Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | November 17, 2019

Scroll to top

Top

Jueves 1 de noviembre de 2007

Tailandia, la opción exótica

Todos sabemos que, a esta altura del año, la rutina, las preocupaciones y el cansancio se fusionan para dar como resultado esa necesidad inminente de desconectarnos de lo cotidiano. Es por eso que ésta es la mejor época para comenzar a planear unas merecidas vacaciones. Aquí, una excelente opción para serenarse, alejarse de la rutina y disfrutar del descanso al máximo.

Con un rico patrimonio cultural y paisajes distintos de gran belleza natural, Tailandia es realmente una tierra de una variedad deslumbrante y es una fabulosa opción para sus próximas vacaciones.

Su clima tropical no es ni demasiado caluroso, ni seco y tampoco es demasiado húmedo, por lo que es posible visitarla en cualquier momento del año.

Bangkok sorprende por su exclusiva comida, su arquitectura, el idioma, las costumbres y la religión. Todos estos ingredientes juntos satisfacen y avivan los sentidos. Lejos de la capital, en las playas de arena primitivas y los mares color esmeralda del sur o en las montañas del norte, los viajeros pueden disfrutar de la paz y la naturaleza al extremo.

La cultura tailandesa es palpable en todos los rincones del reino: en los ritos budistas que tienen lugar en numerosos templos, los festivales que se celebran a lo largo del año y los mercados del país, donde lo lugareños regatean educadamente por todo, desde la comida hasta la ropa.

Tailandia se divide en cuatro regiones. La llanura central está formada por veinticuatro provincias que son el corazón del país, con Bangkok en el centro. La red alimentada por la lluvia de los ríos y canales hace que ésta sea la parte más fértil de la nación, con inmensos arrozales, campos de caña de azúcar y gran variedad de frutas tropicales. Algunos de los poblados más antiguos se encuentran aquí, junto con templos deslumbrantes, grandes mercados y ruinas históricas.

La región del norte incluye cordilleras de montañas que no fueron abordadas por el hombre moderno: tienen enormes vistas accidentadas, cascadas y caminos con vistas extraordinarias.

Los primeros auténticos reinos tailandeses surgieron de lo que es ahora el norte de Tailandia. Por lo tanto, la región está dotada de una amplia gama de cultura y arquitectura tradicional que incluye algunos de los más majestuosos templos del país.

La región del nordeste es conocida como “I-Sam” y descansa en la meseta de Khorat” Allí, las costumbres tradicionales de Tailandia florecen día a día. Pueden verse y sentirse las influencias Lao y Khmer en las ruinas del antiguo templo, en la característica comida, en la arquitectura y en el dialecto de la región.

Por último, la región del sur rodea al golfo de Tailandia y al mar de Andaman y es una playa paradisíaca. Las islas dispersas a lo largo de la costa acentúan este refugio tropical donde el mundo parece más vivo y sereno.

La comida tailandesa, que es única y combina muchas especies e ingredientes, hace de cada plato un deleite particular. Es común encontrarse con sabores picantes, agrios, dulces y salados en una sola comida.

En materia de shopping, el regatear sobre la marcha es lo normal para comprar cosas en Tailandia, excepto en los grandes almacenes. Lo normal es ofrecer dos tercios del precio que se pidió al principio.

Por todo el país se pueden encontrar estadios de boxeo, hipódromos y campos de golf, como también salas de billar, clubes nocturnos, teatros, salas de conciertos, discotecas, museos, galerías de arte, cines, centros de masajes tailandeses, bares y zoológicos, que atraen a todos los que van a divertirse cualquiera sea la época del año.

Cuando el viaje termina, el reino deja a los visitantes el deseo de volver, ya que los olores, las vistas y los recuerdos de esta tierra y su gente permanecen imborrables en el pensamiento. Y es que Tailandia es una fiesta que siempre se llevará con uno. © www.economiaparatodos.com.ar


\"\"
Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)