Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | March 24, 2017

Scroll to top

Top

Lunes 18 de mayo de 2009

Sé peronista, sé terrorista, pero no seas mentiroso

Néstor Kirchner ataca al liberalismo porque sabe que ese sistema le impediría manejar a su antojo los bienes públicos y avasallar las instituciones.

En su discurso de barricada, como ya es costumbre, Néstor Kirchner arremetió contra el neoliberalismo. El primer problema que tiene Néstor es que no existe el neoliberalismo, existe el liberalismo, ese mismo sistema político, económico e institucional que impulsó la limitación de los poderes absolutos de los monarcas que él pretende retener bajo una falsa democracia. Kirchner ataca al liberalismo porque sabe que ese sistema, entre otras cosas, le impediría manejar a su antojo los fondos de los contribuyentes, repartir privilegios entre empresarios amigos, avasallar las instituciones, etc. El solo hecho de que a Néstor y a Cristina se les caiga la baba cuando se abrazan con déspotas como Chávez o Fidel Castro, refleja las inclinaciones autoritarias que dominan la ideología del matrimonio, exactamente la inversa del liberalismo que tanto molesta a Néstor. Por eso, también, cuando uno ve cómo se abraza con esos déspotas, advierte que su discurso en defensa de los derechos humanos es solo una parodia, ya que, particularmente Fidel, ha sido uno de los dictadores más sanguinarios de la historia contemporánea. Ese mismo dictador sanguinario que tiene preso al pueblo cubano. ¿Cómo puede alguien llamarse demócrata y defensor de los derechos humanos cuando se abraza con dictadores de la peor calaña y, encima, con un dictador como Fidel que entrenó a terroristas para que dieran un golpe de Estado en Argentina, allá por los 70, para derrocar al gobierno de Juan Perón, el mismo al que en el teatro de La Plata, Kirchner reverenció?

Por eso, para los más jóvenes, aquellos que no vivieron los 70, es bueno informarles que Néstor Kirchner se abraza con los que querían, a sangre y fuego, tomar el poder para establecer una dictadura en Argentina desplazando a Perón. E, insisto, no pelearon contra un gobierno militar, pelearon contra un gobierno elegido en las urnas, el de Juan Perón. El mismo que echó de la Plaza de Mayo a los compañeros de ruta de Néstor. A los más jóvenes.

A los que no vivieron esos años, y a los no tan jóvenes que tienen poca memoria, les recuerdo que esos terroristas actuaron en forma distituyente (como dice Néstor) contra el gobierno democrático de Perón. ¡¿Qué mayor ofensa a la memoria de Perón puede haber que Néstor se abrace con aquellos que quisieron derrocarlo por las armas?! Pero, en la desesperada búsqueda de votos, Néstor es capaz de mezclar todo y usar a su antojo la memoria de Perón. Usó a Perón para su conveniencia electoral, sabiendo que él estaba del lado de los que quería derrocarlo. ¿O se olvida Néstor que fueron los montoneros y el ERP los que, durante el gobierno de Perón, asesinaban, secuestraban, ponían bombas y atacaban las instituciones de la república para hacer de la Argentina otro Vietnam? ¿Con qué derecho viene a hablar Kirchner de ánimo destituyente de aquellos que piensan distinto a él, si Néstor y su esposa se la pasan cantando loas a quienes atentaron contra el gobierno del líder del peronismo? Parafraseando a Jack Rueff, podríamos decir: sé peronista, sé terrorista, pero no seas mentiroso.

