Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | March 19, 2019

Scroll to top

Top

Domingo 1 de junio de 2014

El club de Paris, el club judicial y el club de los políticos

El club de Paris, el club judicial y el club de los políticos

El “club de los políticos” aun no se da por aludido de la desconocida herencia que recibirán

Los clubes son centros de reunión integrados por personas con intereses comunes pero también pude tratarse de un conjunto de personas con intereses políticos, en definitiva diría que los intereses políticos siempre están presente en cualquier tipo de “club”.

Obviamente hay clubes formales, es decir constituidos e inscriptos en algún Registro y otros informales como son los clubes mencionados en el título de esta nota.

El club de Paris se define como un “club informal de acreedores”, así lo dice en su página “web” “Le Club de Paris est un groupe informel de créanciers publics”

El club judicial es otro “Club informal” que alberga distintas tendencias, pero salvo el caso de esa facción llamada “justicia legítima” impera un profundo espíritu de cuerpo y cuando parece que se lo coloca en situaciones límites surge su capacidad de resiliencia, cualidad que muchas veces los políticos, especialmente oficialistas no siempre tienen en cuenta.

Por último tenemos el club de los políticos que hasta ahora viene descendiendo de categoría año tras año y en el caso argentino aun no le encontraron la vuelta a doña Kristina, que más que como “Doctora” como la llama Jorge Asís, se comporta como una “patrona” ya que entiende a la República como un “patronato”.

La Argentina ha asumido un compromiso que deberá formalizarse con cada uno de los países acreedores, socios del “club de París”, para pagar su deuda que se fijó en u$s 9.700 millones, pero aún no se ha explicado su composición.

Este “default” mantenido durante más de doce años fue lesivo para la Argentina y de alguna manera me animo a decir y gracias a Dios, que por ese default Kristina no pudo concretar su sueño del “tren bala”.

 

Cuando “Él” resolvió pagarle graciosamente al FMI, casi u$s 10 mil millones, con menos de la mitad de esa suma pudo haberle pagado al “club de Paris” que hubiera sido mucho más racional y probablemente hoy no tendríamos parte de los problemas que afectan a nuestra infraestructura y Kristina tendría su tren eléctrico….

El gobierno “K” quiso festejar ese pago cuyo único posible beneficio sería que como lo dice el propio “club de París”, “Les agences de crédit export des membres du Club de Paris qui le souhaitent reprendront leurs activités de crédit à l’exportation”, es decir los países o sus agencias que quieran invertir o financiar exportaciones a la Argentina, lo podrán hacer.

Este parece ser el gran logro de nuestro Ministro de Economía y cualquier lector entenderá que si ese párrafo no se hubiera escrito, la situación sería la misma, de hecho y pese al “default” algunas empresas cuyos países integran el “club de París”, permanecen en la Argentina y han realizado alguna inversión.

También se exhibe como un gol extraordinario comparado con el de MARADONA en México 1986 a la selección inglesa, el hecho que el FMI no tenga participación en ese acuerdo, pero como se trata lisa y llanamente de un pago en cuotas, la intervención del Fondo no parecía indispensable ni necesaria.

De todos modos a partir de la asunción de Fabregas en el banco Central, KRISTINA está aplicando las políticas del FONDO de hace unos años que ya demostraron su fracaso.

Son las paradojas del relato “K” que me han hecho releer la nota de Carlos Berro Madero del pasado viernes 30 en este mismo portal sobre la depresión de Kristina, cuya lectura recomiendo.

El “club judicial” arruinó los incomprensibles festejos que el gobierno intentaba sobre el “club de Paris” porque se iban a pagar los créditos en “default”, aunque quizás los festejos se hubieran referido al hecho que los pagos los tenían que efectuar futuros gobiernos.

En la lógica “K” ello es lógico ya que las deudas con el Club de Paris las contrajo otro gobierno, con lo cual la continuidad del país, los propios “K” la ponen en duda, lo que suma otro nivel de desconfianza sobre la Argentina.

