Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | October 24, 2020

Scroll to top

Top

Viernes 26 de julio de 2013

El clima y la oferta futura, se llevan todas las miradas

El clima y la oferta futura, se llevan todas las miradas

En los días que corren, el mercado tiene posicionada su vista únicamente sobre los determinantes de la oferta norteamericana

Transitamos una nueva semana del mercado climático norteamericano y podríamos decir que estamos ante la presencia de los días críticos para la definición del rendimiento de maíz en USA. En soja, corren días importantes, pero lo definitorio, será lo que nos traiga el mes de agosto. El pasado fin de semana llovió algo menos de lo que se esperaba, y como consecuencia de ello, el USDA bajó 3% la proporción del maíz que se encuentra en la condición “bueno y excelente”, ubicando ahora en dicha categoría, el 63% del cultivo. Mismo comportamiento tuvo con la soja, pero en este caso, la merma fue solo del 1%, quedando ahora en 64%. Por delante, según el pronóstico de 6 a 10 días, tendremos precipitaciones y temperaturas normales.

Las cotizaciones entre viernes y lunes habían mostrado cierta recuperación, producto de que el mercado hacía el trading basado en la actualización diaria de los pronósticos climáticos, y con la fiel intención de defender – vía precios-, las ajustadas existencias de maíz y soja que le quedan a USA. Hasta que llegó el martes, y con él, aparecieron  rumores de que China liberaría soja de sus stocks oficiales, con el propósito de disminuir las compras sobre Estados Unidos. Esto tuvo un doble efecto sobre el mercado, que potenció las bajas que veníamos viendo. De martes a jueves, la soja bajó U$S 61 para la posición agosto, y solo U$S 24 para la posición de cosecha nueva – noviembre -. Veamos a que se corresponde:

  • Con este dato, los consumidores del mercado interno norteamericano, ven que el empalme entre cosechas, se podrá realizar con mayor relajo. Estiman que, si China sale del mercado, va a haber soja más que suficiente para abastecer la demanda interna de corto plazo, por lo que solo compran lo justo y necesario para cubrir sus necesidades inmediatas.
  • Pero principalmente, el rumor motivó una gran presión de venta de quienes tenían comprado el inverso de soja vieja contra soja nueva. ¿Qué significa esto?, en un escenario de escases de granos disponibles, y con la estimación del ingreso de 93 MM toneladas de soja en noviembre en USA, muchos operadores implementaron la estrategia de comprar la posición agosto y vender la posición noviembre. La expectativa de ellos estaba puesta en que, por un lado, la mercadería disponible se vería valorizada en los próximos dos meses, por la presión que la demanda haría sobre los pocos granos que quedan, y por otro, que el acompañamiento del buen clima, continuaría potenciando la baja de la soja noviembre. Ahora bien, con el rumor de la salida temporal de China, esta estrategia pierde fuerza, y los operadores tuvieron que salir a desamar la posición en masa. ¿Cómo lo hacen?, vendiendo la posición que tenían comprada (agosto) y comprando la posición que tenían vendida (noviembre). Producto de ello, el diferencial entre ambas posiciones de achicó en U$S 37 (U$S 61 – U$S 24).

Si bien este dato que generó la disminución de precios, en un punto lo podemos tildar de “inesperado”, la realidad, es que – como hemos mencionado en informes anteriores -, estábamos parados en un momento del mercado en el qué imaginábamos que podíamos ver bajas adicionales. Decimos esto porque, en los días que corren, el mercado tiene posicionada su vista únicamente sobre los determinantes de la oferta norteamericana, y las noticias que estamos recibiendo día a día en este sentido, son todas color de rosa, todas tienden a asignarles una mayor cuota de realidad a las voluminosas estimaciones de producción futura.

¿Y la demanda?, hoy se le está prestando poca atención. Pero todo indica que se encuentra tan activa como ha estado en estos últimos años. Dos datos: (1) Soja, al jueves 18/7, el acumulado de ventas norteamericanas de nueva cosecha ya lleva el 33.7 % del pronóstico estimado por el USDA para la  2013/14 versus el 23 % promedio de los últimos 5 años. (2) En maíz, las ventas externas alcanzan el 23,5% (de los 32 MM toneladas), contra el 16% que representa el promedio de los últimos 5 años.

Ya vendrá el tiempo en el que el mercado ponga la mirada sobre la demanda, sobre la superficie a sembrar en Sudamérica y su evolución climática. En ellas reside, nuestra esperanza de que los precios logren recomponerse desde los niveles que estamos viendo hoy, para la nueva cosecha.