Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | November 24, 2017

Scroll to top

Top

Martes 20 de enero de 2015

Paka Paka: marxismo y adoctrinamiento a domicilio

Paka Paka: marxismo y adoctrinamiento a domicilio

El canal estatal infantil Paka Paka, el cual obviamente responde al gobierno, lejos de brindar información para que los niños crezcan y sientan curiosidad por aprender más, es utilizado para bajar ideologías políticas tergiversando la historia y, mediante el personaje de Zamba, un joven y simpático dibujo animado, convencer a las jóvenes mentes de entre 5 y 11 años aproximadamente de ciertas posturas emitiendo juicios subjetivos sin respaldo fáctico ni lógico alguno.

La situación es ciertamente indignante puesto que utilizan el dinero extraído de nuestros bolsillos para adoctrinar a criaturas que se encuentran aún en proceso de formación y que de esta manera jamás sacarán sus propias conclusiones sino que adoptarán las ajenas.

Recientemente en dicha señal estatal se tocaron dos temas de suma importancia; por un lado el comunismo representado por Karl Marx y por el otro el capitalismo o liberalismo representado por Adam Smith, quedando en evidencia la intención de dejar plasmada en la memoria de los niños la imagen de un comunismo –Marx- justiciero, que lucha contra los ricos para acabar con ellos y darles a los carenciados lo que supuestamente aquellos les han robado, mientras que al capitalismo –Smith- se lo muestra como al responsable de que las personas dejaran sus felices vidas en el campo para mudarse a negras ciudades para trabajar excesivas horas por solo monedas, y mostrando un contraste final en el que los ricos se pasean por la hermosa ciudad de Londres con sus abrigos coloridos y sus fabulosos sombreros mientras que los niños caminaban con la cabeza gacha en grises trajes hacia las humeantes fábricas, cosa que Zamba le cuestiona al economista escocés a lo que este le responde con un sugestivo sorry.

Ahora bien, ¿el mensaje que dejó el programa se refleja en la realidad? Pues, sin lugar a dudas, la respuesta es un rotundo no.

Los hechos demuestran que a medida que más se alejan los países del capitalismo –entendiendo a este como libertad económica- más bajo es el nivel de vida de sus habitantes. Esto se vio reflejado en la paupérrima Alemania Oriental en contraste con el país más rico de Europa en ese momento, la Alemania Occidental, cuyos habitantes fueron criados de la misma manera, tenían las mismas costumbres, pero de un lado era el gobierno el que tenía la decisión en cuanto a producción y precios como así también respecto a la vida civil de sus habitantes, y del otro las personas gozaban de plena libertad de decisión tanto en lo económico como en su vida diaria. Pero los ejemplos no terminan allí, podemos ver el caso de los chinos que arriesgaban sus vidas frente a policías armados huyendo desde la opresión hacia la libertad ofrecida por Hong Kong, o bien podemos observar nuestro mismo continente, donde centenares de personas huyeron de esa isla-cárcel llamada Cuba hacia los Estados Unidos en busca de prosperidad cruzando 150 kilómetros en precarísimas balsas hechas con sus propias manos navegando por unas de las aguas más infestadas de tiburones en el mundo. Evidentemente, si se está dispuesto a arriesgar tanto en busca de una salida, claramente muy bien no se la debe haber estado pasando.

Quizás Karl Marx estuvo realmente convencido de lo que proponía por más erradas que fueran sus ideas, pero hoy en día éstas son utilizadas como arma para acumular poder por los populistas gobernantes cómo Cristina Fernández de Kirchner o Nicolás Maduro ya que a medida que más cosas se encuentren bajo su decisión, más personas dependerán de ella, por lo cual ésta adquiere un valor incalculable, luego los pagos por debajo de la mesa y los “amigos del poder” vienen por añadidura.

Por supuesto que la idea de una sociedad en la que la pobreza no exista es sumamente atractiva, y esa es la razón por la que el populismo levanta las banderas marxistas a la hora de recolectar votos ya que aquellos que proponemos la libertad como forma de vida no podemos asegurar tal cosa como ellos sin responsabilidad alguna ofrecen, pero lo que sí podemos afirmar es que ningún sistema en la historia de la humanidad ha sido capaz de crear tanta prosperidad, sacando a tanta gente de la miseria y llegando a duplicar la expectativa de vida de las personas como el capitalismo. Muchas promesas pueden sonar muy lindas a los oídos pero no hay que dejarse llevar por ilusiones, es necesario tener siempre presente la historia y los hechos que en ella se reflejan y recordar que, como decía Karl Popper, “aquello que nos promete el paraíso en la tierra nunca produjo nada, sino un infierno”. *Analista de políticas económicas en el Centro de Estudios Libre.