Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | September 16, 2019

Scroll to top

Top

Martes 20 de agosto de 2013

La pandilla de las redes

La pandilla de las redes

No hay un día que pase sin que surjan noticias o  análisis relacionados al impacto de las redes sociales en la vida  diaria.

No hay un día que pase sin que surjan noticias o  análisis relacionados al impacto de las redes sociales en la vida  diaria. En el caso de Facebook, que comenzó como una traviesa aventura  de brillantes universitarios con ansias de ser populares en el campus,  ha terminado por ser un populoso patio de vecindad virtual en el que la  existencia de los usuarios se ha convertido en un escaparate abierto 24  horas.

Ya no se trata de las fotos más o menos retocadas que se  colocan en el “muro” junto a frases cortas que recuerdan los almibarados eslóganes de Hallmark. En el invento millonario de Mark Zuckerberg  también hay espacio para el horror en vivo y en directo, como la imagen  de una muchacha muerta que su presunto asesino “colgó” hace unos días,  acompañada de un macabro mensaje en el que justificaba el crimen y se  despedía de la tribu Facebook como quien le dice hasta luego a una  pandilla de amigos.

El hombre en cuestión seguramente no conocía a la mayoría de sus pen pal en el espacio cibernético, pero en ese  universo nebuloso que invita a la mitomanía los anónimos habitantes  llegan a sentirse hermanados por la falsa sensación de una camaradería  compartida. Por enloquecido que parezca, el mismo sujeto capaz de acabar con un disparo la vida de su pareja tuvo la debilidad sentimental, y  también narcisista, de despedirse de su “público”, que son los millones  de curiosos que se asoman a la balconada de Facebook en una suerte de  rave internauta adicta al voyeurismo.

Cuando aún no nos habíamos repuesto del shock de la fotografía de la mujer  asesinada, en las redes sociales de nuevo hirvió la promiscuidad  colectiva con intercambios entre una adolescente recién rescatada de un  secuestro perpetrado por un hombre que le costó la vida a su madre y su  hermano. Tras su liberación, aparentemente la joven se enzarzó en un  diálogo a mil voces con desconocidos que la juzgaban y comentaban con  ella los traumáticos acontecimientos que la marcarían para siempre. El  luto por sus seres queridos se convertía, así, en una procesión  multitudinaria donde propios y extraños se asomaban a la tragedia como  una tarde de carnaval.

En esta era de Facebook, Twitter, Instagram y un mar de mensajes de texto que se iluminan intermitentemente es  inútil (y producto de la idealización) reivindicar tiempos pasados  enarbolando instantáneas Kodak. No obstante, tampoco hay que rendirse al   bling resplandeciente del planeta de  apps que vende el paraíso de la conexión instantánea y perenne. De hecho, un  estudio reciente realizado por dos universidades alemanas con 600  participantes indica que “navegar” en Facebook, lejos de resultar  gratificante, puede provocar una sensación de congoja, sobre todo cuando los usuarios ven las imágenes que sus “vecinos” exhiben de viajes,  vacaciones u otras ocasiones que resaltan su inmensa felicidad mientras  otros desdichados se mueren de envidia contemplando en una pantalla lo  bien que se lo pasan los demás.

En los patios de vecindad siempre  han abundado los celos, las intrigas, las bajas pasiones, los dimes y  diretes que circulan desde las ventanas indiscretas. Y las redes  sociales no están exentas de ese aire de portería desde donde se  propagan los chismes y se airean los trapos sucios de los inquilinos del inmueble. O, lo que es lo mismo, cuando nos apropiamos de la vida de  los otros. Y al revés.

Fuente: independent.typepad.com