Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | September 25, 2020

Scroll to top

Top

Jueves 31 de mayo de 2007

La indiferencia social y la economía

Las autoridades no son las únicas responsables de la demolición del orden social: existe una responsabilidad individual que cada ciudadano no debe olvidar ni resignar.

De un tiempo a esta parte, la degradación de la vida social argentina pareciera haber entrado en un vertiginoso tirabuzón que amenaza estrellarnos contra el suelo.

Basta con caminar por las calles, abrir los ojos y ver lo que sucede o escuchar las cosas que se dicen para advertir que las más elementales normas de respeto individual y de orden social están siendo pisoteadas cotidianamente.

Alumnos que impiden al director de la escuela ejercer sus funciones, padres que no sólo dejan hacer sino que alientan inconscientemente la inconducta de sus hijos, grupos de choque organizados bajo distintas consignas que se dedican a martirizar a ciudadanos indefensos, irracionales ambientalistas que no sólo pretenden condicionar las actuaciones de nuestra cancillería sino imponer sus caprichos a países vecinos, gremialistas patoteros que confunden negociación salarial con la imposición violenta de sus reclamos que destruyen la empresa de la cual dependen o atacan impiadosamente a personas que nada tienen que ver con sus demandas.

Inexplicablemente, la ciudadanía que es agredida por sujetos que hacen alarde de la grosería permanece en un estado de inmovilización o catalepsia y no muestra reacciones vitales.

El clima de desorden generalizado en que estamos viviendo, donde se confunde interesadamente el derecho a protestar con la comisión de delitos, y la proliferación de conflictos nos indican una cosa muy clara: la ausencia de un gobierno con la autoridad necesaria.

Pareciéramos condenados a la sevicia, aquel castigo que consiste en recibir malos tratos y crueldades precisamente de aquellos individuos que tienen potestad legal sobre nosotros o que ejercen algún tipo de poder.

Y que no se diga que “la autoridad es represión”, porque esta patraña ideológica sólo añade la burla a la mortificación que soportamos. La autoridad no es prepotencia ni despotismo, sino la capacidad moral de mandar y hacerse obedecer sin utilizar la fuerza.

Esa cualidad está ausente en toda la actuación del Gobierno. Ya sea por acción o por omisión, éste actúa como si tuviese el deliberado propósito de promover el desorden social que conduce a la anarquía. Lo más inquietante es a que a todo esto lo denominan “el proyecto de un nuevo país”.

La desintegración social

Cada vez en mayor medida, los comentarios de personas sensatas y los análisis de especialistas serios nos van advirtiendo sobre esta demolición del orden social y señalan claramente las responsabilidades de quienes debieran ser los primeros magistrados.

Poco se dice, todavía, acerca de la responsabilidad individual que nos cabe a cada uno de nosotros y que se caracteriza por el hecho de resignarnos frente a la corrupción enquistada en el seno del Gobierno, la indeferencia frente a la decadencia exhibida por nuestros medios televisivos, la complicidad con un clima de subversión social y la aceptación pasiva de este desorden que progresivamente nos invade como algo inevitable y ajeno a nuestra voluntad.

Incidencia sobre la economía

El clima social que estamos viviendo, más temprano que tarde, incidirá negativamente en el funcionamiento de la economía porque ésta implica una acción humana que se desarrolla sobre una base moral.

Sin esa base moral nunca habría certeza acerca del comportamiento previsible de quienes acuerdan intercambios, tampoco se podría esperar el cumplimiento de los compromisos y, mucho menos, asumir responsabilidades para cooperar con otros en una tarea común.

La piedra fundamental de la economía es la confianza, porque significa la seguridad que uno tiene sobre el comportamiento de otros y sólo emerge cuando se respeta la base moral que permite mantener las reglas que hacen posible el trueque, facilitan la previsión y satisfacen las necesidades ajenas a cambio de bienes o servicios que puedan ser de nuestra utilidad.

El espíritu de resignación

Por otra parte, las tres condiciones para que una sociedad pueda pasar de una condición penosa a otra más satisfactoria están ausentes del panorama que contemplamos todos los días.

