Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | September 26, 2020

Scroll to top

Top

Lunes 20 de julio de 2009

La revolución silenciosa

Son quienes nadan contracorriente, aquellos que han elegido activamente y no sin esfuerzo ser optimistas cotidianos, que no pierden el sentido de la realidad y, justamente por ello, la transforman a diario, desafiando el pesimismo reinante.

El mundo ha caído en una aparente espiral sin retorno: a la debacle financiera, la recesión, el aumento del desempleo, la caída de las grandes empresas y el temblor de los poderosos imperios se suman la creciente y eterna intolerancia entre los pueblos, continuos desastres naturales y temibles enfermedades como la gripe porcina, vedette de turno en la marquesina del teatro de la paranoia.

Tal es el cuadro de situación, que algunos mesiánicos no dudan en afirmar que estamos en presencia de la versión postmoderna de las siete plagas de Egipto.

En medio de esta visión apocalíptica, surge más que nunca la infaltable tríada de manipuladores, oportunistas y especuladores, queriendo sacar rédito y aprovecharse, allí donde queda algún resquicio de cordura humana. Y en esa materia pareciera que los argentinos somos catedráticos.

A lo largo de la historia, la humanidad ha vivido momentos críticos como los que nos tocan hoy y de ellos se ha salido muchas veces a través de revueltas populares, alzamientos, pequeñas y grandes revoluciones.

Mucho se afirma que “la historia siempre se repite” y por ello creo que es hora de preguntarse qué tipo de revolución puede dar solución a este conflicto global propio del siglo XXI. Y aprendiendo de los errores de la historia, ¿habrá algún tipo de revolución que no se empeñe en imponerse a través de la fuerza y la sangre?

Por fortuna, pareciera haber una respuesta. Tan antigua como el viento, increíblemente eficaz y al alcance de la mano, si bien para nada sencilla y simplista.

Quisiera refugiarme en aquellos que han elegido activamente y no sin esfuerzo ser optimistas cotidianos, verdaderos superhéroes contemporáneos. Que no son ficticios, que no pierden el sentido de la realidad y, justamente por ello, la transforman a diario, desafiando el pesimismo reinante.

Personas como cualquiera de nosotros, con los pies en la tierra, de diversas ideologías, con los mismos problemas que todos conocemos, sólo que con la mirada puesta también en el otro. Que no se dejan amedrentar por tanta nefasta profecía y continúan levantándose cada mañana dispuestos a mirar a los ojos a cada persona que se crucen por el camino. Un singular grupo “triple I”: Ingenuos, Ilusos e Inmaduros que todavía confían en el hombre, que son capaces de regalar sonrisas sinceras, encarar cada día con ánimo esperanzador y entablar relaciones de persona a persona.

Una posición valiente y desinteresada que consiste ni más ni menos que en dar en cada momento lo mejor posible de uno mismo, intentando concentrarse en la tarea propia del tiempo presente. Es así que sigilosamente se los puede encontrar, confundidos entre nosotros, generando relaciones nuevas en los equipos de trabajo, disfrutando de compartir una mesa en familia, celebrando el encuentro con compañeros de estudio, visitando y regalando de su tiempo a quienes más necesitan de la ayuda de los demás.

Estoy convencido de que las crisis globalizadas de las que tanto se habla nacen de crisis personales. Es el hombre quien no se halla a sí mismo y no logra si quiera formularse las preguntas básicas de la existencia: ¿quién soy?, ¿qué quiero? Las llamaría crisis cardiológicas, verdaderas crisis del corazón que se originan dentro de cada uno de nosotros.

Pero también están estos hombres y mujeres nobles que, estetoscopio en mano, continúan buscando corazones que quieran seguir latiendo. Por supuesto, no suelen aparecer en los medios de comunicación, su perfil bajo los hace inmiscuirse sutilmente en nuestras vidas, aportando su luz en nuestros espacios de oscuridad.

Una pista más para dar con su paradero: casual y llamativamente, un gran número de estas personas son jóvenes. Como si desafiaran a los adultos, recordándoles no desviar el foco de lo esencial.

Si uno se fija detenidamente, podrá detectarlos muy cerca nuestro, con guantes finos y andar pausado, intentando colmar de energía positiva cada rincón que visitan, alzándose unos a otros luego de cada caída, utilizando su arma más potente, el sonido más estruendoso del mundo: el silencio de la vivencia.

Porque no hace falta proclamar por altavoces lo que impacta mucho más cuando se susurra al oído, y se siente.

Aunque no les parezca a las opiniones tremendistas, son miles y miles las personas que buscan conocer sus virtudes y defectos, que se saben pequeños, pero que aún creen en el ser humano y confían en que el cambio se genera empezando por uno.

Si los escuchamos, si nos contagiamos, podremos sentir que más allá de todos los males pasados, presentes y por venir, existen personas “triple I” que ponen en jaque a las visiones negativas con el argumento más medular de nuestra existencia. Son los verdaderos revolucionarios. Los que diariamente, en silencio, construyen la revolución del amor.

Si eso es la inmadurez, ojalá no crezcan nunca.

Si a ellos los llaman locos, ¡bienvenida la locura!

Quizás estén mucho más cerca de nosotros de lo que pensamos. Y tal vez sean la cura de muchas de las enfermedades que andan dando vueltas por estos tiempos. Y de ellos sí que vale la pena contagiarse. © www.economiaparatodos.com.ar

El licenciado Arturo Clariá es miembro del equipo de profesionales de la Fundación Proyecto Padres


\"\"
Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)