Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | November 20, 2017

Scroll to top

Top

Domingo 4 de mayo de 2014

La degradación ganada en la era “K-K”… (Por la falta de idoneidad)

La degradación ganada en la era “K-K”… (Por la falta de idoneidad)

El empobrecimiento impacta negativamente en la calidad de la gente y si algún “K” por esta afirmación me llegara a calificar de “elitista”, le agradecería la distinción

Para el Observatorio de la Deuda social de la Universidad Católica Argentina, una familia tipo necesita unos $4.142 por mes para poder adquirir la Canasta Básica Total, que define el umbral de pobreza, contra $1.783 que informó por última vez el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos.

A su vez para otras instituciones esos valores serían más altos. Veamos para la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) calcularon que una familia tipo necesita $2.635 para no ser indigente y $4.704 para no caer en la línea de pobreza.

Por último para Graciela Bevacqua, ex directora del IPC antes de la intervención del Indec, desplazada para instrumentar la mentira, un hogar de cuatro miembros requiere de una canasta de $3.036 para no ser indigente y de $6.577 para no ser pobre, según datos de diciembre de 2013.

Resulta interesante continuar comparando datos, dado que las informaciones  estadísticas del INDEC sabemos que no registran la realizad, sino el “relato”, Orlando Ferreres días pasados en el diario LA NACION nos decía en una síntesis patética que solo el 24% de la población tienen ingresos superiores a los DOCE MIL PESOS y de ese 24% un 17% gana entre doce y treinta y tres mil pesos y el 7% restante supera el tope máximo.

Si damos vuelta la pirámide nos encontramos con que  el 76% restante gana menos de DOCE MIL pesos, solo mi doscientos dólares en términos reales.

Continuando con Ferreres si consideráramos CLASE MEDIA a los que ganan entre los seis mil setecientos y treinta tres mil pesos, en ese sector tendríamos al 47% de la población.

En el otro 47% nos encontramos con una clase baja que llega al 32% de la población que registra ingresos entre los tres mil cien y seis mil setecientos pesos y otro 15% con ingresos menores a los tres mil cien pesos.

Esto significaría que la Argentina está dejando de ser una sociedad de clase media, lo que en mi opinión podría tener varias consecuencias degradantes.

Estos números demostrarían que Argentina se ha ido empobreciendo en estos últimos años y lo grave es sin padecer “crisis” alguna, ya lo dijo Miguel Ángel Broda, nos empobrecimos “al cuete”.

 

Deseo que estos números los haya leído Kristina ya que ella tienen una especial adicción para los números con puntos comas, pese a que los que hemos mostrado cumplen a medias con ese requisito, ya que eliminé los decimales. A Kristina le hubiera gustado decir, por ejemplo, por culpa de la crisis ocurrida en Júpiter decrecimos el 1,89% u hoy producimos mas colesterol que en toda la historia de la humanidad, un 4,57% medio% más que en el mejor momento de la historia o comiendo arroz tuvo una constipación del 99,99%, lo que llevó a la inefable Mirtha Legrand a decir con “LA CAMPORA” con una piadosa solidaridad y sentido de la caridad, “Fuerza Kristina”. Kristina también podría haber dicho y de algún modo lo dijo que comiendo cerdo el deseo sexual se incrementa un 77,63 en cambio a los hombres con el viagra solo les aumenta un 62,41ymdio % o el coqui gobernó y gobierna desde la Jefatura de gabinete una provincia en la que el 132,23% de la población son clase ABC super1 o que Kiciloff tienen un éxito negativo del 98,99%…..

En fin  lo que “…cultura no da….los decimales no lo prestan…”

El empobrecimiento impacta negativamente en la calidad de la gente y si algún “K” por esta afirmación me llegara a calificar de “elitista”, le agradecería la distinción.

En efecto, en la medida que una familia se empobrece tiene que priorizar gastos básicos que hacen a su subsistencia y no a su dignidad, que se dirigen a su alimentación que en general no alcanza el mínimo de calorías para garantizar un nivel aceptable de salud integral lo que repercute casi de inmediato y negativamente en la capacidad cerebral de las personas y este problema lo tenemos ya como lo demostraron los resultados de las últimas pruebas PISA.

El empobrecimiento se nota en el estado de nuestra infraestructura  totalmente negativa, se la mida desde la generación de energía hasta el estado de las rutas.

Es lamentable la gestión del Ministro Randazo que no para de comprar material rodante para los ferrocarriles endeudando a los futuros gobiernos, cuando quizás la prioridad debió haber sido comenzar por el mejoramiento de la deteriorada y abandonada infraestructura ferroviaria. Pero, pasa una cosa, lo que se compra se puede mostrar y oculta la incapacidad de lo que no se quiere o no se sabe hacer.

Esta persona cree que convirtiéndose en guarda de un tren que circule a 100 Km por hora puede llegar a la Presidencia….si así fuera estaríamos mucho peor de lo que estamos.

De paso podría explicar la donación que hizo en la ciudad de Mar del Plata a su municipalidad de terrenos que pertenecían al ferrocarril o a la Nación para construir un calle  y ahora los técnicos se vuelven locos para ver como se puede instalar la segunda vía del ramal MAR DEL PLATA BUENOS AIRES en un tramo que va desde la calle Constitución hasta la terminal, cuya construcción precisamente se había planificado sobre el terreno donado. Esta falencia demuestra que Randazo solo se quiere hacer ver, pero a veces sería mejor que no piense…nos haría un favor….

Según la información que poseo la ADIF estaría intentando reparar este error demagógico y estúpido de quien es responsable de algo que desconoce desde la base.

Este es el señor Randazo, “El señor de los documentos y de los vagones chinos”, como se lo podría recordar en el anecdotario humorístico.

También habría un dictamen negativo sobre esa donación de la CNRT.

Pero en fin esta es la Argentina en la que la idoneidad ha sido reemplazada por el favoritismo, la obsecuencia y la inutilidad, la que es premiada con la estabilidad.