Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | November 30, 2022

Scroll to top

Top

Martes 27 de enero de 2015

Con el mal a cuestas

Con el mal a cuestas

A veces creo que los argentinos no podríamos vivir sin este estado de crisis perpetua

Es como si estuviéramos enamorados fatalmente de ellas. Un amor al estilo Montescos y Capuletos, condenados desde el vamos, perdiendo la vida no por magnas gestas sino por error.

De ser así, sólo me cabe decir: ¡Qué felices éramos cuando las crisis eran únicamente económicas! Bastaba que apareciera un nuevo ministro con un plan B o una tablita, y volvíamos a gozar esos “veranitos” que nunca entendimos, eran apenas galimatías, caminos cerrados sin salida… Hacíamos de un cáncer una gripe más. Pero cuando la crisis penetra el campo de los principios y la moral, cuando afecta la institucionalidad , la situación se complica por demás.

Pero acá estamos – con un muerto cuya sangre aún no ha secado -, con un pueblo azorado, espantado; y un gobierno ensimismado buscando estrategias para no ser ellos quienes deban enterrarlo. Si no fuera real, si no mediara demasiado espanto , la trama podría adjudicarse a Edgar Alan Poe, o a Bermard Shaw.

La realidad, sin embargo, no admite guión, sólo nos propone ser protagonista o ser espectador. Y la decisión en ese caso no puede atribuírsela a una Jefe de Estado. El rol de Poncio Pilatos no está disponible. Hace más de una década que está encarnado en Balcarce 50.

Cristina Kirchner se mantiene en una suerte de campaña proselitista eterna. ¿Le importa lo sucedido con el fiscal Nisman? Desde luego, pero le interesa porque debe buscar el modo de deshacerse del cuerpo, de quedar fuera de escena. Y a pesar del ahínco, de los vaivenes en sus “misivas”, de su desaparición física y su ensayo, prueba y error (pero no en el sentido popperiano), no halla forma de que así suceda.

La dama está mal herida, No puede salir ilesa.la sangre del fiscal la salpicó de pies a cabeza. Los duelos conllevan un tiempo que políticamente no se contempla. Si se estira más de la cuenta, Cristina tendrá que optar por las mismas opciones que ella le otorgó a la víctima: se “suicida” o la “asesinan”.
Valgan las comillas porque no será en sentido literal desde ya, sino en el teatro político donde puede terminar recibiendo un tiro de gracia que la quite de escena, como sucede cuando termina el contrato de un actor; o bajarse por sí misma al darse cuenta que no hay más letra para ella.

Los aplausos no se oyen como se oían cuando, aún perdiendo terreno, lograba resucitar como el ave fénix de lo que parecía ser la estocada definitiva de la realidad. La “obediencia debida” está urdiendo su final. ¿Cuántos son hoy los hombres leales a Cristina? La mayoría pegaría aliviada un salto previendo el ocaso. Pero el séquito de Presidencia recibió el mensaje. Ven a Nisman no como una víctima sino como una “advertencia” sin eufemismos, sin metáfora, sin rima, sin poesía.

El funcionario judicial se atrevió a dejar el elenco del relato oficialista para, en otra sala, ser protagonista . Tenía consigo el argumento, con comienzo, desenlace y final. Sin máscara, sin disfraz, en carne viva, muy al margen de las escenografías.

En carne viva también salió el pueblo a la calle la noche misma en que se conoció la noticia. No interesa un ápice en este caso las estadísticas. Se habrá observado que nadie se atrevieron a dar cifras. Muchos o pocos salieron del hastío que los sometía a ser títeres de un titiritero que les imponía el libreto de sus propias vidas. No solucionaron los hechos pero los confirmaron. Le otorgaron ese carácter sagrado al que aludiera el juez Carlos Fayt.

Sin necesidad de explícitar la gente le puso nombre y apellido a la bala que mató al hombre que, horas después, debía denunciar un pacto criminal rubricado por la mandataria e Irán. Hay formas de matar sin empuñar un arma ni ordenar a otro que lo haga. Se puede ser culpable por acto o por omisión. no hay vuelta que darle: la responsabilidad final de cuidar al fiscal la tenía la máxima cabeza del Estado Nacional.

En ese sentido, y sin que lo que escriba sea tomado como falta de respeto a la familia del occiso; percibo que el tiro a Nisman nos rozó a todos de un modo u otro. Lo que sigue ya no será la mera campaña proselitista, sino los intentos por hacerle olvidar al pueblo, el efecto colateral de lo que posiblemente alguno creyó un remedio, pero resultó peor que la enfermedad.

Si la herida deja de tener importancia por nuevos escándalos, distracción o algún artilugio que convierta por ejemplo una causa perdida en causa nacional (con propósito electoral), la llaga seguirá inerte pero sin cicatrizar. Y entonces, llegará el día en que nos veremos desangrar unos a otros por el contagio de la más vil enfermedad: la inconsciencia social.

Se puede donar un órgano pero si se dona la memoria, si se la rifa por apatía, o porque el olvido es mucho más liviano y ligero de soslayar, otros se harán de nuestros recuerdos y, consecuentemente de nuestra historia colectiva y personal.

Todavía no se dio sepultura al fiscal. Todavía hay dolor. Y el dolor enseña, el dolor hace madurar, el dolor pone las prioridades en su justo lugar. Quizás nuestro problema es que no supimos jamás cómo es que algo duela de verdad porque siempre apelamos a algún calmante fugaz.

Es hora de entender que anestesiarse no es curarse. Por el contrario, es una forma de perpetuar la enfermedad y sobrevivir a cuestas, con el mal.