Dejando en claro, entonces, que no es justamente Néstor el que puede hablar de ánimo destituyente, veamos otro de los puntos que lo más jóvenes no saben. Néstor se ha lanzado a estatizaciones masivas. Para quienes no padecieron las empresas estatales, les recuerdo que en la época de ENTEL, conseguir que a uno le conectaran una línea telefónica, le insumía años. Los avisos clasificados de ventas de propiedades salían con la aclaración de si la propiedad tenía o no teléfono. Ni que hablar de la gigantesca empresa estatal YPF, que era la única petrolera del mundo que perdía plata. O de Gas del Estado que en invierno no proveía gas ni para hacer una simple tostada para el desayuno. O del puerto de Buenos Aires que había sido declarado puerto sucio porque los barcos demoraban días esperando para cargar, con el consiguiente costo para las empresas navieras. Hoy nos quieren vender que las estatizaciones son un símbolo patrio y en defensa de los ciudadanos, cuando todos sabemos que son empresas ineficientes (las privadas también pueden ser ineficientes pero tienen como castigo del mercado la quiebra) y llenas de corrupción. Si el señor Moreno, que ahora va a manejar una empresa papelera, es tan buen empresario en ese rubro, porque no convence a accionistas privados de comprarla y manejarla él, en vez de estar jugando al empresario con los fondos de los contribuyentes. Los errores de Moreno, no los va a pagar ni él ni Néstor, los va a pagar el contribuyente con sus impuestos para sostener empresas que pierden plata, caso actual de la estatizada Aerolíneas Argentinas.

Néstor también dice que el liberalismo destruyó la industria a favor de los servicios. ¡Qué escasos conocimientos de economía tiene! La industria, para ser eficiente, tiene que ser capital intensiva. No mano de obra intensiva. Y para ser capital intensiva, necesita tener acceso a un mercado de capitales que ofrezca créditos a tasas pagables. Néstor se encargó de destruir el mercado de capitales, con lo cual condenó al sector industrial a ser ineficiente porque tendrá que ser mano de obra intensiva, en vez de capital intensivo. Y para poder ofrecerles esa mano de obra intensiva, Néstor tendrá que licuar los salarios. Hacerlos artificialmente baratos. Néstor dirá que defiende a los trabajadores y que busca la redistribución de los ingresos, pero en la práctica sus políticas destruyen el nivel de vida de los sectores asalariados.

Por otro lado, pareciera ser que Néstor no está al tanto de los avances tecnológicos. Así como en su momento era el sector agrícola el que más puestos de trabajo directos creaba, con el invento de la máquina a vapor dejó ese lugar a la industria. Y con el desarrollo de bienes de capital sofisticado, la industria dejó de ser la gran creadora directa de mano de obra para transferirle ese puesto al sector servicios. No es este proceso un conflicto entre sectores, es un cambio de métodos de trabajo. De conformación de la estructura de costos. Nadie dice que tiene que desaparecer la industria, sino que tiene que tener acceso a un mercado de capitales que le permita ser capital intensiva para llegar a la eficiencia. Siguiendo el razonamiento de Kirchner, Argentina podría retroceder hasta la época en que se araba la tierra con un buey. Para él, el progreso no es la creación de puestos de trabajo bien remunerados a partir del stock de capital por trabajador. Para él el modelo es tener salarios bajos y sistemas prehistóricos de producción.

En definitiva, Kirchner parece detestar el liberalismo por dos razones fundamentales: a) institucionalmente limita el poder de los gobernantes, algo que no acepta por su ideología autoritaria y b) el liberalismo crea condiciones de crecimiento económico que obliga a los empresarios a pagar mejores salarios por los incrementos de productividad gracias a la inversión. Eso implica perder el clientelismo político. Esto es muy evidente, ¿cuál es el último refugio que tiene Néstor para las próximas elecciones? El segundo cordón del Gran Buenos Aires, que es una de las zonas más pobres del país. En el resto puede llegar a salir tercero. Es obvio, entonces, que Néstor ataque al liberalismo, porque al permitir el progreso material de las personas, se acaban los punteros, los subsidios y el clientelismo. El liberalismo impide el uso electoral de los pobres porque reduce la pobreza a niveles mínimos.

Néstor sabe que si él pierde las elecciones no viene el caos. En todo caso lo que sabe es que si pierde las elecciones, el caos se le viene a él porque comenzarán a abrirse puertas para investigar el uso sin control de los fondos públicos. Ese es su verdadero dilema. Que salgan a la luz 6 años de gobierno sin control. El control que exige el liberalismo y por eso lo ataca. © www.economiaparatodos.com.ar


\"\"
Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)