Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | September 22, 2018

Scroll to top

Top

Lunes 5 de abril de 2010

Ilusión óptica de Boudou: no suben los precios, el BCRA deprecia el peso

Las barbaridades económicas del Gobierno y los dislates en los que basan sus argumentos y explicaciones sirven para dar un curso práctico de economía.

La semana pasada, los ministros Amado Boudou y Florencio Randazzo salieron a desmentir que hubiese inflación. A esta altura del partido sabemos que podríamos estar en un proceso hiperinflacionario con todo el gobierno a coro saliendo a decir, muy suelto de cuerpo, que los precios están bajando. Para este gobierno, si algo malo ocurre, lo niega. Y si reconoce que existe, seguro que la culpa es de otro. De manera que esta nota debería terminar aquí y dejar que la gente juzgue por si misma si los precios no se mueven. Pero, siempre es bueno dar algunos datos y formular algunos análisis solo a los efectos de utilizar la realidad económica argentina para poder explicar los fundamentos de la economía. Puesto de otra manera, las barbaridades económicas que comete el gobierno y los dislates en que fundamentan sus argumentos sirven para dar un curso práctico de economía.

Veamos una de las afirmaciones de Boudou. Dijo el ministro: "los precios no los aumentan ni el INDEC ni el Gobierno, sino empresarios y comerciantes". En realidad Boudou parece tener un problema de ilusión óptica. No es que los precios estén aumentando, es que los pesos bajan de precio. O dicho de otra manera, como el BCRA produce muchos pesos, su poder de compra disminuye. Así que no es que los precios suban sino que el peso se deprecia.

Y esto no es un juego de palabras. El precio de un bien puede subir por cualquier razón, por ejemplo porque se puso de moda, porque disminuyó la oferta por algún motivo, etc. Pero que un precio de la economía suba no quiere decir que el resto también lo haga. En una economía estable los precios están en constante movimiento. Unos suben y otros bajan, pero el nivel general se mantiene constante. Es lo que se denomina cambio en los precios relativos.

Por su parte, entre muchas cosas que dijo Randazzo sobre la inflación, hubo una particular que demuestra que ni siquiera miran los números que ellos mismos publican. ¿Qué dijo Randazzo? Que hay "una emisión responsable de dinero y un tipo de cambio competitivo y previsible, a través de un nivel de reservas como nunca antes tuvo". No voy a entrar en el tema de las reservas y del tipo de cambio competitivo porque ya lo he tratado en infinidad de oportunidades y corro el riesgo de aburrir a los lectores, pero sí vale la pena ver si hay una emisión responsable de moneda.

\"\"
(Clickear en la imagen para agrandar el gráfico)

El gráfico muestra el incremento anual del circulante y del PIB. Ambos datos son oficiales: los del circulante surgen del BCRA y los del PIB del INDEC. Primer dato a considerar, mientras el PIB que informa el INDEC aumentó el 64,4% entre 2002 y 2009 el stock de pesos en circulación pasó de 18.802 millones en diciembre de 2002 a 98.065 millones a diciembre de 2009. Es decir, el stock de pesos producidos “responsablemente” por el BCRA se incrementó en un 421%. Es decir, mientras el valor agregado, es decir el PIB (medio trucho por cierto) de la economía subió el 64,4% la producción de pesos aumentó el 421%. Por lo tanto, el porcentaje de aumento del dinero en circulación fue 6,5 veces mayor a del valor agregado de la economía.

Si el lector prefiere podemos decir que, en promedio, en esos 7 años, la producción de pesos en circulación creció a una tasa del 26,6% mientras que la el PIB subió a una tasa promedio del 7,4%. El gráfico que acompaña esta nota muestra las tasas anuales de aumento del circulante y del PIB. Me parece que el gráfico es lo suficientemente elocuente como para dar más explicaciones de cómo se disparó la emisión monetaria y cómo creció el PIB.

