Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | October 25, 2020

Scroll to top

Top

Jueves 18 de marzo de 2004

K, K y el Fondo Monetario Internacional

Néstor Kirchner se postula como seguidor de las recetas económicas keynesianas. Al mismo tiempo, se opone ferozmente al Fondo Monetario Internacional. ¿El presidente estará al tanto de que su adorado Mr. Keynes fue uno de los impulsores de la creación del FMI?

Es conocida la tendencia que el presidente Néstor Kirchner tiene por las políticas keynesianas. Como se sabe, John Maynard Keynes fue un economista inglés nacido en 1883 que se destacó, entre otras cosas, por su libro “La Teoría General del Empleo, el Interés y el Dinero”, publicado en 1936.

Keynes sostenía que el aumento del gasto público en épocas de recesión generaba un incremento en el nivel de actividad económica. Él creía que el Estado era capaz de producir algo así como una multiplicación de los panes. Es decir, trató de contradecir a Say, quien sostenía que la oferta creaba su propia demanda. Dicho en términos más sencillos, los keynesianos creen que se puede consumir antes de producir.

En todo caso, la teoría keynesiana parece no considerar que el aumento del gasto público tiene que ser financiado de alguna manera, sea con impuestos, con emisión o con deuda. En cualquiera de las tres alternativas, siempre hay una transferencia de ingresos o ahorro de un sector a otro de la sociedad, pero no hay ningún efecto mágico de multiplicación de la economía.

Si el Estado financia el aumento del gasto con más impuestos, lo que hace es disminuir el poder de demanda de quienes pagan más cargas impositivas e incrementar el poder de compra de quienes reciben el mayor gasto público.

Si el Estado financia el aumento del gasto con emisión monetaria, lo que hace es reducir el salario real vía la inflación y trasladarle mayor poder de demanda a quienes reciben el gasto público incrementado.

Finalmente, si el Estado financia el gasto con deuda, desplaza al sector privado del mercado crediticio y se lo traslada a los beneficiarios del gasto estatal.

En economía no hay magia. Nada es gratis.

Pero Keynes no sólo se destacó por este curioso desarrollo de la teoría económica que hoy es vista como la salvación de la economía argentina. Keynes también se destacó por impulsar la creación del Fondo Monetario Internacional.

John Maynard Keynes participó activamente en la conferencia de Bretton Woods, antes de finalizar la Segunda Guerra Mundial, donde se decidió la creación de FMI para regular el sistema monetario internacional. Así, se convirtió en uno de sus principales impulsores.

Resulta, entonces, que Kirchner cree en Keynes pero no puede ni ver al FMI, siendo, a su vez, que Keynes contribuyó a crear ese monstruo que para Kirchner es el FMI.

Si Keynes amaba al FMI y Kirchner lo odia, pero, a su vez, a Kirchner le gustan las ideas de Keynes, terminamos en una ensalada que, de alguna manera, explica el lío en que está metida la economía argentina. © www.economiaparatodos.com.ar




Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)