Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | October 1, 2022

Scroll to top

Top

Domingo 2 de febrero de 2014

Es la idoneidad… ¡estúpido!

Es la idoneidad… ¡estúpido!

La verdadera cuestión es la total y absoluta falta de idoneidad de todo el gobierno

“…..Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa. Caussidière por Dantón, Luis Blanc por Robespierre, la Montaña de 1848 a 1851 por la Montaña de 1793 a 1795, el sobrino por el tío. ¡Y a la misma caricatura en las circunstancias que acompañan a la segunda edición del Dieciocho Brumario!…”  Karl Marx.

En la Argentina los hechos se reiteran y los personajes no aprenden o prefieren no aprender, esto lamentablemente  viene ocurriendo más de dos veces, quizás la diferencia esté que lo que en origen fue tragedia luego se convirtió en reiterada farsa.

Nuestros dirigentes, semejan a una compañía de farsantes y parafraseando las acepciones de la palabra “farsa” diría que solo son capaces de representar obras dramáticas, desarregladas, chabacanas y grotescas, como lo son las llamadas conferencias de prensa de Jorge Capitanich o los twiter de Kristina o las guarangadas de Kicillof o las conductas de muchos empresarios, de muchos gremialistas y de la mayoría de los políticos que en general solo saben de tramoyas para engañar o que en definitiva son incapaces de proponer a la sociedad un programa de esfuerzo y trabajo en un marco ético y moral.

Todos piden que Kristina cumpla con su mandato lo cual formalmente correspondería pero nadie tiene el coraje y la valentía para proponer a la sociedad la necesidad de un juicio político a Kristina y a sus ministros por falta de idoneidad, profesional y ética.

¿DeK Vido, TimerKman, Kicillof (este viene con la K de origen) pueden continuar siendo MinistroKs…?

Los problemas que soportamos no son inducidos o consecuencia de hechos externos, sino de la incapacidad de nuestros funcionarios que todos sin excepción se recuestan en las estadísticas del INDEC para buscar supuestas virtudes fruto de una mentira sin precedentes.

Terminemos con la hipocresía, los problemas no son el dólar, la inflación, la pérdida de divisas, la baja calidad de los bienes públicos, la mayor o menor producción de granos, la caída del stock ganadero o el precio del rabanito que probablemente se convierta en el próximo desestabilizador.

La verdadera cuestión es la total y absoluta falta de idoneidad de todo el gobierno y si hubiera excepciones un justo juicio político nos diría quien sirve y quién no.

La falta de idoneidad se manifiesta en la desmesurada obsecuencia en la que caen muchos funcionarios que hoy creen que su “cursus honorun” depende de ser más Kristina que la propia Kristina como antes creían que había que ser mas Alfonsín que Alfonsín o mas Menem que Menem y así nos han llevado a que lo que en su origen fue tragedia, se convierta en inveterada farsa y lo grave es que ya se advierte la presencia de los futuros obsecuentes, muchos se repiten, que sin la vigencia de la farsa no serían nada, absolutamente nada.

¿Cuántos buscan Ahora la foto con Scioli o Massa o Macri?

Los obsecuentes son como los parásitos cuya primera acepción nos dice que se trata de un organismo vegetal o animal que vive a costa de otro de distinta especie, alimentándose de él y depauperándolo sin llegar a matarlo, si lo mata se queda sin negocio….

Solo me restaría decir que la “obsecuencia” también es cultivada para obtener beneficios personales en perjuicio de los otros y se da también en el sector privado, no solo es privativa de la política y así se instaura esa convicción que la “obsecuencia” es una hábil cualidad política.

Escribía Alejandro Katz en LA NACION del 31 de enero: “Suponer que el ruinoso final del actual gobierno es el fundamento de una nueva y mejor oportunidad es simplemente desconocer, de modo irresponsable y complaciente, que los muchos fracasos anteriores no han modificado las conductas básicas de los actores colectivos ni individuales en un país en el que cada vez es más difícil encontrar razones compartidas para vivir. Porque, en efecto, quienes aquí estamos lo hacemos fundamentalmente por razones privadas, una de las cuales es, muchas veces, tan sólo la imposibilidad de no estar aquí”.

En fin nuestro problema es la idoneidad y espero que algún diputado que es, muchas veces a mi pesar, mi representante, tenga la valentía de pedir en el Congreso de la Nación el juicio político a Kristina y a todo su gabinete, incluido el “papagayo de Kicillof.

Ese será el ejemplo que necesita nuestra sociedad, para que de una vez por todas se termine aquello de que

“Hoy resulta que es lo mismo

“ser derecho que traidor!…

“¡Ignorante, sabio o chorro,” generoso o estafador!

“¡Todo es igual!

¡Nada es mejor!¡Lo mismo un burro

“que un gran profesor!

“No hay aplazaos

“ni escalafón, los inmorales

“nos han igualao.

En definitiva….nuestro problema es la carencia de idoneidad del gobierno  y la sociedad necesita saber que hay mejores y peores y como gran hipocresía cada vez que Kristina necesita atención médica, no recurre a la medicina pública, esa es solo para los pobres….

Basta de vivir en la mentira….