constitución (que defiende al individuo de los abusos del poder), no quiere que burócratas como usted examinen a los jueces, justamente para evitar que la suerte de la Justicia quede presa de las presiones políticas, ¿cree que esas personas responderían igual?

No se puede ser tan demagogo, Alak. La democracia de masas es un veneno para la democracia. Y las propuestas como la suya o la de Rossi son un veneno para la libertad. © www.economiaparatodos.com.ar


\"\"
Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)