Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | January 25, 2020

Scroll to top

Top

Lunes 23 de septiembre de 2013

La FED sorprendió a todos y el euro marcó máximos

La FED sorprendió a todos y el euro marcó máximos

La Reserva Federal (Fed) sorprendió el miércoles pasado cuando anunció que dejaba estables las tasas de interés en el actual rango de entre el 0% y el 0,25%

Panorama internacional

La Reserva Federal (Fed) sorprendió el miércoles pasado cuando anunció que dejaba estables las tasas de interés en el actual rango de entre el 0% y el 0,25% y sin cambios las compras de activos por 85.000 millones de dólares mensuales (45.000 millones dirigidos a la compra de bonos del Tesoro y 40.000 millones a la compra de activos hipotecarios). Según el comunicado emitido por la Fed, los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) han decidido aplazar la retirada de estímulos (‘tapering’) hasta que tengan más evidencias de que mejora la economía de los Estados Unidos. Las decisiones comunicadas por la Fed sorprendieron ampliamente a los mercados, que esperaban que disminuyese en unos 10.000 millones de dólares el volumen de sus compras de bonos. Con relación al futuro, la mayoría de los integrantes del FOMC esperan mantener las tasas de interés bajas por un período prolongado. Diez de 17 funcionarios esperan que la tasa de referencia del banco central continúe en 2% o menos para fines de 2016. Catorce de los 17 no prevén que la Fed comience a elevar la tasa de referencia hasta 2015 o después. Los pronósticos también dejan de manifiesto el complejo entorno económico que afronta Bernanke. El banco central redujo su proyección de expansión para este año y el próximo, y prevén que la tasa de desempleo seguirá bajando a entre 7,1% y 7,3% para fines de 2014, casi lo mismo que pronosticaron en junio. Además, nueve de 10 funcionarios de la Fed estuvieron de acuerdo con la decisión de mantener las compras de bonos. Pero del otro lado del Atlántico, la economía de la eurozona recupera parte de su atractivo, gracias a datos coyunturales que mejoran. Quienes huyeron en masa del euro hace unos años atrás, hoy están volviendo a confiar en la moneda común, a medida que se confirma el fin de la recesión europea. Mientras, Mario Draghi, presidente del BCE, en una conferencia de prensa en Berlín, reiteró que la entidad que dirige mantendrá las tasas de interés «en los niveles actuales o más bajos durante un período prolongado de tiempo«, debido a la todavía débil economía de la eurozona y a la elevada tasa de desempleo. Mientras, tras los anuncios, el euro respondió con una importante subida, de casi 200 pips, llegando a marcar 1,3570 dólares, su máximo nivel en 7 años y medio. El viernes, sin datos en los Estados Unidos, el dólar pudo recuperar parte de sus fuertes pérdidas de la víspera, marcando en un breve movimiento al alza un máximo de 1,3498. La atención del fin de semana se centraba en las elecciones generales alemanas, realizadas ayer. Al cierre del viernes en New York el euro cotizaba a USD 1,3520.

Panorama argentino

La semana pasada salieron a la luz varios problemas preocupantes. Por un lado, el balance del Banco Central BCRA cerrado a fin de agosto confirmó ciertos temores. En primer lugar la entidad se descapitaliza cada vez más aceleradamente y continúa perdiendo reservas, en lo que va del año, a un ritmo de unos USD 900 millones por mes. Así, el patrimonio neto del ente monetario muestra una caída de más de $ 30.000 millones y hoy se quedará sin autoridades con aval parlamentario. Además, ha destinado otros $ 9.425 millones para que el Gobierno pague este año deudas o financie inversiones y ha suspendido sus ventas en el mercado de futuros de cambio. Por el lado de los bancos argentinos, éstos se han visto obligados ahora a subir no sólo las tasas de interés que pagan a los ahorristas sino también las que cobran a los tomadores de crédito, especialmente porque se les hace cada vez más difícil captar dinero a bajo costo. Por ese motivo ya han ajustado al alza por más del 20% sus tasas activas, llevándolas por encima del 18% anual. Con respecto al valor de nuestro peso es ya indudable que el Gobierno se ha visto obligado a modificar su política cambiaria con decisiones contrarias a los lineamientos impuestos durante los años anteriores, impulsando en los últimos meses una suba del tipo de cambio del peso/dólar que supera el 30% anual. Mientras, el MULC argentino sigue operando con las fuertes limitaciones establecidas por el BCRA, circunscribiéndose sólo a la negociación de los saldos que corresponden a las compras y ventas relacionadas con el comercio exterior y su financiamiento que se realizan en los distintos bancos. Pero pese a ello es cada vez más notoria la falta de ingreso de divisas para compensar las salidas de origen comercial, al punto de que ya es una realidad innegable la retención de fondos, dentro de lo posible, por parte de los exportadores y la imposibilidad, por las condiciones políticas y económicas vigentes, que ingresen capitales para inversiones en el país. Además, es lógico y razonable que ante una política devaluatoria como la actual quienes deben ingresar fondos del exterior lo demoren lo más posible para obtener un tipo de cambio más conveniente a sus intereses. Y este problema no se puede resolver con un mercado que es controlado y direccionado sólo por el BCRA, como padre y señor absoluto. Al respecto hay un solo camino: la flotación administrada vigente en los países civilizados. Los últimos datos muestran que las reservas del BCRA, según cifras provisorias, sumaban al cierre del viernes pasado USD 35.042 millones, habiendo perdido en la semana unos USD 153 millones, en el mes USD 1.636 millones y en lo que va del año USD 8.248 millones. El Banco Nación fijó su cierre semanal del peso/dólar a $ 5,7610, mostrando al cabo de las cinco últimas jornadas una devaluación del 0,6%. El volumen transado entre entidades bancarias fue de USD 1.230 millones, con un promedio diario de USAD 246 millones, un 9% menor al del similar período anterior. En el mercado de futuros (NDF) de New York el peso/dólar a un año de plazo quedó cotizado a $ 9,5820 (66%)

Fuente: http://www.abcmercadodecambios.com/