Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | August 14, 2020

Scroll to top

Top

Jueves 20 de noviembre de 2014

Contra lo que está instalado

Contra lo que está instalado

‘Contra lo que está instalado, no todo aumento de la oferta moneda va a inflación…

… En estos 45 días ha quedado claro que si alguno soñaba con una corrida cambiaria, si alguno creía que podía desestabilizar, no lo va a lograr…’ Alejandro Vanoli. Presidente del Banco Central aun sin acuerdo del Senado.

Es cierto que no todo aumento de la oferta monetaria va a la inflación, pero tanto Vanoli como Kicillof olvidan que ese fenómeno se da cuando la moneda en cuestión tiene demanda y no enfrenta corridas.

El dólar estadounidense es el caso emblemático, pero comparar tácitamente el peso argentino con el dólar es realmente un agravio al sentido común de “todas y todos” a tal punto que la idoneidad requerida por la constitución nacional para el desempeño de empleos públicos de esos dos funcionarios está muy cuestionada especialmente en el caso de adolescente tardío que es Kicillof.

También tiene una connotación patoteril ese presunto desafío sobre los que “soñaban con una corrida cambiaria” olvidando que por ahora las variables cambiarias se han contenido por la emisión del BONAD que se actualiza según la evolución del valor del dólar y que deberá ser pagado por el futuro gobierno en 2018, al que se le traslada mas endeudamiento.

Tampoco han tenido en cuenta que las expectativas sobre un acuerdo con todos los “hold outs” incluidos los buitres, conforme lo habría divulgado el propio Vanoli en EE.UU. y el ministro de economía en una de sus catarsis reservadas con selectas personalidades contribuyen a esta calma artificial adornada por la ronda de “marines monetarios” que se pasean entre los arbolitos de la calle Florida, buscando “dólares blue” entre cambistas, banqueros y agentes de bolsa al punto que parecería que toda actividad económica es delictiva.

Tampoco advierten que lo único que han logrado es reducir la brecha a un 50% como si esa diferencia de precio fuera insignificante, es como si un hincha de futbol se alegrara porque su equipo solo perdió 4 a 0, cuando podría haber perdido por 8 a cero. Las dos son goleadas.

Es fascinante esta vocación por el ridículo de nuestros funcionarios que creen que reducir la brecha cambiaria a un 50% es un éxito o cuando se ufanan por la “V” de kicillof en la foto del G-20 si advertir que más de uno creyó que era una seña autorreferencial comparándose con el célebre Venancio, el amigo de Manolo, que vendió su tele para comprar un video…

En verdad son ellos quienes agravian y desestabilizan porque no reconocer un nivel de inflación del 40% o más es desestabilizar, no permitir pagar importaciones manteniendo deudas por más de cinco mil millones de dólares con proveedores del exterior es desestabilizar, negar el cepo cambiario es desestabilizar, emitir BONAD 2018 es desestabilizar y condicionar al futuro gobierno, la presión fiscal existente es desestabilizar, la gestión de AEROLÍNEAS ARGENTINAS es desestabilizar, la confiscación de Repsol YPF con la complicidad de parte de la oposición significó desestabilizar, creer que se puede emitir a lo pavote es desestabilizar…

Señor Presidente del banco central su obligación es mantener el valor del peso y no considerar como desestabilizadores a quienes rechazamos nuestra moneda por inservible.

Señor (¿?) Ministro de Economía usted no ocupa ese cargo para racionalizar su tardía adolescencia…

La emisión sin límite para financiar el gasto público genera inflación y si el banco central hubiera limitado la emisión es obvio que el gobierno debería haber reducido el gasto improductivo al máximo.

Una vez mas debemos decirlo el gobierno está en manos de sofistas que aun pueden engañar e impresionar a algunos con los malabarismos de su ignorancia e incultura llevando el relato de sus delirios a la exaltación de las villas miserias como ejemplo de desarrollo y crecimiento…

Las cosas no se arreglan judicializando y “policiando” a la economía que es como confundir el placer con la masturbación, conductas propias de adolescentes tardíos o de maduros prematuros…