Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | February 26, 2020

Scroll to top

Top

Jueves 27 de octubre de 2005

Pases cortos 32

Apuntes sobre la Argentina, los argentinos y la realidad de todos los días.

TOMO TODO: Estamos saturados de analistas y visionarios de la política, algunos respondiendo por otros, otros pensando en serio, y todos hablando y especulando en un país que se desangra, aunque nadie -pero nadie- lo dice ni lo quiere reconocer.
A partir del “día después”, como ya hemos anunciado en estas columnas, los diputados electos del PJ, respondiendo a su tradición, irán a pasarse a las filas del “rey” y los que decían que la pelea era irreversible la verán darse vuelta. Eso sí, los que no tienen retorno son el matrimonio de Don Negro y la eterna perdedora Doña Chiche.
La historia del PJ es siempre así: “nos peleamos y después nos subimos”. Por eso la oposición de la provincia de Buenos Aires era y es una gran farsa.
El matrimonio triunfador -poseedor y repartidor de la gran caja sin rendición de cuentas- va por todo, pues “lo que la naturaleza no da, Salamanca non presta”. O sea que aquellos que creen que ahora van a buscar consensos y diálogos con la oposición… ¡MINGAAAAAAAA! (parafraseando al líder)

A PESAR DE… Hay, al fin, una oposición. Después de las elecciones ya se puede hablar de Mauricio Macri y de Hermes Binner como referentes del no-populismo kirchnerista. Aunque uno sea de derecha y el otro de izquierda, los une algo que en la mayoría escasea: sensatez y cordura. Y es probable que compartan más de una posición ante los arranques veleidosos del todopoderoso.
Las insolencias de los Fernández no van a ser siempre impunes, la siembra de vientos -a la larga o a la corta- trae las tempestades. Si Enrique Olivera fue una víctima ya tendrá su hora para resarcirse, pues en un país donde el presidente tiene el “tupé” de exigir una rendición de cuenta personal a un candidato y él no rinde ni siquiera la de los dineros públicos que ha usado y abusado, es un signo de que ha perdido la conciencia y los controles éticos de una conducta universal.

LA POBREZA: Estamos en épocas de jolgorio presidencial, los Fernández se abrazan, festejan, se felicitan. Sin embargo, sólo han logrado el 39,8% de los votos totales, o sea que el 70% famoso no era tal y, por el contrario, apenas son la primera minoría luego de tanta alharaca y carnaval.
La realidad, como ocurre últimamente, será la que pintan los medios y ellos se harán eco del “triunfo abrumador”. Pero hablemos de la realidad de la calle. Según estudios realizados por UDESA, la pobreza a finales de 2007 será mayor que antes de la crisis. Créase o no, los gobiernos de Duhalde y Kirchner sólo lograron y lograrán que estemos igual o peor que durante el pésimo año 2001.
Más datos: en 1998, el nivel de pobreza era del 30%; en 2001, de 38%; en 2002, con el hoy desaparecido Duhalde (¿se acuerdan cuando se fue y varios analistas lo trataban como un estadista?), llegó a la friolera del 57%; y hoy estamos en el 40%.
Lo maravilloso de todo esto es que estos índices ocurren en los años de mayor crecimiento en Latinoamérica de la última década -Uruguay el 12%, Argentina el 9%, Venezuela el 17%-, ayudados por una coyuntura internacional extraordinaria.
Estos números y su resultado en el hombre común son insostenibles, es tan mala la gestión que a pesar del gran crecimiento al ciudadano común lo han olvidado, lo están embruteciendo y, lo que es peor, están empeñando las futuras generaciones al batir récords en desnutrición infantil y esconderlos bajo la alfombra.
Si nuestros dirigentes dejan de mirarse el ombligo y tienen un poco de generosidad (no olvidarse que esto a la larga es un boomerang), quizás se pueda revertir lo que se augura. Lo que se necesita es un poco más de conciencia nacional y políticas de Estado en un gobierno que a todas luces está errando los caminos, a pesar de lo que se dice y se vota. © www.economiaparatodos.com.ar




Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)