Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | May 29, 2017

Scroll to top

Top

Lunes 16 de diciembre de 2013

El BCRA hace caer las tasas a futuro y sigue devaluando

El BCRA hace caer las tasas a futuro y sigue devaluando

El BCRA podría agregar a sus reservas unos USD 1.500 millones y, a cambio, los exportadores obtendrán una letra con un rendimiento de hasta un 38% anual en pesos y a seis meses de plazo

Panorama argentino

Mediante la reciente Comunicación “A” 5501 el BCRA extendió hasta USD 800 millones el límite de la Posición Abierta Computable que las entidades financieras habilitadas podrán tener como resultado de las compras y ventas que realicen en el mercado de futuros OCT-MAE con el BCRA. Tal posición ha sido ampliada y ahora está limitada al 125% de la Responsabilidad Patrimonial Computable de cada entidad. El objetivo de esta medida es la de permitir que los bancos puedan aumentar sus compras y ventas de contratos a futuro con el BCRA, que de esta manera pretende influir en los precios que se establezcan, para mantenerlos en la valores que considera aceptables para cumplir su política cambiaria. Así, incumpliendo todas las reglas que rigen en los mercados de divisas a futuro, decidió rebajar sin parámetro alguno las tasas de interés implícitas en los contratos que se intercambian en el mercado OCT-MAE, habiendo logrado con sus intervenciones  bajar sensiblemente los tipos de cambio de las transacciones realizadas la semana pasada con respecto a las de la semana anterior y también en el mercado Rofex. Por ejemplo, fin de Enero de 2014 en este mercado cotizaba el viernes 6 mostrando la tasa anual implícita más alta, del 63,96%, y al cierre del viernes pasado aquélla era del 46,3%. El precio del contrato para fin de este mes cayó a $ 6,3670 desde los $ 6,4280 que mostraba en la última rueda de la semana anterior. Los contratos a Mayo pasaron de una tasa implícita del 52,8% ($ 7,6700) a una del 41,7% ($ 7,4000) en el mismo período y, los de junio, del 47,3% al 40,6% (de $ 7,7900 a $ 7,5940). Otra novedad ocurrió el jueves, que fue cuando el Gobierno y las empresas exportadoras de semillas y productos oleaginosos llegaron a un acuerdo que, de alguna manera, beneficiará a ambas partes. El BCRA podría agregar a sus reservas unos USD 1.500 millones y, a cambio, los exportadores obtendrán una letra con un rendimiento de hasta un 38% anual en pesos y a seis meses de plazo. Además, los interesados no tendrán que poner la totalidad de los fondos de una sola vez, sino que lo podrán hacer a un ritmo de USD 400 millones semanales. Las letras, que tienen una duración de 180 días, podrán ser canceladas a partir del día 91 de su emisión. El valor mínimo de suscripción será de $ 2 millones y podrán ser transferidas, para que las exportadoras puedan pagar con esos papeles a los productores y estos a sus proveedores. Y al filo de la semana, sorpresivamente, se realizó la primera operación con aquella letra indexada por un total de 198,5 millones de pesos, que dividido por el tipo de cambio de referencia de ese día de $ 6,2908, equivale a USD 31.554.015. Mientras, crece el “cepo cambiario”. Con el objetivo de desalentar las crecientes compras de los argentinos en sitios de Internet internacionales y contener así esa salida de dólares del país la Aduana empezó a trabar casi todos los paquetes que llegan del exterior. A esto se agregó el acuerdo que logró el Gobierno con las cámaras de fabricantes e importadores de autos y de productos electrónicos y máquinas para oficina, para una reducción del 20% de las importaciones en el primer trimestre de 2014 contra el mismo lapso de este año. Y también esto preocupa. A fin de octubre de 2011, cuando arrancó el cepo cambiario, en el sistema había depósitos en dólares por 14.800 millones y, según el último dato difundido por el BCRA, a fin de noviembre apenas quedaban USD 6.640 millones, lo que representa una caída del 55%, equivalente a USD 8.160 millones. Pero la semana cerró con otra nueva noticia desalentadora: las negociaciones para un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea se interrumpieron el jueves pasado. Los europeos responsabilizaron por ese fracaso al bloque sudamericano por la falta de consenso entre sus socios y, especialmente, por la resistencia argentina a modificar su política comercial. Así el MULC argentino continúa su pobre labor circunscripta sólo a las coberturas de las operaciones de cambio que los bancos deben realizar con sus clientes exportadores e importadores. Aunque esta semana, sorpresivamente, el monto operado entre entidades aumentó un 21% hasta un total de USSD 1.778 millones, después que en las dos últimas jornadas se operaran USD 432 millones y USD 443 millones, que resultaron valores máximos desde diciembre de 2012. Y ello ocurrió porque la empresa Chevron ingresó unos USD 300 millones como adelanto de los USD 940 millones que acordó invertir en Vaca Muerta. La petrolera multinacional tiene 30 días para ingresar esos fondos y, en principio, lo hará liquidando a razón de no más de USD 100 millones diarios. Como resultado de esos ingresos de divisas el BCRA no perdió reservas la semana pasada, habiéndolas incrementado en USD 91 millones, a USD 30.558 millones, según cifras oficiales aún no ajustadas. Sin embargo, por sus intervenciones el BCRA quedó con un saldo negativo de USD 60 millones, aumentando las pérdidas del mes a USD 490 millones. Pero el peso fue devaluado en la semana sólo un 0,8%, que representa un 39,3% anualizado, al fijar el Banco Nación su cierre vendedor de transferencia en $ 6,2890. En el mercado de futuros de New York el peso/dólar quedó cotizado a un año de plazo a $ 13,1154 (108%)

