Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | August 11, 2022

Scroll to top

Top

Lunes 24 de junio de 2013

El aumento de los tipos, un arma de doble filo para los bancos

El aumento de los tipos, un arma de doble filo para los bancos

Sin esfuerzo, no hay beneficios. Esto es cierto en el gimnasio y en los bancos que miran al posible fin de la era de tipos de interés excepcionalmente bajos

La rentabilidad de la deuda aumentó a raíz de las declaraciones del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, en las que confirmó que el Banco Central se planteaba reducir su programa mensual de compra de deuda. Esto aumenta las posibilidades de que los bancos dejen de estar sometidos a la presión de imponer tipos de interés excesivamente bajos a sus márgenes de interés, es decir, la diferencia entre lo que captan y prestan.

Aunque esta noticia es bienvenida, el beneficio tardará tiempo en percibirse, y sólo se vería parcialmente reflejado en los resultados del segundo trimestre. Mientras, los bancos tendrán que enfrentarse a varios factores negativos. El primero serán las pérdidas derivadas de las ingentes reservas que tienen las entidades en valores de deuda. Estas se han disparado en los últimos años, ya que los bancos han tenido gran abundancia de depósitos, pero han lidiado con una escasa demanda de préstamos.

Ante esta tesitura, se dedicaron a comprar deuda hipotecaria y bonos del Tesoro. Dado que el valor de estos activos se adapta a los precios del mercado, es probable que los bancos se enfrenten a importantes pérdidas incluso en el caso de que no los vendan. Esas pérdidas no aparecen en los resultados de los beneficios, pero los inversores no deberían pensar que no se acabará pagando un precio. Aunque las pérdidas no aparezcan reflejadas, afectan al valor en libros, que se contrastará con las nuevas normas de Basilea, un cambio con respecto a la actual normativa de capital.

Y las pérdidas podrían ser cuantiosas. Los datos más recientes de la Fed sobre beneficios no realizados de los bancos muestran que han caído hasta 18.100 millones de dólares a principios de mes con respecto a los 39.700 millones de dólares registrados a finales de 2012. Y podrían reducirse aún más dependiendo de la velocidad a la que siguen subiendo las rentabilidades.

El director de Bank of America (BofA) Bruce Thompson habló de su posible impacto en una reciente conferencia. BofA aseguró que una tendencia al alza de la rentabilidad a más largo plazo de un punto porcentual provocaría un aumento de 1.600 millones de dólares de los ingresos netos por intereses antes de impuestos. Un cambio similar, que implique un incremento de los tipos a corto y largo plazo, podría provocar un incremento de 3.700 millones de dólares. Thompson aseguró que esas ganancias tardarían entre dos y tres años en compensar las pérdidas que surgirían de las carteras de inversión de los bancos.

Sin duda, la mayoría de los banqueros estarían dispuestos a hacer esa operación, dado que las pérdidas derivadas de los valores acabarán desapareciendo y los beneficios perdurarán. Y grandes entidades como BofA, junto a J.P. Morgan Chase y Citigroup, han asegurado que el impacto del aumento de tipos en las inversiones en activos será limitado porque las carteras tienen una duración relativamente corta.

Pero no todos los bancos tienen esa posición privilegiada. Hay una amenaza más: incluso si las entidades están en buena posición, es probable que sus clientes no lo estén. Y, mientras los inversores intentan desapalancarse ante el posible cambio de rumbo de la Fed, los mercados financieros podrían verse seriamente alterados, lo que repercute en el sistema bancario. Por otra parte, los aumentos de los tipos podrían obstaculizar la recuperación económica y el débil crecimiento de los créditos.

Si los bancos, que en los últimos años han reforzado su capital, pueden capear cualquier temporal, sus perspectivas de beneficios acabarán mejorando. Y, si la convicción de la Fed de que la economía está recuperándose demuestra ser acertada, podría producirse el tan esperado crecimiento en los préstamos. Eso mejoraría la posición de los bancos. Lo difícil será pasar de la actual situación a ese futuro prometedor sin pasar apuros.

Fuente: www.expansion.com