Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | January 19, 2021

Scroll to top

Top

Lunes 7 de abril de 2014

Expectativas por rumores sobre posibles cambios

Expectativas por rumores sobre posibles cambios

La semana pasada se caracterizó por la cantidad de información, no oficial, acerca de diversas especulaciones sobre importantes modificaciones que podrían decidirse sobre la política cambiaria del Gobierno

Panorama nacional

La semana pasada se caracterizó por la cantidad de información, no oficial ni confirmada por los hechos, acerca de diversas especulaciones sobre importantes modificaciones que podrían decidirse sobre la política cambiaria del Gobierno. En primer lugar hubo una versión originada en fuentes oficiales, que fue luego desmentida, sobre un préstamo acordado con el banco de inversión Goldman Sachs por 1.000 millones de dólares a una tasa de interés del 6,5% anual y a dos años de plazo. Pero también se informó oficialmente que el Gobierno había acordado un préstamo con el BID por USD 278 millones y financiamiento por otros USD 660 millones para este semestre, pero con el objetivo de duplicar esta cifra en la segunda parte del año, anunciándose que dichos fondos se invertirían en obras de infraestructura en municipios y becas para investigadores. Con el mismo propósito el Gobierno tiene en agenda tratar de concretar en los próximos días la oferta final que presentará al Club de París el 28 de mayo, con el objetivo de avanzar con otras propuestas que recibió en los últimos meses, a lo que debe agregarse la colocación de deuda por USD 1.000 millones que realizó recientemente YPY, a una tasa fija de 8,75% anual y a un plazo de diez años bajo ley de New York. El jueves pasado, Axel Kicillof, y el canciller, Héctor Timerman, se reunieron aquí en Buenos Aires con una veintena de embajadores de la Unión Europea, a quienes les presentaron los posibles escenarios para el país en lo que queda del año y les pidieron que rebajaran los aranceles para los productos argentinos. Sin embargo, cabe agregar que si Kicillof logra acordar con el Club de París, será porque previamente aceptó las condiciones impuestas por el FMI de auditar al país y se comprometió a poner fin al control de cambios y adoptar el verdadero sistema cambiario de “flotación administrada”, que rige en el mundo civilizado. Si todo esto pudiera concretarse el horizonte se despejaría y, entonces, podrían definirse importantes medidas del Gobierno que, según se afirma, se basarían en poner fin al “cepo cambiario”, se dejaría flotar el tipo de cambio, aunque también es posible el desdoblamiento del mercado, y las consecuencias, que serían una mejora de las expectativas para el futuro permitirían una reducción de la inflación y de las tasas de interés para facilitar el financiamiento de las empresas productivas. Mientras, el presidente del BCRA, Juan Fábrega, muestra un accionar con el claro objetivo de fortalecer el nivel de reservas, las que deberían finalizar este año, según afirmó, en USD 30.000 millones, favoreciendo así la reducción del riesgo país. Al respecto, y esto sí es una realidad tangible, por ahora las formas de actuar con aquel propósito no son las más recomendables, dado que el fin nunca debe justificar los medios como, por ejemplo, el fuerte aumento del “cepo cambiario”, los pedidos de dólares a las entidades bancarias, privadas y públicas, y simples “asientos contables” de corto plazo. Mientras, preocupa que este mes el ente monetario deba atender vencimientos con tenedores de bonos y organismos internacionales por unos USD 1.000 millones y pagos de compra de combustibles en el exterior por montos elevados. Y así el MULC argentino operó la semana pasada con mucha presión por la preocupante situación imperante, pero la jornada del viernes resultó la más importante porque ocurrieron hechos sorprendentes. En efecto, ese día no sólo hubo mayor ingreso de dólares por parte de los grandes exportadores de granos y productos oleaginosos, sino que el BCRA también pudo sumar a sus reservas unos USD 350 millones que se completaron con parte de las divisas que YPF está recibiendo después de colocar en los mercados internacionales un bono por USD 1.000 millones. Como resultado, el ente monetario sumó a sus reservas la semana pasada unos USD 450 millones, que han servido para contener la pérdida de USD 3.053 millones que lleva acumulada en lo que va del año. El mercado se movió, entonces, al ritmo que impuso el ente monetario para lograr su propósito, interrumpiéndose una vez más el pago de importaciones y congelándose el precio del dólar en $ 8, que fue el  precio al que el Banco Nación fijó su cierre vendedor de transferencia. Las entidades operaron entre sí en la semana un volumen de USD 1.378 millones, con un promedio diario de USD 344 millones, un 15% mayor al del similar período anterior, habiéndose registrado en la última jornada el máximo del año en USD 575 millones. Las reservas quedaron sumando USD 27.207 millones, mostrando un aumento de sólo USD 297 millones. En el mercado de futuros de New York el peso/dólar a un año de plazo cotizaba $ 11,1470 (39%).

Panorama internacional

El Banco Central Europeo mantuvo sin cambios el jueves las tasas de interés pese a las recientes pruebas de que la inflación en la eurozona se ha situado aún más por debajo del objetivo del banco de un nivel ligeramente inferior al 2%. La decisión de no tocar las tasas cumplió las expectativas de la mayoría de economistas. Con todo, el presidente de la institución, Mario Draghi, dejó claro que el BCE está abierto a tomar más medidas de relajación de la política monetaria y que todos sus integrantes están de acuerdo en el uso de medidas no convencionales si fuera necesario para combatir los riesgos deflacionistas. El presidente del BCE destacó que la entidad también decidió no dar el drástico paso de rebajar la tasa de los depósitos –el que se paga por el exceso de reservas bancarias–, por debajo de cero. Esta tasa de interés está en el nivel más bajo desde hace casi dos años y algunos analistas señalan que ponerlo negativo –haciendo que los bancos paguen por poner sus fondos en el BCE– animaría a las entidades a prestar dinero a la economía real y debilitaría al euro, impulsando la inflación y las exportaciones. También se refirió a la preocupación por los “riesgos geopolíticos que podrían afectar negativamente a las expectativas”, la “necesidad de fortalecer la solidez de los bancos europeos” y “la estabilidad de precios”. En la posterior conferencia de prensa, Draghi aclaró que no hubo unanimidad en el Consejo de Gobierno, revelando la existencia de “cierto desacuerdo” sobre cómo los recientes débiles datos de inflación podrían afectar a la economía en el mediano plazo. El otro hecho importante de la semana pasada fue el dato sobre el empleo en los Estados Unidos, sobre el que había fuerte expectativa por la posibilidad de que mostrara una sensible mejora en marzo. Pero en realidad no fue tan así, aunque se situó levemente por debajo de las expectativas del mercado, que apuntaban a unos 200.000 nuevos empleos, superando ampliamente la media de 183.000 nuevos puestos de trabajo correspondiente a los doce últimos meses. En concreto, en el mes de marzo la cifra de personas desempleadas se mantuvo prácticamente sin cambios en 10,5 millones, lo que representa una tasa del 6,7%, y supone un descenso interanual de 1,2 millones y ocho décimas de la tasa mencionada. Las dos noticias causaron un fuerte movimiento en el par dólar/euro, entre subidas y bajadas de 120 pips, pero finalmente la realidad hizo que la paridad entre las dos monedas quedara, prácticamente sin cambios, en la figura de 1,37 dólares. Al cierre del mercado del viernes en New York la moneda única cotizaba a USD 1,3720

Fuente: http://www.abcmercadodecambios.com/