Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | September 21, 2020

Scroll to top

Top

Lunes 20 de diciembre de 2004

¿Cómo definirá Kirchner a los Derechos Humanos?

Llama la atención que un gobierno que se dice defensor de los Derechos Humanos –y postula esa defensa como una de sus principales banderas– no sólo se abstenga de criticar a la Cuba de Fidel Castro sino que ponga especial cuidado en evitar desatar un conflicto diplomático con ese país.

Mientras una banda de delincuentes secuestraba y asesinaba a Alex Blumberg, Kirchner asignaba su tiempo como presidente a descolgar cuadros de militares y a hacer un acto en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), hecho que nunca llegué a entender si pretendía condenar la violación de los Derechos Humanos o reivindicar los asesinatos, secuestros y ataques con bombas que los terroristas de los 70, entrenados y financiados por la Cuba de Fidel Castro, desparramaron por la Argentina por aquellos años, con el objetivo de establecer una dictadura en nuestro país. Digo esto porque en ese acto tuvo un peso fundamental Hebe de Bonafini, quien reivindicó el terrorismo de los 70 y llegó a proponer que en el “Museo de la Desmemoria” se exhibieran las armas que habían usado los terroristas.

Lo cierto es que, desde que Kirchner es presidente, el tema de los Derechos Humanos pasó a ser un tema central de la gestión gubernamental.

Ahora bien, no hay tema más ligado al pensamiento liberal que el respeto por los Derechos Humanos. Limitar el poder del Estado para que no avasalle los derechos a la libertad, a la vida, a la libertad de expresión y a la propiedad son todos temas por los que han luchado los pensadores liberales. Sin embargo, para los progres, los Derechos Humanos se limitan a que ellos puedan violar los derechos de otros y nadie pueda condenarlos por sus actitudes violentas. Por ejemplo, para los progres setentistas, asesinar a un militar y a su pequeña hijita o a un dirigente sindical es un acto de justicia revolucionaria. En cambio, si el Estado reprime esos actos de violencia, se trata de una violación a los Derechos Humanos.

En términos actuales, si un grupo de delincuentes entra en una casa y toma como rehén a una familia, esos delincuentes son excluidos sociales que deben tener toda la atención del Estado. Si en Cuba un grupo de hombres armados toma un barco para escapar de la sanguinaria dictadura de Fidel y luego son reducidos y fusilados, ningún progre abre la boca.

La pregunta que me formulo es la siguiente: ¿por qué causa Kirchner, siendo un supuesto defensor de los Derechos Humanos, no condena a la brutal dictadura de Fidel? ¿Por qué Kirchner no abre la boca sabiendo que en la Cuba de Fidel los que piensan diferente van presos, son torturados y fusilados y que la gente está presa en la isla, incomunicada del mundo porque no puede usar Internet y la democracia brilla por su ausencia?

Es curioso, Kirchner puede hacer esperar al rey de España dos horas, dejar plantado a Puttin en el aeropuerto de Moscú, decir que lo va a noquear a Bush, sermonear a Lula en Brasil, meterse en la interna política de Uruguay o Bolivia, pero muestra especial preocupación por no tener un conflicto diplomático o quedar mal con Fidel, que está violando la libertad de una persona a salir de la cárcel que estableció en Cuba y somete a su pueblo a la violación de todos los derechos civiles que uno pueda imaginar.

¿Por qué Kirchner tiene tanto respeto y cuidado con uno de los dictadores más sanguinarios que queda en Occidente?

Kirchner impulsó un cambio total en la Corte Suprema de Justicia por considerar que la anterior Corte había estado subordinada al menemismo. Un horror para los principios democráticos. ¿Acaso en Cuba la justicia es independiente de los caprichos de Fidel?

Kirchner critica que Bush invadiera Irak, pero parece ignorar que Fidel se metió con sus fuerzas armadas en África y financió y entrenó a terroristas para que asesinaran y mataran en América del Sur.

Kirchner recibió al dictador Fidel y el Congreso lo ovacionó cuando estuvo recientemente en la Argentina. ¿Recibiría Kirchner a Pinochet y el Congreso lo ovacionaría de la misma forma en que lo hizo con Fidel? Pregunto esto porque al menos Pinochet terminó reestableciendo la democracia en Chile, pero Fidel ni piensa en semejante cosa.

En síntesis, pregunto: ¿por qué tanto cuidado en no tener conflictos diplomáticos con la Cuba de Fidel? ¿Será que para los progres setentistas la violación de los Derechos Humanos no es un problema en sí mismo, sino que es un problema dependiendo de quien los viole? © www.economiaparatodos.com.ar




Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)