Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | February 6, 2023

Scroll to top

Top

Miércoles 22 de enero de 2014

El dólar blue: Una cuestión estética

El dólar blue: Una cuestión estética

El “coqui” ha tenido el mérito de reflotar el “vodevil” que según una definición que encontré en internet dice que se trata de un género teatral que incluye un tipo de comedia ligera, con canciones intercaladas, de temas atrevidos y picantes, otra definición dice que es una comedia ligera destinada a provocar la hilaridad del espectador.

Se me ocurre que el vodevil podría estar emparentado con el sainete, una de cuyas acepciones nos dice que se trata de una situación o acontecimiento grotesco o ridículo y a veces tragicómico.

Pues bien “El coqui” con sus apariciones diarias que comenzaron como “conferencia de prensa” y ahora se han convertido en “vodeviles” o “sainetes” por lo grotesco o ridículo de sus dichos que lindan con lo tragicómico, por lo menos tuvo el mérito de revitalizar estos géneros ya casi olvidados.

Primero fue el impuesto a los bienes personales, luego la importación de tomates y ahora la comparación del precio del dólar “blue” con el precio de la cocaína que por el bien de todos debería ser ocultado por el periodismo, por los economistas, en fin por “…todas y todos…” para evitar posibles adicciones conspirativas por parte de los que creemos de buena fe, que hay inflación con índices ya muy preocupantes, que las reservas del BANCO CENTRAL están no solo en estado crítico sino que depuradas las cuentas estarían bastante por debajo de los actuales u$s 30 mil millones lo que podría ser más trágico que cómico, que el crecimiento se está amesetando, que no crece el empleo, que la pobreza aumenta, que la presión fiscal es asfixiante, que la emisión ya lidia con lo grotesco y que Kristina se ha convertido en una suerte de fantasma que paradójicamente en una de sus acepciones significa “Persona envanecida y presuntuosa”, desde ya cualquier similitud, la culpa no es mía sino de la Real Academia.

Pero volvamos al “blue” sin que nos escuche el “coqui” en Chile, Perú Brasil las monedas locales se han apreciado y la gente ahorra en su moneda local y además esos países no padecen escasez de moneda extranjera, ni

inflación, los índices de pobreza disminuyen y el crecimiento puede variar en su tasa de crecimiento pero siempre dentro de pautas razonables que permiten tener un sistema sustentable.

En esos países no es necesario “cuidar los precios” (sic) ni alterar las estadísticas ni mentir permanentemente sobre lo obvio.

Diría que todo en la vida debe tener una dimensión estética ya que la armonía y la apariencia tiene que ver con lo bello, con lo agradable con lo simpático.

Pues bien los “K” son antiestéticos, sus modales denotan falta de educación por su grosería, sus expresiones parecen más bien rugidos que como también lo dice la RAE, son gritos o dichos del hombre colérico y furioso, sus políticas carecen de armonía por ese motivo lucen enojados y desencajados.

La cuestión del “dólar blue” es una cuestión estética, mas que económica, es la falta de armonía entre la emisión de dinero y las divisas que puede obtener el país y el gasto público. ¿No se dan cuenta no escuchan la desafinación…? No entiendo como no les duelen los oídos…, obvio no hay peor sordo que el que no sabe o no quiere escuchar…

Pero no solo se trata de sordera, sino que esa incapacidad para distinguir lo antiestético de lo estético, los hace escuchar delirios que en sicología se define como una especie de confusión mental caracterizada por alucinaciones, reiteración de pensamientos absurdos e incoherencia que los lleva a las teorías conspirativas por parte de todos aquellos que vemos las cosas de otro modo.

El riesgo está a un paso que la “crítica” reciba el tratamiento de la “conspiración” y en nombre de ese delirio ya esbozado por el “coqui” “el vamos por todo” podría ser nuestro “cisne negro” que en verdad creo que ya es mas blanco que la nieve….

Pero en fin por lo menos la imaginación de la gente le dio al “dólar prohibido” un sentido estético al llamarlo “blue” ya que tanto el color celeste como el azul tiene que ver con el cielo, el espacio, la libertad….mientras no tengamos moneda el “blue” será nuestra esperanza a pesar del “coqui”,

como dijo Luis Barrionuevo, la mona chita estelar de nuestro vodevil o sainete que por lo menos por la vía del ridículo nos hace reír y por lo menos como “vodevilista” o “sainetista” cumple con su función de distracción diaria, claro si se repite aburrirá….y el aburrimiento fastidia, cansa, disgusta…y las encuestas ya nos muestran así…por lo menos a una mayoría