Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | October 25, 2020

Scroll to top

Top

Lunes 18 de julio de 2011

Sobra de todo, pero nada alcanza

¿Qué margen de ilusión sobre los resultados de octubre es razonable mantener luego del triunfo de la oposición en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires?

“Tengo un proyecto y hay que continuarlo; no se me pasa por la cabeza irme. Esto no fue un fracaso.”. No hay otra frase que sintetice mejor la forma de asumir la realidad en casi todos los ámbitos de la vida nacional. Si bien la cita pertenece a Sergio Batista, director técnico de la selección nacional de fútbol, pudo haber sido esgrimida, o podrá serlo, en lo sucesivo, por cualquiera de los exégetas del kirchnerismo.

No es novedosa la manera de negar las cosas. Han sido coherentes con su metodología desde el primer día, pretender cambios después de ocho años es insensato. Creer que la Presidenta y la larga lista de involucrados en las últimas ignominias –para no extendernos demasiado– reconocerán derrotas o problemas que ellos mismos causaron es no conocer la esencia intrínseca de una dirigencia que ha llegado hasta a comprar sus propias falsedades.

La persecución política que sufrieron los hermanos Noble fue de tal magnitud que no hay pedido de disculpas que sirva. Tampoco serían sinceras, convengamos. ¿Quién creería en un “perdón” dicho por Cristina? Es tarde. Los “gestos” no aportan un ápice cuando las conductas se han sobreactuado, transgrediendo hasta los límites más humanos. Desde luego tampoco es bueno observar, de pronto, como otros se suben al carro. Hacer proselitismo con un tema tan delicado es de una bajeza desmesurada. El equilibrio pende de un hilo.

Lo cierto es que fracasó otra de las operaciones políticas oficialista. Eso no invalida, claro, que sigan prosperando nuevas en los próximos días. No es éste un gobierno que se quede de brazos cruzados. No ejecutará políticas de Estado, pero es rápido para crear escenarios mediáticos que distraigan al ciudadano, ya sea con causas perdidas o con escándalos.

Volviendo al caso Noble Herrera, ya no hay resarcimiento capaz de reparar el daño. Muy posiblemente se insistirá en continuar con artilugios secundarios que dilaten, hasta después de los comicios, el final de lo que puede considerarse una de las vejaciones más palpables, llevada a cabo bajo un supuesto régimen democrático.

En este aspecto quizás sea más saludable el silencio. Si la Presidenta, o alguno de su séquito, intentan acicalar con palabras los hechos, se corre el riesgo de ver al escorpión aflorando detrás de cualquier adjetivo, sustantivo o adverbio.

Ahora bien, ¿de qué manera pueden explicarse situaciones maniqueas como esta, y otras tantas que continúan sin definiciones concretas, en un marco electoral caracterizado por irregularidades y absurdos en cantidad?

Sobra de todo y, sin embargo, nada alcanza para garantizar un final. El Ejecutivo está presionado, pero es su propio yugo el que le está apretando. No hay certeza plena de cuándo podrá aflojarlo. La oposición, incluso, a veces parece estar dispuesta a darle una mano.

Elegir significa optar. No obstante, de entrada estamos enfrentados a elecciones sin opciones. Hay teorías que sostienen que las internas obligatorias obrarán como la gran encuesta para vislumbrar aquello que ha de acontecer con posterioridad.

En rigor, y considerando que estamos en Argentina, esto puede ser un argumento racional, aunque no aporta un ápice ni es concluyente de lo que vendrá. Puede hablarse de cierta tendencia o clima predominante, no mucho más.

Un sintético racconto por los acontecimientos últimos nos encuentra en un escenario político donde los protagonistas son el atropello y la impunidad. No escasean la indignación y el asombro, pero a esta altura no suman, y pese a la contundente victoria opositora en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, garantizar que, finalmente, se va a reaccionar, suena más al deseo de experimentar madurez como sociedad que a razonamiento capaz de sustentarse en la jurisprudencia de nuestra historia nacional.

¿Cuántas veces se han celebrado triunfos que desilusionaron antes de que cante el gallo y terminaron siendo estrepitosos fracasos?

El clima de algarabía es verídico, halla su correlato en el resultado de la pasada elección y en las inminentes derrotas que se prevé han de golpear al Gobierno en provincias claves. No puede, sin embargo, dejar de recordarse que idéntico júbilo se percibió cuando en Misiones Carlos Rovira perdió su reelección, o cuando Julio Cobos daba su voto no positivo en el recinto, o mismo cuando Néstor Kirchner, en el 2009, debió reconocer que habían perdido (A“por poquito, y no en El Calafate”, claro).

Ni hablar de lo acontecido en Chubut donde se estuvo un mes sin saber quién sería el gobernador y, una vez definido que el triunfo había sido opositor, la “borocotización” no se demoró.

Y no se trata de matar esperanzas, ni ser “agoreros del mal” como catapulta el oficialismo a quien no acompaña su manera de pensar. Se trata, simplemente, de observar que:

– pese a que la libertad de prensa está coartada desde el momento en que se prohíbe vender un matutino porteño en un determinado comercio,
– pese a que hay consultores amenazados por no falsear datos,
– pese a que ya no hay modo de santificar a las Madres de Plaza de Mayo porque el oficialismo las ha utilizado, convirtiendo en negocio a los derechos humanos,
– pese a que Ricardo Jaime y Sergio Schoklender siguen caminando libremente,
– pese a que Cristina Kirchner da a conocer su futuro abuelazgo, pero no su declaración patrimonial, que debería interesar un poco más,
– pese a que el gobernador neuquino afirma que su provincia puede proveer gas mientras se pacta una contratación millonaria para traerlo de Qatar,
– pese a que se tilda de “operación mediática” a la falta de combustible y la crisis energética que hace mella en industrias con cortes programados,
– pese a que la captura cotidiana de mulas y droga en todos lados es negada por el jefe de Gabinete sistemáticamente,
– pese a que no hay vergüenza de crear medios gráficos donde instalar la mentira oficial, titulando por ejemplo: “Filmus gana la primera vuelta en Capital”,
– pese a que la repartija de fondos a Hugo Moyano no cesa, se “cajonea” el exhorto judicial, un sindicalista cercano es descubierto sacando del país 45 mil dólares sin declarar y se anulan arbitrariamente las elecciones de la CTA,
– pese a que la inauguración de Tecnópolis fue concebida como un oportuno acto proselitista por la simultaneidad con la Exposición Rural,
– pese a que los famosos aduladores que vociferan las bondades del modelo a profundizar solo lo hacen para aumentar su cachet “profesional”,
– pese a que los resultados del “Fútbol para Todos” y sus explícitos acuerdos monetarios son llevados a cabo en la mismísima residencia presidencial,
– pese a que la descalificación abrumadora del electorado porteño halla también eco en las voces del elenco oficial…

Y pese a tantos otros “pese” más… que aún exista la posibilidad de que este gobierno pueda continuar anula cualquier análisis que se precie de haber sido realizado con seriedad. No hay estructura lógica y racional en la cual apoyarse para explicar lo inexplicable que vivimos casi con normalidad. La duda acerca de qué ha de pasar una vez concluido el escrutinio final permanece inalterable.

Es verdad que hay países europeos con crisis importantes, mientras acá todavía el “rebusque” permite acicalarse y dar pelea para seguir adelante. Pero también es real que, en esos países, quienes hoy detentan el poder ni sueñan siquiera con perpetuarse en él. © www.economiaparatodos.com.ar


\"\"
Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)