En primer término, la indignación por la forma en que estamos viviendo, cercados por el caos, la mugre, la prepotencia y la irrespetuosidad. Quienes se resignan a esto nunca podrán salir de esta situación. La resignación a un estado de cosas deplorable no induce ni puede inducir a actuar para salir de él, porque para hacerlo cada uno de nosotros debería aspirar a sustituir un estado lamentable por otro más amable. Siempre son el malestar y la indignación los incentivos que mueven a la gente a hacer algo por sí misma. Quienes estén satisfechos con el desorden, la mugre, la corrupción o la miseria nunca estarán compelidos a actuar.

En segundo lugar, el malestar por sí mismo no alcanza. Para impelernos a hacer algo positivo es necesario tener la aptitud cultural de poder imaginarse un estado de cosas más atractivo. Tal aptitud se desarrolla por la educación de la inteligencia, la formación de la voluntad, la información correcta y el ejemplo de otras sociedades que viven mejor que nosotros.

En tercer término, la indignación más el conocimiento de la posibilidad de una vida mejor no son tampoco suficientes. Debe concurrir un tercer requisito: saber que existe una deliberada conducta personal capaz de reducir o de suprimir las incomodidades sentidas y el hartazgo por vivir tan mal.

Si no concurren estas tres condiciones: indignación, conocimientos y conducta, por lo menos en un número representativo de ciudadanos civiles, no tendremos más remedio que someternos a un destino de miseria y conformarnos con la inevitable decadencia.

El fondo moral

Para rehacer nuestra vida social y vivir en unión y libertad como lo proclama el preámbulo de la Constitución Nacional, es necesario reconstituir el fondo moral.

Ese fondo moral es exactamente igual a los fondos de inversiones tan de moda en la economía moderna. Se constituye e incrementa por el depósito constante de aquellas cosas, costumbres y principios que son objetivamente buenos y valiosos.

El fondo moral permite que la acción de las personas de buena voluntad no se disipe en metas equivocadas, sino que se aplique al orden mismo de naturaleza para obtener un orden social más humano y un orden económico más justo.

Se forma con depósitos pequeños o grandes, humildes o heroicos, modestos o pretenciosos, todos los cuales provienen de tres fuentes hoy cegadas por el extravío mental en que estamos sumergidos: la enseñanza de vida que nos dieron nuestros padres y nuestros mayores; la educación que nos inculcaba principios morales y una escala de valores dignas de elevarnos por encima de los instintos; el buen ejemplo que nos deben nuestros gobernantes, a quienes no tendríamos que tolerar que nos mientan, que nos roben o que nos engañen.

Cuando se restablezcan en toda plenitud esas tres fuentes, podremos reencontrar aquellas virtudes cívicas que hoy están ocultas en la conciencia de todos los ciudadanos y que permitirán la cooperación social con la cual es posible la vida en sociedad.

Esas normas y principios que se necesitan para reconstituir el fondo moral no son muy complicados. Se trata de acuerdos elementales, pero consentidos por todos, para obrar de una manera civilizada y previsible:
1º. La firme convicción de que no se debe actuar lesionando a los otros.
2º. Que no es lícito robar ni dañar los bienes ajenos.
3º. Que se deben respetar los códigos morales y las tradiciones locales.
4º. Que hay que cumplir con la palabra empeñada.
5º. Que no pueden reclamarse derechos sin aceptar obligaciones.
6º. Que los contratos son sagrados porque son ley entre privados.
7º. Que la relación interpersonal debe basarse en el respeto y la compasión por el dolor ajeno.
8º. Que no hay que mentir y se debe obrar siempre con la verdad.
9º. Que debemos honrar a los padres.© www.economiaparatodos.com.ar

Antonio Margariti es economista y autor del libro “Impuestos y pobreza. Un cambio copernicano en el sistema impositivo para que todos podamos vivir dignamente”, editado por la Fundación Libertad de Rosario.


\"\"
Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)