Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | June 26, 2022

Scroll to top

Top

Domingo 16 de junio de 2013

Aumentan las presiones y quedan menos reservas

Aumentan las presiones y quedan menos reservas

Los operadores de cambio, tanto de los bancos como de los corredores de cambio, y también los gerentes financieros y de comercio exterior de las empresas viven hoy realmente muy complicados

Panorama argentino

Los operadores de cambio, tanto de los bancos como de los corredores de cambio, y también los gerentes financieros y de comercio exterior de las empresas viven hoy realmente muy complicados. Es que cada día que pasa se suman nuevas preocupaciones y aumenta la incertidumbre por las incoherencias e inconsistencias, con prepotencia incluida, que muestran las políticas intervencionistas del Gobierno en todos los mercados y, particularmente, en la difícil labor que desarrollan sus profesionales. Y esta situación parece no tener límites para quienes la manejan en forma personal y autoritaria: Guillermo Moreno, titular de la Secretaría de Comercio Interior, Ricardo Etchegaray, conductor de la AFIP, y Juan Basco, Subgerente General de Operaciones del BCRA. Y en ese escenario tan particular se suman nuevos hechos preocupantes. Ya muchas empresas exportadoras argentinas, especialmente de servicios, están instalando subsidiarias en Uruguay para vender sus productos desde allí, evitando impuestos y controles distorsivos. Varias cámaras empresariales de empresas importadoras están denunciando trabas a la producción y demoras en la aprobación de las declaraciones juradas correspondientes. Por otra parte, se ha sabido que la AFIP demora sin justificación alguna el pago de más de $ 600 millones a la agroindustria por devolución del IVA. Sin embargo, Ricardo Etchegaray respondió con un «Categóricamente no«, cuando le consultaron si aumentaría el impuesto a los gastos turísticos, que hoy es del 20%. Mientras, el MULC argentino sigue operando con restricciones que aumentan, mostrando como resultado más relevante el escaso volumen de las operaciones entre bancos que se realizan en los mercados electrónicos SIOPEL, del MAE, y el MEC, de la Asociación Argentina de Corredores de Cambio. En efecto, en las cinco últimas jornadas se operó un total de USD 1.092 millones, con un promedio diario de USD 218 millones, un 24% menor al del similar período anterior, pero cifra muy cercana a la de USD 228 millones, que resulta ser el de los cinco primeros meses del año. El Banco Nación fijó su cierre  vendedor de transferencia en $ 5,3300, volviendo así el BCRA a aumentar el porcentaje semanal de devaluación, al haber sido esta vez del 0,6%. Por su parte, el ente monetario pudo comprar en la semana unos USD 165 millones, pero su reservas, cuya caída preocupa, quedaron al cierre del viernes en USD 38.467 millones, mostrando una reducción en cinco días de USD 131 millones. En el mercado de futuros OCT, con volumen también muy reducido, el peso/dólar quedó operado sólo en los plazos más cortos, fin de Junio en $ 5,3650 y Julio a $ 5,4600, pero esta vez sin la intervención del BCRA, que ahora parece haber decido no operar todos los días. El martes pasado fue el último día que se mostró activo en ese mercado, poniendo ofertas de venta entre junio y enero de 2014, con precios que mostraban bajísimas tasas implícitas del 18 al 20% anual. En el mercado de futuros de New York a un año de plazo el peso/dólar cotizaba a $ 8,0493 (51%).

Panorama internacional

A última hora del viernes pasado se conoció la noticia de que los ministros de Comercio de la Unión Europea (UE) habían llegado a un consenso, tras una maratónica negociación, sobre el mandato para iniciar la negociación con los Estados Unidos de un tratado de libre comercio que, sin dudas, de concretarse resultará un notable hecho histórico. Mientras, la indudable importancia de las decisiones políticas que se tomen en Washington y Beijing han concitado toda la atención de los operadores y analistas en los últimos días. Todos esperan desde hace varias semanas una definición por parte la autoridad monetaria estadounidense y ahora también han puesto su atención en la posibilidad o no de que el banco central chino tome alguna medida para frenar la desaceleración de la economía de su país. Así, el dólar se beneficiaría no sólo si mejora la situación en la primera potencia sino también por si se mantiene débil la economía en el resto del mundo, lo que podría provocar que los Estados Unidos reasumiera su condición de refugio seguro y, consecuentemente, los flujos de capitales de largo plazo podrían ser invertidos de nuevo en activos denominados en dólares. Al respecto, algunos analistas apuestan por una corrección importante del euro en el mediano plazo, “porque antes o después, el dólar tendrá que asimilar que sus fundamentales son superiores a los europeos”, además de la repercusión que tendría la retirada de los estímulos monetarios por parte de la Reserva Federal. Por eso, la previsión sobre el futuro indica que podría ser posible un salto del dólar durante el último trimestre que lo llevaría a cotizar en los 1,20 por euro. Mientras, la incertidumbre sobre cuándo actuará la Fed mantiene tensionado a los mercados, aumentando la volatilidad de las monedas. La próxima reunión de política monetaria de la Fed se realizará mañana y el miércoles. Por su parte, los precios de la deuda de los Estados Unidos subieron el jueves pasado, las ganancias iniciales fueron limitadas después de conocerse ese día datos económicos mostrando que las ventas minoristas en la primera potencia del mundo subieron más de lo esperado en mayo, mientras que las solicitudes de subsidios por desempleo cayeron inesperadamente. Por esos motivos el mercado se tomó un respiro y los precios de la deuda, que ya habían subido en el día, mantuvieron sus avances. En las cinco jornadas pasadas el euro operó con marcada volatilidad intra day, entre 1,3180 y 1,3390 dólares, manteniéndose la incertidumbre y las dudas que los bancos centrales deberían disipar. Pero el viernes se conoció el dato de mayo sobre los precios al productor en los Estados Unidos, que sorpresivamente subieron un 0,5%, siendo éste su primer incremento en tres meses y, según se estimó, al mostrarse lejos del objetivo de la Fed del 2%, podría limitar el margen para proveer estímulo. Y en el mismo sentido jugó el dato sobre la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan, que cayó ligeramente en junio. Al cierre del viernes el euro cotizaba en el mercado de New York 1,3345 dólares

Fuente: http://www.abcmercadodecambios.com/