Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | December 15, 2017

Scroll to top

Top

Martes 22 de abril de 2014

La mentalidad nacionalista y socialista de nuestros gobernantes

La mentalidad nacionalista y socialista de nuestros gobernantes

Argentina en los últimos diez años ha dejado el progreso atrás. Con la vuelta de gobernantes que adhieren a banderas nacionalistas y socialistas han detenido el progreso que se insinuó claramente en la década del 1990

La política energética es un ejemplo clave para entender como se ha demorado el avance en materia económica. De exportadores pasamos a importadores netos con un elevadísimo costo para el país que pesa en el bolsillo de todos los argentinos.

 Se regresó a una política estatista que obstaculizó la llegada del capital privado indispensable para el impulsar el desarrollo de las actividades hidrocarburíferas. Lamentablemente, no solo en este sector prevaleció la idea de que las inversiones estatales eran las que debían revitalizar la economía, provocando la inflación que hoy deteriora el salario real y crea problemas sociales de difícil solución.

Planes faraónicos irrealizables, futbol para todos, subsidios para financiar pérdidas, prebendas y estatizaciones son parte de las acciones erróneas destinadas a aumentar la popularidad y prestigio del Gobierno.

 La emisión espuria de dinero  termina siendo inevitable para poder financiar el déficit del presupuesto y por ello el aumento general de los precios.

El diagnóstico lo hemos aprendido de memoria los que vivimos la crisis inflacionarias de 1976 y la del final del gobierno de Raúl Alfonsín. Debiéramos  preguntarnos  si habrá en 2015 un Gobierno decidido a encarar con responsabilidad el problema.

El kirchnerismo,  cree que con algunas medidas aisladas tendientes a morigerar los efectos inflacionarios se puede resolver el proceso inflacionario sin  enfrentar las causas.

 El presidente que llegue al poder en 2015 tendrá al principio la confianza de la gente quien verá qué hace y esperará los resultados. Pero, la sociedad, ofrece el cheque en blanco por poco tiempo, el necesario para saber si se puede brindar o no la confianza.

A qué partido votará la mayoría? Al que pretenda seguir la senda del actual gobierno o, al que respete la opinión pública, se anime a terminar con la emisión espuria de moneda,   libere todos los mercados, reestablezca la seguridad jurídica, recupere la inversión privada y permita que funcione la Justicia conforme a derecho?

La respuesta la tendremos cuando sepamos, luego de las elecciones, hasta qué punto ha envenenado la cabeza de los argentinos la prédica nacionalista y socialista de los gobiernos kirchneristas. Nos enteraremos si queda algún político que reconozca los errores producidos por un gobierno demagógico y se anime a atacarlos de raíz asumiendo -no hay otra posibilidad-  los principios liberales. Ellos permitirían una economía abierta portadora del capital privado necesario para poder emprender la tarea de sanear la economía y destrabar el progreso del país.

Dejar atrás el intervencionismo estatal es prioritario, como ir rápidamente en dirección de la economía de mercado, fuente de regeneramiento económico, sin olvidar la constitución de origen republicano y liberal.. Ella nos legó un marco jurídico razonable que se basa en derechos reconocidos expresamente, como son los de trabajar, comerciar y ejercer libremente toda industria lícita, los cuales han sido vulnerados por el gobierno actual  a pesar de que ninguno de ellos impide, sino promueve, la mejora del país. Éste, no solamente necesita líderes que se animen a ver la realidad tal cual es,  sino que ayuden a la gente a conocerla.

 Se podrá cambiar el modelo autoritario por el basado en la libertad individual si los ciudadanos toman parte en su conquista. La democracia es el mejor medio conocido para que nadie pueda gobernar sin su consentimiento. Para que funcione se debe educar para formar el espíritu democrático: hombres libres y responsables de sus deberes,  que defiendan los derechos a la libertad y a la propiedad, como también controlen al poder político – para que éste cumpla con su deber de proteger la vida, la libertad y los bienes – resistiéndose ante cualquiera que intente usurparlos.