Ahora bien, si para el ministro Randazzo emitir moneda por 6,4 veces más que el PIB es una política monetaria responsable, mi impresión es que en los próximos meses, cuando tengan que ser menos “responsables” en materia monetaria para poder cubrir el déficit fiscal, podemos llegar a caer en tasas de emisión más disparatadas que las que aplicaron hasta ahora. Para la gente común el mensaje sería: ojo que el gobierno está tan desenfocado que puede esperar cualquier tasa de inflación.

Y aquí viene un punto adicional. Dijo Randazzo que había que tener cuidado con hablar de inflación para no generar expectativas inflacionarias por encima de la realidad (sic), también empiezan los pícaros que aumentan sin ningún sentido. ¿Qué significará para Randazzo aumentar los precios con sentido y si sentido? ¿Qué poder supremo le habrá otorgado Dios al ministro que puede definir con precisión milimétrica si un precio sube con sentido o sin sentido? ¿Cómo Argentina no puede salir adelante teniendo en el gobierno a gente tan iluminada y con conocimientos que al común de los mortales nos abruma por la superioridad que tienen sobre nosotros? Estamos en presencia de gente superior que sabe cuál debe ser el precio de cada bien en el mercado, cuándo tienen que subir unos precios y cuándo no. ¡Qué desperdicio de talento que tenemos los argentinos que no los sabemos aprovechar!

Pero en fin, para Randazzo todo se trata de pícaros que aumentan los precios sin motivo y la fenomenal expansión monetaria que hace el BCRA es solo una cuestión menor. Es más, es de ortodoxo ajustador de la economía decir que están haciendo un festival de emisión.

¿Cuál fue la respuesta que propone Randazzo ante los aumentos de precios de algunos pícaros? Decir que el empresariado tiene que invertir más para que haya mayor oferta de bienes y los precios se reacomoden.

¿Cómo es posible que los empresarios no inviertan más si tienen las mejores condiciones para hacerlo? Acceso al crédito a tasas súper accesibles, un secretario de Comercio que se esmera por respetar los derechos de propiedad y darle previsibilidad a las reglas de juego y un horizonte de certeza en dichas reglas que son la envidia de Holanda, Chile o Irlanda. Realmente el empresariado argentino es muy miope. ¡Tiene el negocio redondo delante de sus narices y no invierte! Por suerte está Randazzo que les avisa que pueden ganar mucho más invirtiendo que ajustando por precio. Además, tanto los empresarios como los comerciantes tienen la más absoluta certeza de los precios que tendrán que pagar en el futuro para reponer sus stocks de mercaderías. ¿Cómo es posible que ajusten los precios como pícaros si cuando reponen la mercadería o los insumos vienen con los mismos precios que un año atrás?

Un último punto. Randazzo también afirmó que tenemos las tarifas congeladas tanto en gas, en transporte público como en servicio eléctrico. Lo que se olvidó de decir Randazzo es que la montaña de subsidios que paga la gente hace que cuando alguien sube a un colectivo pague una parte del precio del boleto en la maquinita y la otra con el impuesto inflacionario. Salvo, claro está, que los miles de millones de pesos en subsidios a todos estos sectores salgan de los bondadosos bolsillos de Néstor y Cristina.

En síntesis, cuando uno ve que el tesoro tiene déficit fiscal, que el BCRA emite a marcha forzada y que, frente al desborde inflacionario, vuelven los mismos argumentos que usaban los gobernantes que nos condujeron al Rodrigazo, la megainflación y la hiperinflación, cuando hablaban de agio y especulación y ahora, más modernos, dicen pícaros empresarios, tensión en los precios, problema de oferta de bienes, etc., decía, cuando uno ve como se repite la misma película, ya sabe cuál será el final. Y, lamentablemente, el final de las experiencias anteriores que ahora reedita el matrimonio, no será un final muy feliz. © www.economiaparatodos.com.ar


\"\"
Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)