Panorama internacional

Contra la mayoría de los pronósticos, el euro ha seguido escalando posiciones la semana pasada hasta 1,3800 dólares, pese a que la rebaja de las tasas aprobada por el BCE debería haber depreciado la moneda. Pero su camino alcista fue impulsado por una combinación de tasas más altas en el mercado monetario y una creciente sensación de que el BCE mantendrá bajas sus tasas de interés. El costo del dinero a un día ha subido con fuerza en las últimas sesiones, mientras los bancos se han abocado a devolver los créditos de financiamiento otorgados por el BCE en el punto más álgido de la crisis de deuda de la eurozona. Además, la poca predisposición del ente monetario para flexibilizar su política en el corto plazo y a pesar del peligro de entrar en deflación, provocó un aumento en las tasas de swaps a dos años. Así, el euro se encontró en un máximo de seis semanas y a corta distancia de su mejor nivel frente al dólar en más de dos años. También cabe destacar que los ministros de Finanzas de la Unión Europea reunidos en Bruselas se acercaron a alcanzar un acuerdo para formar una nueva agencia a cargo de sancionar a los bancos con problemas y con costos compartidos. La Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó el miércoles pasado un acuerdo sobre el  presupuesto que evita una paralización del Gobierno en enero y suaviza los recortes automáticos al gasto, despejando el camino para tener dos años de paz fiscal. Las últimas cifras muestran una importante mejoría de las finanzas públicas, que han sido apoyadas por alzas de impuestos, un crecimiento del empleo más rápido de lo esperado, el gasto del consumidor y la vivienda están apuntalando un crecimiento fuerte y sostenido. Y así el dólar, por la fuerte caída de la aversión al riesgo ante tantas buenas noticias, siguió debilitándose a pesar de que la inminente retirada de estímulos de la Fed debería haberlo fortalecido. No obstante, todos los analistas dan por hecho de que en el próximo año el euro se debilitará frente al dólar a medida de que la Fed vaya iniciando la retirada de estímulos. Pero casi nadie cree que en la reunión del próximo miércoles el ente monetario estadounidense anuncie la salida del tan temido tapering, que podría interrumpir este año la tendencia alcista de las Bolsas y también frenar la debilidad del dólar. Durante las cinco últimas jornadas la moneda única operó entre un mínimo de 1,3700 y máximo de 1,3800 dólares. Al cierre del mercado en New York el euro cotizaba 1,3730 dólares.

Fuente: http://www.abcmercadodecambios.com/