Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | October 1, 2020

Scroll to top

Top

Lunes 22 de octubre de 2007

¿Seguiremos velando jóvenes?

Los casos repetidos de adolescentes que mueren a causa del consumo no controlado de alcohol, bebidas energizantes y pastillas exigen que los padres –en conjunto con las escuelas, el Estado, los medios de comunicación y la sociedad en general– pasen a la acción.

Otra muerte y nuevas reflexiones. Lamentablemente, una vez más es tarde. No hemos comprendido, a pesar de los pesares, que la prevención es el único camino posible para revertir situaciones no deseadas.

Padres, colegios, medios de comunicación y la sociedad en general toman conciencia recién ahora de la existencia de un problema que hace muchos años está presente y que parece que la única forma de enfrentarlo es a partir de la muerte. ¿Cuántas Camilas más hacen falta? ¿Realmente queremos cambiar esta realidad que sigue llevándose la vida de nuestros hijos? Permítanme, luego de cinco años intensos de trabajo en esta problemática, sentir una cuota importante de escepticismo sobre las verdaderas intenciones de cambio.

Es hora de dejar de velar muertos y dedicarnos a construir una cultura de la vida. Los adolescentes están reclamando la presencia de adultos comprometidos y coherentes, que pongan pautas claras y firmes que ellos puedan confrontar para crecer. Si seguimos pensando que esto les pasa a los otros, estamos perdidos. Esto nos esta pasando a nosotros.

¿Dónde está el Estado ocupando su lugar de protector social? ¿Dónde están los padres generando cambios en sus comunidades y con intenso protagonismo en la vida de sus hijos? ¿Dónde estamos como sociedad si no apostamos a las futuras generaciones de argentinos?

Lo que hoy nos preocupa, y que emerge con la muerte de estos adolescentes, es un grave problema. Sin embargo, no le estamos dando ni la trascendencia, ni el tiempo que merece.

Estamos frente a un problema muy complejo, que tiene muchos protagonistas y, por ende, debe trabajarse desde distintas áreas intensamente. Hablé de escepticismo, pero de ninguna manera de parálisis o desesperanza.

Siento una vez más que detrás del dolor existe la obligación moral del compromiso. Hacernos eco del problema sin proponer soluciones a esta altura me parece una omisión imperdonable.

Es hora de que los padres entendamos definitivamente que no alcanza con trabajar dentro de nuestras casas, que entandamos que hoy nuestra responsabilidad primera también está fuera del hogar. Debemos comprender que, junto a los otros, somos nosotros. No hay posibilidad real de cambiar este problema sin aportar soluciones: llegó el momento de los padres socialmente responsables. Esto no sólo es necesario, es imprescindible y, mejor aún, es posible.

La Fundación Proyecto Padres, una vez más, abre sus puertas, como lo viene haciendo desde el año 2002, para que padres, hijos y escuelas trabajen en conjunto y prevención, creando soluciones y ámbitos en donde la vida merezca el lugar de privilegio que tiene.

Creemos que una Argentina mejor es posible y que ésta se construye desde el presente hacia el futuro. El presente somos los padres, el futuro son nuestros jóvenes. Sin presente y sin futuro no hay historia que se pueda contar. Creemos que la historia de una vida plena y feliz merece ser contada. Si no salimos a hacernos dueños y protagonistas de esta historia, lamentablemente seguiremos velando jóvenes. © www.economiaparatodos.com.ar

El licenciado Adrián Dall’Asta es director ejecutivo de la Fundación Proyecto Padres.


\"\"
Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)