Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | September 16, 2019

Scroll to top

Top

Viernes 9 de agosto de 2013

Argentina: lo que se juega Cristina Kirchner en las elecciones primarias

Argentina: lo que se juega Cristina Kirchner en las elecciones primarias

Argentina y Cristina Kirchner afrontan dos elecciones cruciales este 2013 en las que se empezará a vislumbrar su futuro. Las internas de este 11 de agosto y las legislativas del 27 de octubre marcarán el final o no del kirchnerismo y comenzarán a diseñar el perfil de sus posibles sucesores.

Argentina y Cristina Kirchner afrontan dos elecciones cruciales este 2013 en las que se empezará a vislumbrar su futuro. Las internas de este 11 de agosto y las legislativas del 27 de octubre marcarán el final o no del kirchnerismo y comenzarán a diseñar el perfil de sus posibles sucesores.

El primer asalto, las Primarias Abiertas, Simultaneas y Obligatorias (PASO) de este 11 de agosto son muy importantes y no un simple trámite como a simple vista pudieran parecer. Son importantes para los partidos políticos, para la propia Cristina Kirchner, para los que se presentan como sus herederos (Daniel Scioli y Sergio Massa) y para el resto de la oposición.

Prueba de su importancia son estas palabras deSergio Massa, quien apunta a convertirse en el gran triunfador de una jornada, convertida en trampolín de futuras conquistas (léase la Casa Rosada): “Yo creo que el que gana el 11 (de agosto) va a ganar el 27 (de octubre), y va a ser el Frente Renovador”.

Pero, ¿por qué son importantes estas elecciones?

Como señala el analista Fernando Laborda en el diario La Nación para las fuerzas políticas pequeñas son unas elecciones a vida o muerte ya que “se juegan la posibilidad de participar en las elecciones generales de octubre o quedar fuera de ellas. Esto es así porque únicamente podrán tomar parte en los comicios generales aquellas agrupaciones que obtengan en las PASO un total de votos, sumando los de todas sus listas internas, igual o superior al 1,5% de los sufragios válidos emitidos en el distrito para la respectiva categoría de candidatos”.

Y para los partidos grandes, peronistas kirchneristas y antikirchnerista así como la variada y heterogénea oposición no peronistas (radicales, socialistas, macristas -centrodercha- etc.) estas elecciones les posicionan de cara a los comicios legislativos de octubre: es una forma de estar mejor situados en el partidero.

Y no hay que olvidar que en octubre está en juego idirectamente la sucesión de Cristina Kirchner, puesto al que aspiran el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, ahora aliado del cristinismo, y el alcalde de Tigre,Sergio Massa.

“La hipótesis que más se escucha es que si la lista de Sergio Massa se impone por escaso margen a la encabezada por el cristinista Martín Insaurralde en las PASO, una porción de votantes antikirchneristas que optó por otras alternativas, como la encabezada por Francisco de Narváez, estén tentados de apoyar al intendente de Tigre en octubre”, comenta Laborda.

Son importantes para Cristina Kirchner

La Presidenta Cristina Kirchner sabe que se la juega y por eso se ha implicado de lleno en las elecciones.

“Voy a poner todo lo que hay que poner para que esta Argentina siga adelante”, ha confesado la propia presidenta.

PARANÁ (ARGENTINA), 25/06/2013.- EFE/Luís Cetraro/Agencia TELAM/SOLO USO EDITORIAL

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner

El cristinismo no busca lograr los dos tercios que le posibilitarían reformar la constitución e ir a la reelección. Eso es ya un imposible.

Lo que persigue es contar con mayoría suficiente para seguir manejando la agenda en los dos años que restan de presidencia y además contar con un bloque kirchnerista fiel para poder negociar ámbitos de poder e influencia después de 2015.

En palabras del analista del diario La Nación,Carlos Pagni, “La incertidumbre del actual proceso electoral, es decir, la posibilidad de que Cristina Kirchner pierda la hegemonía alcanzada hace dos años y, en consecuencia, se le vuelva inexorable la salida del poder en 2015, está desencadenando una turbulencia política que causa alarma. Sobre todo porque no se manifiesta en la superficie del marketing ni en el estruendo del debate político. Es un mar de fondo que transcurre en la intimidad del aparato de la seguridad y la defensa. Allí donde el Estado se vuelve menos transparente”.

