Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | July 9, 2020

Scroll to top

Top

Jueves 2 de marzo de 2006

El poder destructivo de los impuestos

El problema de la absurda presión impositiva argentina no se basa en un determinado impuesto o mínimo no imponible. Lo pavoroso y terrorífico es el efecto acumulativo de la catarata de impuestos sobre un único bolsillo: el de las personas físicas de carne y hueso.

Ya es hora de que el presidente comience a entender cómo funciona la economía y un atisbo de ello lo encontramos en su inesperada actitud de solicitar a los intendentes que no aumenten las tasas municipales para no provocar una rebelión fiscal de los ciudadanos.

Es que los jefes comunales, ni lerdos ni perezosos, comprendieron que este modelo de caja política concentrada en manos de los ministros de Planificación y de Acción Social puede asfixiarlos financieramente si no consiguen el beneplácito del poder central.

Entonces, por las dudas, han decidido triplicar y cuadruplicar los impuestos municipales inventando tributos ridículos como la “tasa de abasto”, la “tasa de transporte de productos alimenticios” o la “tasa de publicidad en locales comerciales” aplicada a los anuncios de ofertas de productos de marca dentro de los comercios.

Algo parecido ha hecho el egregio gobernador de la provincia de Buenos Aires, quien, más refinadamente, aumentó los impuestos revaluando la base imponible de los inmuebles rurales y la tasación de los automotores. Luego dio carta blanca a su recaudador fiscal para que utilice cuanta medida punitiva pueda inventarse en contra de los contribuyentes.

Desde el punto de vista de estos últimos, es decir de los que pagan impuestos, hay una cuestión muy ardua que les cuesta entender. Es la de percibir que no es cuestionable tal o cual impuestito, ni tal o cual mínimo no imponible. Lo pavoroso y terrorífico es el efecto acumulativo de la catarata de impuestos sobre un único bolsillo: el de las personas físicas de carne y hueso.

Los viejos y sabios tratadistas de finanzas públicas -como Benvenuto Griziotti, Dino Jarach, Guillermo Ahumada, Luigi Einaudi, Gastón Jèze, Antonio Viti de Marco, Arthur Cecil Pigou y Mafeo Pantaleón- nos enseñaron que los efectos de los impuestos no se limitan a alterar el bienestar material, sino que provocan envidia, odio, decadencia y, sobre todo, un inocultable malestar moral y espiritual que afecta la emulación de los individuos, la solidez de las familias y el fundamento sólido de las capas sociales sobre cuyos sentimientos nacen y mueren los grandes Estados.

Esos inolvidables autores dividían el efecto de los impuestos en cuatro momentos distintos: la percusión, la traslación, la incidencia y la difusión.

1º. Hay un primer momento de percusión o de impacto fiscal. Es el efecto que el impuesto produce directamente cuando golpea las finanzas de una empresa que debe pagarlo, como en el caso del impuesto del 35% sobre las ganancias contables de las sociedades comerciales sin tener en cuenta para nada que también se apropia del 12,2% del aumento inflacionario sobre los precios del stock de bienes de cambio como si fueran una ganancia genuina.

2º. Hay un segundo momento que es el de la traslación. Cuando las empresas que pagan excesivos impuestos tratan por todos los medios de trasladar el peso de los mismos hacia otros contribuyentes cargándolos al precio de sus productos o exigiendo un descuento equivalente a sus proveedores. De algún modo quieren zafar del efecto de la tributación excesiva y le pasan el fardo fiscal a otros sujetos indefensos que no pueden oponerse.

3º. Luego hay un tercer momento que es el de la incidencia. Se trata del sujeto que efectivamente soporta el pago definitivo del impuesto y éste es siempre ineludiblemente una persona física de carne y hueso porque, en definitiva, es quien debe soportar la carga de todos los impuestos creados o por crearse.

4º. Finalmente hay un cuarto momento que es el de la difusión. Se trata del efecto irradiado sobre todo el mercado mediante subas en los precios, caídas en el consumo, disminución en el ahorro y oscilaciones en la oferta y demanda de bienes y servicios.

Hoy en día, el sistema impositivo argentino se compone de una multitud de 79 impuestos, tasas, contribuciones, derechos, cargas sociales, aportes, retenciones, anticipos, fondos compensadores, sellados, precios de transferencia, adicionales y patentes que recaen inexorablemente sobre los ingresos de los contribuyentes honestos que, al no poder eludir ni evadir impuestos, sucumben ante su enorme peso.

Esos 79 impuestos llegan al 64,8% del ingreso en blanco y por su magnitud no pueden recaudarse del grupito del 10% de personas con mayores niveles de renta, porque ellas sólo perciben el 37,2% del PBI. De manera que inevitablemente la presión fiscal debe abalanzarse sobre los ingresos de quienes ocupan las escalas inferiores y medias de la sociedad.

Es decir que los pobres terminan pagando con impuestos confiscatorios los propios subsidios que los políticos les entregan.

Pero esos subsidios son mucho menores al monto del impuesto que se les cobra porque en el trayecto hay una gran suma de dinero que se filtra para financiar a los recaudadores, se despilfarra en gastos inútiles, sirve para constituir cajas políticas y se utiliza para constituir fondos reservados que permiten el enriquecimiento de los funcionarios de turno.

La brutal desigualdad en la distribución del ingreso que han demostrado las propias estadísticas del INDEC se produce cotidianamente como consecuencia de esta batería de 79 impuestos que incesantemente van drenando los ingresos y las esperanzas de las personas condenándolas a una anemia perniciosa que los mantiene en la miseria.

En lugar de perder el tiempo discutiendo acuerdos de precios, analizando cuánto debe valer un vasito de yogurt o cuál debe ser el precio del GNC, el presidente tendría que comprender que si elimina de un plumazo los impuestos distorsivos que gravan la luz, el gas, las aguas corrientes y los teléfonos conseguiría una rebaja del 52% en las tarifas que pagan los ciudadanos, lo cual es harto suficiente para encarar las inversiones esenciales en estos servicios públicos.

Pero parece que todavía el gobierno sigue sin advertir que los impuestos tienen un terrible poder destructivo y que ese aspecto, junto con la inflación, son los grandes opositores que pueden ponerle en jaque toda su aparente fortaleza de gobernabilidad. © www.economiaparatodos.com.ar



Antonio Margariti es economista y autor del libro “Impuestos y pobreza. Un cambio copernicano en el sistema impositivo para que todos podamos vivir dignamente”, editado por la Fundación Libertad de Rosario.




Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)