Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | April 12, 2021

Scroll to top

Top

Jueves 23 de diciembre de 2004

Brasil: fisuras sin consecuencias en la alianza de gobierno

La cercanía de las elecciones hace que los partidos que apoyaban a Lula vuelvan a reconsiderar sus estrategias. Sin embargo, más allá de los acercamientos y alejamientos, la gestión del presidente brasileño parece consolidarse cada vez más, de la mano de una creciente popularidad.

La coalición de gobierno que en Brasil lidera Luiz Ignacio “Lula” da Silva estaba, hasta no hace mucho, compuesta por nueve partidos diferentes. Todo un mosaico de distintas identidades.

Hace algunos días, esa coalición sufrió una defección importante. La de uno de sus partidos más activos, el centrista PMDB.

No obstante, dos de los ministros del gobierno federal, que pertenecían a esa agrupación, y nada menos que 19 de los 22 senadores federales que también militan en ella se negaron a abandonar el gobierno siguiendo las directivas derivadas de una convención especial convocada por su propio partido. Para ello argumentaron que hacerlo supondría lesionar la gobernabilidad brasileña.

Hasta allí el relativo valor de la lealtad en el curioso universo de la política. En Brasil y en cualquier parte. Ocurre que el PMDB parece estar dividido, con los gobernadores e intendentes por una parte, como el ex gobernador de Río de Janeiro, Garotinho, que compiten todo el tiempo y “a cara de perro” en las elecciones en sus respectivos niveles con el PT de “Lula”, y quienes militan en la administración nacional que trabajan -en equipo- cerca de “Lula”, sin competir con él, por la otra. Garotinho, particularmente, cree que podrá enfrentar a “Lula” en el 2006 y desea salir de su “entorno” y tomar alguna distancia.

Lo cierto es que en el PMDB militan políticos con diferentes prismas ideológicos. Algunos son más bien liberales y se sienten cómodos con las reformas de los 90. Otros, en cambio, son más bien estatistas y nacionalistas, prohijando -en este caso- una mayor intervención del Estado en el quehacer económico nacional. A la manera -los segundos- del llamado “progresismo”, que parece haberse puesto de “moda” en el sub-continente.

Ocurre que Brasil está saliendo trabajosamente de la crisis de 2002 y la popularidad del presidente “Lula” está ahora creciendo, luego de la caída que sufriera a principios de año, cuando las recetas ortodoxas aún no habían rendido sus frutos.

Pero se está acercando otra importante etapa electoral y cada partido está volviendo a reconsiderar sus propias estrategias. Tan es así, que “Lula” casi pierde recientemente a otro aliado. En este caso, al Partido Socialista Popular. Su representante en el equipo de gobierno, Ciro Gomes, ofreció su renuncia al gabinete que él integra. Por ahora, esta segunda crisis parece haberse evitado.

A medida que se acerquen las elecciones, este tipo de situaciones tenderá seguramente a repetirse. No obstante, hasta el momento nada parece haber afectado significativamente a un “Lula” que no cesa de soñar con un Brasil grande, transformado en un jugador central en el escenario del mundo, y no se detiene en la prosecución de objetivos que se ha fijado. Entre ellos, el logro de una banca permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU y todo lo que ello significa para su país. Y para el nuestro, como postergación y aparición de una hegemonía que nunca existió en nuestra región. Además, el mantenimiento de una alianza político-comercial con China y la India que parece haber alterado el juego de fuerzas en las conversaciones comerciales multilaterales. No es poco. © www.economiaparatodos.com.ar



Emilio Cárdenas es ex Representante Permanente de la Argentina ante la Organización de las Naciones Unidas.




Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)