Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | September 24, 2020

Scroll to top

Top

Lunes 13 de julio de 2009

El gran desafío de las crisis: aprender a construir

Los momentos de convulsión económica y social pueden convertirse en un espacio para posicionarnos de manera vigorosa y constructiva hacia el futuro.

Las crisis se nos imponen de manera contundente como un desafío a nuestra existencia. Se presentan como una invitación de la vida, a transitar tiempos de gran conmoción emocional, nunca deseados y a veces impredecibles. En esos momentos podemos sentir desasosiego y parálisis; pero también podemos intentar descubrir y poner en funcionamiento nuestros recursos, para posicionarnos de manera vigorosa y constructiva hacia el futuro.

Somos una sociedad con cicatrices. Hemos padecido muchas crisis y despojos. Por momentos pareciera que nuestro funcionamiento está empobrecido afectiva e intelectualmente, cuestión que nos impide pensar y proyectarnos a futuro con esperanzas. Pero también vemos emprendimientos nuevos, brotes esperanzados de crecimiento que implican una nueva apuesta, un reforzar la mirada hacia el futuro que vendrá y que tendrá como principales beneficiarios a nuestros hijos: No todo está perdido, y esto nos lo recuerda la vida por delante que merecen nuestros hijos.

Cuando la persona no puede asumir las crisis suele advenir el resentimiento. Y se entra en una dinámica interna personal en la que se contabilizan solamente las frustraciones por los maltratos padecidos, sin poder tomar contacto con los efectos provenientes del propio accionar, que desde el resentimiento, ataca al propio destino. La persona resentida focaliza en las injusticias del presente y del pasado, y se expresa a través del reproche y del reclamo.

Es importante, entonces, tener una mirada esperanzadora, y esto sólo lo lograremos en la medida que asumiendo que tenemos dolores y frustraciones, podamos mirar hacia al futuro con la convicción de que hay mucho por hacer: Desafiar el destino, ser activos, ser resolutivos y no quedar fijados repitiendo lo actual y lo que heredamos de generaciones anteriores.

Saber que este intento es una herencia y un modelo de identificaciones positivas para nuestros hijos. Ellos nos miran e incorporan un estilo, una forma de enfrentar lo traumático y las crisis; nos llena de energía a los padres que consideramos que el gran capital que les podemos dejar a nuestros hijos son los recursos afectivos.

Y si ponemos el ojo en los hijos, somos concientes que estas crisis económicas y sociales a las que nos resistimos a acostumbrarnos, tienen como víctimas en suma gravedad a menores de sectores que han sido marginados socialmente, que también son hijos y merecen el cuidado y la oportunidad de un futuro que no los enclave en la repetición y la sin salida. Me resuena entonces, una línea de acción fundamental de la Fundación Proyecto Padres que es la necesidad de pasar de ser padres individualmente correctos a ser padres socialmente responsables.

Sabemos que las propuestas que cada sociedad tiene para sus niños se ven las expectativas sobre el futuro. La propuesta se ve en lo que día a día a podamos hacer como sociedad en relación a construir proyectos de crecimiento, de educación, de cuidados, de inclusión – para todos los padres e hijos de la Argentina.

Entonces, frente a las crisis, el desafío es despojarnos de la terrible sensación del desaliento, construir propuestas a diario, proyectarnos a futuro, no sólo en lo individual, sino también en lo grupal y social. Y, además, el reto consiste en recuperar las utopías, que –en palabras de Jorge Galeno– son las que nos mantienen en movimiento: “La utopía está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se desplaza diez pasos más allá. Por mucho que camine, nunca la alcanzaré. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso: sirve para caminar”.© www.economiaparatodos.com.ar

La licenciada María Elena Prenafeta es miembro del equipo de profesionales de la Fundación Proyecto Padres.


\"\"
Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)