Esto se puede traducir, como señala Clarín, en una pérdida, por ejemplo, de la mayoría en el Senado: “Si bien mantendría la mayoría aún perdiendo hasta dos bancas (actualmente suma 39 con sus 6 aliados), el oficialismo ya sabe que en tres distritos cederá poder genuino y dependerá mucho de sus aliados“.

Cristina Kirchner: “Voy a poner todo lo que hay que poner para que esta Argentina siga adelante”

En razón de esa importancia es por lo que la presidenta han mantenido un alto perfil en estos comicios visitando por ejemplo Jujuy y Salta y haciendo anuncios con un claro sentido electoral como aumento a los jubilados, que redondearía el 32% en el año.

Por eso, algunas figuras como Alfonso Part-Gay, de la izquierdistas UNEN, denunciaron que se había producido una “violación de la veda” electoral.

Importantes por la pugna Scioli-Massa

Sin Cristina Kirchner en 2015, la duda reside en saber quién peleará por su legado y por el poder.

Ante la debilidad de una oposición fragmentada, la lucha más probable es entre Daniel Scioli o Sergio Massa. Ambos han hecho una apuesta muy fuerte. Scioli, olvidando los agravios y críticas del kirchnerismo, es ahora aliado de la presidenta.

BUENOS AIRES (ARGENTINA), 01/08/2013.- EFE/Enrique Garcia Medina

El líder del Frente Renovador Sergio Massa

Massa, antiguo kirchnerista, ahora trata de reunir apoyos entre todas las gamas del peronismo: desde kirchneristas tibios a los antikirchnerista.

Un triunfo de las candidaturas kirchneristas en Buenos Aires se vería como un triunfo de Scioli, mientras que la victoria de Massa posicionaría a este como el referente del antikirchnerismo para 2015.

Cristina Kirchner y el kirchnerismo no comulgan con Scioli pero es tal su debilidad política que no les queda más remedio que escoger el mal menor (Scioli) frente al mayor (Massa).

Como señala Fernando Laborda, “la debilidad del cristinismo de cara a las urnas se manifiesta también en el curioso hecho de que Daniel Scioli, el hasta hace poco denostado gobernador, se haya convertido de repente en la figura estelar de la campaña bonaerense, con el que todos ahora parecen querer estar. Atrás quedaron las críticas de la propia Presidenta sugiriendo que era un tibio o hasta del devaluado ministro de Economía, Hernán Lorenzino, acusando a Scioli de no saber administrar”.

La virtud de Massa es que es capaz de reunir en su persona un amplio espectro de voto que tiene en común el antikirchnerismo.

Sergio Massa: “Yo creo que el que gana el 11 (de agosto) va a ganar el 27 (de octubre), y va a ser el Frente Renovador”.

“En política hay que ser práctico”, resume el exministro de Economía de Néstor Kirchner y candidato rival de Cristina en 2011, Roberto Lavagna, quien sentencia que “el voto útil está hoy en el Frente Renovador”, o sea para Massa.

Eso es lo que puede hacer del alcalde de Tigre el gran triunfador de estos comicios, de los de octubre y potenciar su figura con vistas a las presicdenciales de 2015.

Internas importantes para la oposición

Las elecciones son también importantes para la izquierda, nucleada en torno a UNEN, y para el centroderecha de Mauricio Macri.

El macrismo quiere demostrar que es una alternativa viable y coherente ante la decadencia del kirchnerismo.

En palabras de Macri: “El fin del ciclo del kirchnerismo aparece cuando se caminan las calles de todo el país. La enorme mayoría de los argentinos está preparada para escuchar algo nuevo. Nuestro desafío, abierto a los militantes pero también a los ciudadanos que nunca hicieron política activa, es entusiasmar. La gente ya dijo basta de kirchnerismo, esto no va más”.

La izquierda está un paso por detrás. Las internas servirán para decidir si se imponen los sectores situados más al centro (UCR, Partido Socialista de Hermes Binner o Coalición Cívica de Elisa Carrió) o los más izquierdistas (Coalició Sur de Pino Solanas).

El precandidato a senador nacional de la lista “Suma +”, del frente porteño Unen, Rodolfo Terragno, aseguró que el espacio que comparten la UCR, la CC-ARI, el PS, Proyecto Sur y Libres del Sur, es “el embrión de una fuerza de poder”, aunque la imagen que da es más de una alianza electoral que de una coalición de gobierno.

Esa heterogenidad hace vislumbrar que UNEN tiene en realidad los días contados.

Fuente: www.infolatam.com