El “club judicial” ante la NOTICIA que había hecho trascender un camarista federal en el sentido que la causa “Ciccone” podría volver a fojas cero, obró como un potenciador de la capacidad de resiliencia del PODER JUDICIAL y precipitó una decisión que quizás la Cámara Federal interviniente hubiera impedido que se concretara, pese a que de algún modo podría haber sido “bendecida” por el Papa Francisco en esa larga reunión que tuvo con el Juez interviniente hace más o menos un mes.

Como todo sabemos uno de los límites de Francisco 1º es la corrupción y la “Korrupción” y a propósito de la “Korrupción” hay quienes piensan que la causa “Ciccone” comenzó por iniciativa de “Él” que a diferencia de lo ocurrido en la película “ghost” hasta ahora no ha demostrado que pudiera proteger a “ella” desde el más allá, “…aquel país desconocido de cuyos límites ningún caminante torna…” como lo pensó Hamlet en su famoso soliloq uio.

De todos modos creemos que BOUDOU debería pedir licencia, no debería renunciar, ya que mientras tramite la causa, goza de la presunción de inocencia, aun no sabemos si penalmente será “culpable” o “inocente”, pero reitero seria de “buena gente” que se aleje de la función hasta que termine su juicio.

De igual modo creemos que debió haber procedido el propio Mauricio Macri  que está sometido a proceso penal. Está procesado.

La ejemplaridad en la Argentina no existe y eso es lo que nos demuestra el “club de los políticos” donde la reuniones secretas son impropias de un régimen republicano, porque me pregunto en esa intrascendente reunión secreta revelada por Kristina, con Macri, no se advierte que los temas tratados hubieran justificado tanto secreto, salvo que se haya celebrado o propuesto algún pacto que obviamente no será revelado y si fuera desmentido no lo creería, porque luego de ese episodio, ni uno ni otro me resultan creíbles.

Una porque se comportó como alcahuete de conventillo y el otro por que parece creer que a los chicos los trae la cigüeña un 28 de diciembre….ese episodio me hizo recordar a aquellos personajes que Rolando Handling definía como “chico de la calle” y “chico de departamento”, éste sería Mauricio…que Asís llama paradójicamente “niño cincuentón”.

El “club de los políticos” es una suerte de AFA, ningún miembro o casi ninguno osó levantar su mano para criticar un pago cuya conformación se desconoce.  Ninguno se preguntó  ¿y si se estuviera pagando de mas…? ¿Con que coraje, me pregunto, se presentarán a las próximas elecciones….?

Lo apoyaron, se alegraron por el bajo interés del 3% que se devengará desde el 30 de abril pasado en adelante y piensan en futuras inversiones directas que podría llegar sin tener en cuenta que cuando se paga tarde la confianza tarde el doble de tiempo en recuperarse.

El “club de los políticos” salvo Lilita Carrió, ha demostrado que le temen a quien en definitiva sigue siendo “la patrona” y en vez de considerarse despedidos están buscando el despido para cobrar su posible indemnización, que en la democracia también son los votos.

El “club de los políticos” aun no se da por aludido de la desconocida herencia que recibirán, eso si luego vendrán las imputaciones al “gobierno anterior”, pero jamás podrán explicar que hicieron durante esos 12 años de gobierno “K”.

Se darán cuenta que estuvieron embarazados de incapacidad, insustancialidad, de estupidez y de cobardía intelectual, cuando el año próximo ya siendo gobierno no sepan que hacer…porque hasta ahora nadie ha sido capaz de proponer un programa o plan de gobierno…

El único club que tuvo las cosas claras fue el “Club de Paris” que si no hubiera sido por el “club judicial” Kristina lo hubiera convertido en el “Kabaret de Paris” en el que el pago no garantiza sexo…

Así estamos….