Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | August 14, 2020

Scroll to top

Top

Martes 2 de julio de 2013

Liderazgo y caudillismo

Liderazgo y caudillismo

Tenemos que ser compasivos. Vaya que se ha vuelto difícil la función de gobernar sociedades tan díscolas y cambiantes como las nuestras. Lo haces mal, te destrozan; lo haces bien, te destrozan igual. Zbigniew Brzezinski, ex consejero de seguridad de la Casa Blanca, dice que “hoy es infinitamente más fácil matar a un millón de personas que controlarlas”, que contenerlas, que gobernarlas.

La Tercera

Tenemos que ser compasivos. Vaya que se ha vuelto difícil la función de gobernar sociedades tan díscolas y cambiantes como las nuestras. Lo haces mal, te destrozan; lo haces bien, te destrozan igual. Zbigniew Brzezinski, ex consejero de seguridad de la Casa Blanca, dice que “hoy es infinitamente más fácil matar a un millón de personas que controlarlas”, que contenerlas, que gobernarlas.
El gran contrapeso que hoy tienen los gobernantes para sustraerse del columpio de las emociones erráticas es el liderazgo. Pero para eso necesitan credibilidad y confianza. Porque puedes ser un político muy respetable y con la película clara sobre lo que haya que hacer, pero si no inspiras confianza, difícilmente te van a dar la pasada, por así decirlo.

Tampoco mistifiquemos. El liderazgo es un atributo que sirve más para los tiempos de crisis que en los aburridos días de cuando las cosas van bien. El liderazgo de Churchill -que apeló a la sangre, al sudor y a las lágrimas de los ingleses- no tendría ni la mitad de la estatura y densidad que tuvo de no haber sido por la guerra. Ser líder cuando las cosas van mal es más fácil que serlo cuando las cosas van bien. Como los médicos, los líderes prueban ser mejores mientras más grave llega el enfermo.

El liderazgo se prueba sobre todo en dos cosas. En conectar el espacio individual del ciudadano con el espacio colectivo, como en darle sentido, relato o dirección al momento que una sociedad está viviendo. Tanto esa conexión como esta narrativa son de índole emocional. Cuidado: estos son los movedizos terrenos de la política. Aquí la razón kantiana se corta el pelo, y la lógica, sea tomista o tecnocrática, tiene que irse para la casa.

¿Es un signo de debilidad que las sociedades necesiten de liderazgo? Sí y no. Lo es  porque en la república de los hombres libres y responsables de sí cada cual hace lo suyo y sólo los niños necesitan escuchar cuentos.

Y no, porque parece que no somos tan maduros ni tan libres ni tan autónomos. Sin liderazgos como que las cosas se desordenan. Crece la impaciencia, sobrevienen los miedos. Aparece el hombre o mujer convocado por la historia para salvarnos del abismo y todo se recompone.

Eso que en las religiones se llama fe y en las mujeres sex appeal, en los políticos se llama carisma. El carisma designa ese fuego o arrebato que el líder ejerce sobre los suyos y que a veces, como la fe, es capaz de mover montañas. Weber oponía el liderazgo carismático al liderazgo burocrático, impuesto por la rutina de las instituciones, y al liderazgo tradicional, dictado por la historia de la tribu.

Son buenas, son útiles, estas distinciones. No son tan buenas ni tan útiles cuando las echamos a correr en los escenarios políticos actuales. Entre otras cosas, bueno, porque están los medios. Al parecer, el carisma que los dioses daban gratuitamente en otra época ahora se puede construir a través del marketing, la TV y las encuestas.

Como dice Javier Cercas, la televisión es hoy una enorme fuente generadora de realidad en la política. Y es tal vez también la principal máquina productora de irrealidad. Hoy no hay liderazgo efectivo que no ponga a la televisión de su lado y el problema es que una tentación persistente para el líder es hacer lo que dictan las encuestas. El mundo al revés. El que está llamado a guiar se limita a seguir. Y terminan guiando los que sólo estaban siguiendo.

Obviamente esta distorsión, este escándalo, no es inocente. Probablemente es ahí donde radica la raíz de la demagogia como perversión. La demagogia es como la pornografía. Esta es ver todo lo que inconfesablemente nos gusta ver. La demagogia es decirle que sí a todo lo que es gratificante, facilón y popular, sin importar las consecuencias. Si un político descubre que sus electores son caníbales, seguro, decía el viejo Mencken, que les prometerá misioneros para la cena.

Si la demagogia como política pornográfica es uno de los extremos, la perversión contraria es la sobreideologización. Si con la política pornográfica se nos concede todo lo que nos gusta, con la política sobreideologizada se nos hace creer que nos gusta aquello que en realidad nos disgusta. Para decirlo en corto: aquélla nos compra, ésta nos vende.

Hoy tal vez el único test para medir un liderazgo es la capacidad de decir no. No a las encuestas, no la manada. O por lo menos la capacidad de poner límites. Hasta aquí no más. Más allá, no.

El liderazgo carismático se puede usar para bien y para mal. Puede ser muy sano y enriquecedor y puede ser muy tóxico y empobrecedor. Es aquí donde los caminos del liderazgo político responsable y del caudillismo se separan. El liderazgo político responsable educa en la libertad. El caudillismo pervierte en el sometimiento oscurantista.

Si hay una piedra que divide las aguas entre el liderazgo responsable y el caudillismo esa es el respeto a las instituciones. El líder responsable sabe que el único capital que tienen las democracias son las instituciones, el estado de derecho, el poco glamoroso gobierno impersonal de la ley. El caudillo, en cambio, apelando a la épica de la patria, de la revolución, se sabe por encima de la ley, de las instituciones e incluso de la soberanía popular.

¿Por qué si esto lo hemos sabido siempre, América Latina sigue siendo un suelo fértil para el caudillaje? La explicación consoladora es que aquí todavía existe mucho atraso e ignorancia. Ojalá fuera así. Porque el más feroz de los caudillos del siglo XX fue capaz de capturar el imaginario, la conciencia y la voluntad de los alemanes, uno de los pueblos más cultos de la tierra. Obviamente tienen que entrar en juego otras variables.

Ningún país tiene la suerte comprada ni está inmunizado contra el populismo. La democracia, que puede ser muy plana y aburrida, exige encima de los ciudadanos dos cosas: un compromiso irreductible y una alerta permanente. Ciertamente no deberíamos regateárselas.

Fuente: independent.typepad.com