Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | February 26, 2020

Scroll to top

Top

Jueves 17 de julio de 2008

La década de Hugo Chávez

La gestión del actual presidente venezolano está próxima a cumplir diez años, en los que no sólo sembró divisiones y conflictos en su país, sino también en el resto de América latina.

Parece mentira, pero el patológico gobierno auto-denominado “bolivariano” de Hugo Chávez cumplirá, a fines de este año, una década en el poder.

Lo ha hecho predicando incansablemente el áspero lenguaje del socialismo; sembrando odios, dividiendo y enfrentando a su pueblo, y cultivando resentimientos; y pasándole -sin dudar un solo instante- “de costado” o “por encima” a cuanto principio de convivencia pacífica haya generado el derecho internacional, especialmente al de “no intervención en los asuntos internos” de otros estados, que ha decidido ignorar.

El “bolivarianismo” de Hugo Chávez ha apoyado encubiertamente al terrorismo en Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú. Los archivos de las computadoras que fueran secuestradas al tiempo de “darse de baja” a Raúl Reyes así lo sugieren, con mucha fuerza.

Poco a poco, Chávez ha conformado un nuevo “eje” político en la región que parece estar dispuesto a bailar -solícito- al ritmo que se le sugiera desde La Habana y/o Caracas. Sus participantes más activos son por todos conocidos: la Argentina; Bolivia; Cuba; Dominica; Ecuador; Nicaragua y Venezuela. No es poco para desafiar el liderazgo brasileño en la región con la bandera de una ideología perimida: la del socialismo.

Ese “eje” se manifiesta algunas veces organizando “cumbres” de las Américas, como la de Mar del Plata, en la que Néstor Kirchner fuera un anfitrión que pasará a la historia por haber insultado -ordinaria y abiertamente- a los presidentes de los Estados Unidos y México, respecto de los que actuaba como “dueño de casa”.

Otras, como en la reciente “cumbre” de la FAO, en Roma, endosando -unificado- el insólito “neo-proteccionismo kirchnerista”, que esconde lo que en verdad es sólo una profunda reforma agraria, consistente en apoderarse no de la propiedad de la tierra de los argentinos, sino en simplemente confiscar caprichosamente su renta, quedándose con ella sin pagar un céntimo a los confiscados.

La política exterior de los “bolivarianos” es inusual. Venezuela opera con dos insólitos aliados estratégicos “extra-región”: Bielorusia e Irán. De la mano de Chávez, una delegación diplomática de alto nivel de Corea del Norte acaba de visitar a Bolivia y se dispone a abrir allí una embajada. En el Chapare boliviano (la zona cocalera por excelencia) ya transmite “Radio Irán”.

Chávez acaba de ser galardonado por el dictador libio, por su política en materia de derechos humanos (no es chiste). Siria y Hezbollah son dos de sus aliados operativos más cercanos. Por esto último, un subcomité de la Cámara baja del Congreso norteamericano, liderado por el demócrata Eliot Engel, está investigando activamente los vínculos de Chávez con Hezbollah, que lo vinculan con el terrorismo islámico.

Chávez todo lo aceita con petrodólares, que sus yacimientos de hidrocarburos generan a un ritmo del orden de los 300 millones de dólares diarios.

Chávez es, además, antisemita. Quien tenga alguna duda, lea el buen artículo de Travis Pantin (“Hugo Chávez’s Jewish Problem”) en el número de Julio-Agosto de 2008 de la revista norteamericana “Commentary”. Tan es así, que una tercera parte de los judíos venezolanos, preocupados, ya han emigrado.

Después de sus papelones frente al mundo, cuando intentara (sin éxito) usar políticamente la “liberación” de Ingrid Betancourt que -según sugería Chávez- por su cercanía con las FARC solamente él era capaz de negociar, Chávez dice haber “cambiado”. Ahora se hace el pacífico. Momentáneamente, esto es tácticamente, cual camaleón.

Trata así de mejorar su relación con el portentoso presidente Uribe, de Colombia (cuya gestión tiene ahora un inédito 91% de aprobación popular), y simula ser capaz de trabajar lealmente con el colombiano, cosa que Uribe sabe bien (por experiencia) que no es ciertamente así. Esto sucede porque, como dice la prensa venezolana, le toca “bailar pegao” con Uribe, después de los referidos papelones, generados por un Uribe de inteligencia poco común, aliado -además- con la suerte. Por esto es posible que ya no se encuentren en Colombia, sorpresivamente, cargamentos de munición venezolana compatible con los AK47 de la guerrilla marxista colombiana, como ha venido sucediendo hasta no hace mucho. Por un rato, al menos.

Pero Chávez es siempre el mismo, más allá de lo que circunstancialmente decida aparentar. Sus aviones entran y salen del Perú sin pedirle permiso a nadie, presuntamente para llevar peruanos a Venezuela, donde reciben tratamientos oftalmológicos gratuitos, cortesía del “chavismo”.

Evo Morales, en reconocimiento impúdico, acaba de admitir públicamente que recibe dinero “directamente” de la Embajada de Venezuela en La Paz, según él “para eludir los trámites burocráticos”. Increíble. Con ellos financia un programa denominado “Bolivia cambia, Evo cumple”, rememorando y copiando consignas similares que alguna vez fueran usadas por Juan Domingo Perón, en la Argentina. La “valija” de Antonini Wilson, con dólares aparentemente destinados a financiar la campaña electoral de Cristina Kirchner, es otra modalidad de ayuda o asistencia “directa”.

En Venezuela, Chávez ha cooptado a dos obispos católicos y creado con ellos una “Iglesia Católica Reformada” que no responde al Papa, sino a él, que desde luego cree ser más que el Papa. Se trata de la liderada por dos obispos de las diócesis de Maracaibo y de Cabimas, que hasta han “ordenado” (por izquierda) sacerdotes en Cabimas, ilegítimamente. Como sucede en China, desde hace décadas. La Conferencia Episcopal Venezolana ha repudiado la maniobra y desconoce a los “reformados”.

En Bolivia, con la profusión de apoyo chavista distribuído por doquier, los “Ponchos Rojos” (los guerrilleros marxistas de las décadas de los 70 y 80, que liderados por el actual Vice-presidente, Álvaro García Linera, el ideólogo más cercano a Morales, asesinaron impunemente a civiles inocentes, sin mayor empacho) acaban de entregar “voluntariamente” sus viejas armas, presuntamente para “contribuir a la pacificación del país”. No sería raro que pronto veamos que algunos de sus miembros recurren a las AK-47, más modernas, cortesía de Chávez.

Mientras Chávez y Morales agreden a Alan García, en Colombia se acaba de “encontrar” otra computadora. Esta vez, una de las FARC que actuaron en el departamento de Antioquía, en el centro del país. Pertenecía a Manuel Muñoz, alias Iván Ríos, que fuera asesinado por los suyos para cobrar un rescate.

Habrá seguramente más sorpresas, que confirmarán lo que efectivamente es Chávez: un paranoico que cree que tiene como misión llevar a Sudamérica hacia el socialismo y la dictadura del proletariado, cuyo discurso naturalmente es aquel que sólo él define. Nadie más.

“Plus ça change, plus c’est la même chose”. © www.economiaparatodos.com.ar

Emilio Cárdenas se desempeñó como representante permanente de la Argentina ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).


\"\"
Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)