Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | October 17, 2018

Scroll to top

Top

Lunes 21 de abril de 2014

Se resiente la economía por no poder importar

Se resiente la economía por no poder importar

Desde enero pasado el Gobierno les ha suspendido los pagos de sus importaciones a muchas empresas pymes

Panorama argentino

Pero el tema que sigue preocupando cada vez más en el mercado es la grave situación de muchas empresas pymes, que desde enero pasado el Gobierno les ha suspendido los pagos de sus importaciones. Consecuentemente, crece día a día la cantidad de las que ya no tienen los insumos que utilizan para fabricar diversos productos esenciales que complementan la producción de otros que resultan vitales para la economía del país y para cumplir con compromisos asumidos con compradores del exterior. Desde fin de enero pasado rige la suspensión de pagos que, de manera sólo verbal, decretó el Ministerio de Economía ante la falta de dólares y en espera del ingreso de fondos de las exportaciones de granos gruesos y productos oleaginosos, que entre abril y junio podrían sumar entre USD 10.000 o 15.000 millones. Mientras, los pagos de importaciones demorados, que en el exterior se los considera como un preanuncio de un inminente default del país, sumarían unos USD 4.500 millones, según se ha podido estimar. Para colmo de males, en los últimos días reaparecieron rumores de que el BCRA habría resuelto que, por ahora, no decidirá liberar las compras de dólares para pagar importaciones. Asimismo, y de acuerdo con esas versiones, se habría anticipado que sólo podrían autorizarse los pagos de importaciones de bienes de capital o de insumos imprescindibles para el funcionamiento de la cadena productiva. Con respecto a las importaciones y pagos de dividendos al exterior de las grandes empresas, a éstas se les habría reiterado que lo podrán hacer sólo en los casos en que, al mismo tiempo, ingresaren divisas por montos similares. Pero en el ámbito de los mercados tuvo fuerte repercusión un párrafo de la reciente nota del periodista Guillermo Cohan publicada en El Cronista, en el que anuncia lo siguiente: “Tal vez una fórmula para recuperar adhesiones en los sectores medios sea la salida del cepo cambiario. En Casa Rosada admiten que algo hay. Se sabe que el ministro Axel Kiciloff habla del tema con la banca extranjera. Y en la Jefatura de Gabinete deslizan que si se cumple con éxito la agenda con el Club de París, el FMI y los holdouts, el cepo podría levantarse el día menos pensado”. Pero a esta insólita situación se agrega ahora otro problema, como lo es el inminente fin del plazo para presentar la propuesta del Mercosur para el acuerdo comercial con la Unión Europea, cuya discusión comenzó en noviembre de 1999 y la Argentina es la que más lo obstaculiza. Y en ese escenario el MULC argentino cerró la cortísima semana pasada, durante la que nuevamente hubo un importante ingreso de divisas originadas por las prefinanciaciones de futuras exportaciones de grandes exportadores de granos concertadas con bancos del exterior. Así, y por no pagarse importaciones, el BCRA sumó a sus reservas unos USD 670 millones, aunque aquéllas se incrementaron en sólo USD 58 millones, por varios pagos que tuvo que hacer el ente monetario, sumando ahora, según cifra provisoria, unos USD 27.801 millones. En las tres jornadas hábiles los bancos operaron entre sí un total de USD 1.131 millones, con un promedio diario de USD 377 millones, un 52% mayor al de la anterior semana. El tipo de cambio cierre vendedor de transferencia que fijó el Banco Nación fue de $ 8,0010, volviendo a sostener una paridad casi fija del peso/dólar,  que en el mercado de futuros de New York a un año de plazo se operó el viernes a $ 11,0246.

Panorama internacional

El informe elaborado por los doce bancos estatales estadounidenses, denominado Libro Beige de la Reserva Federal (Fed), señala que las últimas informaciones sugieren que la actividad económica aumentó en casi todas las regiones de los Estados Unidos en las últimas semanas, desde la publicación de su anterior informe. En concreto, el gasto de los consumidores aumentó en la mayoría de las regiones, a medida que las condiciones climatológicas mejoraron y volvió el tráfico peatonal a las ciudades. Además, la evolución del turismo fue en general &"positiva&", con las estaciones de esquí registrando récords de temporada y unas reservas sólidas de cara al verano y la actividad manufacturera mejoró en casi todo el país. Asimismo, las condiciones del mercado laboral fueron variadas, aunque en general &"positivas&" y las presiones salariales permanecieron estables o fueron mínimas en la mayoría de las regiones, mientras que los precios se mantuvieron estables o ligeramente más altos, con la excepción de las presiones al alza en el sector de la construcción en algunas zonas. La Fed agrega que el mercado inmobiliario se comportó de forma variada en el país, aunque en general los precios aumentaron modestamente y los inventarios se mantuvieron en niveles bajos. Y al respecto, la presidenta de la Fed, Janet Yellen, afirmó en un discurso el miércoles pasado ante el Economic Club en Nueva York, y con tono optimista, que es “bastante plausible” que la economía estadounidense alcanzase sus metas de empleo y unos niveles de inflación saludables a finales de 2016. Para ello, confirmó que se mantendrá la tasa de interés de referencia en niveles cercanos a cero, una política que “endurecerá a medida que la recuperación proceda y se produzca una mejoría, para evitar exceder el objetivo”. La líder de la Fed dejó claro que terminarán con la política expansiva “cuando llegue el momento adecuado”. Mientras, del otro lado del Atlántico, el índice de precios al consumidor de los países de la Unión Europea disminuyó en abril hasta el 0,5%, dejando a la eurozona en peligro de deflación. Aquéllos presentan tasas negativas en España y otros cuatro países. Además, 15 socios del euro, incluida Alemania, registran tasas de inflación inferiores al 1%, situación que eleva fuertemente la presión sobre el BCE para que actúe en consecuencia. Al cierre del viernes en New York el euro se negociaba a USD 1,3814.

Fuente: http://www.abcmercadodecambios.com