Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | June 20, 2018

Scroll to top

Top

Jueves 12 de junio de 2014

Boudou

Boudou

¿Qué decisión debería adoptar un funcionario público procesado penalmente?

Boudou está procesado, es funcionario público, y antes y luego de conocerse la decisión judicial de su procesamiento, anticipó que no pedirá licencia ni renunciará.

La pregunta que nos tenemos que hacer y tiene que ser válida para BOUDOU y casos similares que pudieran ocurrir en el futuro es, ¿Qué decisión debería adoptar un funcionario público procesado penalmente?

Si nos atenemos a un puro formalismo legal la inocencia de las personas se presupone hasta el momento que haya una condena firme, en ese sentido BOUDOU estaría legitimado para continuar en funciones.

Ahora bien la vigencia de los principios liberales, esos tan criticados por los “K” y el propio BOUDOU así como sostienen la presunción de “inocencia” también deben ser interpretados a la luz de la racionalidad moral, y en ese punto podría ser que el solo hecho del “procesamiento” obrara como impedimento para continuar en funciones.

Rawls enseñaba que si una persona acepta como válidos ciertos principios, esa misma persona se sentirá obligada a ajustar su vida a esos principios.

Siguiendo con RAWLS nos dice que “…en la justicia como imparcialidad, el concepto de lo correcto es previo al del bien…”, el sentido de lo “correcto” tiene que ver con los medios, dicho en otras palabras, el bien debe alcanzarse por medios correctos. No es aplicable aquello de que el fin justifica los medios.

Como lo explicó Julio Meinvielle: “Los preceptos morales surgen de las inclinaciones naturales. Para conocer lo que el hombre debe hacer o debe evitar, estudiamos en qué medida una cosa responde al bien humano; y precisamente si sostenemos que el orden político es una parte de la moral, es porque no puede concebirse al hombre en la plenitud de sus inclinaciones o exigencias naturales si no convive con otros en sociedad política”.

En este punto parecería que concurren la doctrina liberal y el tomismo y en el caso que nos ocupa lo que habría que determinar  sería ¿Qué es lo bueno para la sociedad argentina en este momento de su historia?

Nosotros, los argentinos, necesitamos generar nuevos usos, que entre otras virtudes, ponderen a la honestidad como un deseable “bien” y en consecuencia cada uno de nosotros nos comportemos de acuerdo a ese “bien”.

Necesitamos la ejemplaridad” de los mejores, no de los peores y desde esta óptica intento dar mi respuesta.

El “kirchnerismo” ha destruido lo poco que quedaba de sano, en el seno de la sociedad, “el vamos por todo” fue una expresión muy gráfica de su filosofía y de los sofismas en los que se sustentaba.

Por eso cuando el “abuso” asume el lugar de la costumbre y de los usos, ya no se trata de corregirlos, sino de crear “nuevos usos”, dado que el “abuso” se convirtió en un mal “uso”.

Instaurar nuevos “usos” sociales será la misión esencial del próximo gobierno.

La política como tal necesita ser recreada y para ello son fundamentales los buenos ejemplos, aquellos que nos dicen que se vive y obra de acuerdo a la propias creencias.

Boudou y algunos “K” han legitimado su intención  de no renunciar ni pedir licencia en el válido precedente de Mauricio Macri que estando procesado, continua en funciones.

No creo que sea de buen gusto como lo intentaron algunos militantes del PRO hacer comparaciones entre la idoneidad de los jueces intervinientes en cada caso o por la “importancia” de las causas, que serian menores en la de MACRI y mayores en la de BOUDOU.

Personalmente creo que ese tipo de comparaciones también ampararían a BOUDOU conforme lo está intentando explicar, con cierta torpeza por cierto, involucrando solapadamente al gobernador de Buenos Aires que podría tener vinculaciones, por cierto lejanas con el Juez Lijo, por medio de parientes vinculados al gobierno provincial, quien estaría actuando mas con finalidades políticas de afectar al gobierno nacional que por objetivos de justicia.

Si nos atuviéramos a algún detalle de su declaración indagatoria BOUDOU estaría implicando, sin mencionarlo, al propio Kirchner especialmente en hechos protagonizados por la AFIP hasta el día de su fallecimiento.

Es obvio que no creo que BOUDOU tuviera poder efectivo para influir, por si mismo, en decisiones de algunos funcionarios incondicionales del ex Presidente.

En cierto modo BOUDOU si bien hace una fuerte apuesta a varias “casualidades”, deja entrever, en mi opinión, que más que autor fue un mandatario o quizás un mero “corre ve y dile”, lo que lo colocaría al nivel de un Fariña o  Elaskar, es decir no por ello exento de responsabilidad y culpa.

Macri decía días pasados que una vez que fue notificado de su procesamiento se presentó a la legislatura, aclarando que no tenía mayoría, poniendo su cargo a disposición, hasta tanto se resolviera el proceso.

Si Boudou siguiente el precedente de MACRI, debería dar ese paso ante sus pares del Senado de la nación y nos queda la duda de cómo votaría el sector “k” porque esa votación tendría que ver con la intención cierta de Kristina que hasta ahora “de eso no habla”.

Esa votación que quizás nunca se produzca, tendría la validez de un “test” inapelable.

En los dos casos tanto de BOUDOU como MACRI, no corresponde la “renuncia”.

Si ésta fuera presentada debería ser rechazada y promoverse el respectivo juicio político, porque habría que determinar si un proceso penal es una causa de “mal desempeño”.

En esta instancia es donde debería debatirse la eventual responsabilidad política de los acusados.

En este punto pienso que están las diferencias entre MACRI y BUDOU, creo que en un eventual juicio político, el primero seria absuelto y el segundo destituido.