Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | September 26, 2022

Scroll to top

Top

Domingo 31 de marzo de 2013

Informe de divisas

Informe de divisas

A nivel local, el tema central siguió siendo el tema del blue. En el exterior la Reserva Federal seguiría con la política expansiva un tiempo más.

PANORAMA ARGENTINO – La semana pasada, con sólo tres días hábiles por los feriados del jueves y viernes santos, resultó muy complicada por rumores y trascendidos de todo tipo referidos a lo que podría pasar en el futuro con el valor del dólar oficial. Mientras, el miércoles pasado en el mercado paralelo volvía a subir hasta $ 8,43, mostrando que el virtual freno de la actividad lograda en un principio, a través de la fuerte presión oficial ejercida por Guillermo Moreno, de poco había servido a pesar de que el polémico funcionario, que goza de la confianza de la presidenta, hace gala de conocer a quienes son los principales operadores que actúan en el mercado ilegal de cambios, denominado “blue”. Según los trascendidos que inundaron la plaza, hay quienes aseguraron que el gobierno preparaba medidas para ser anunciadas al finalizar la “Semana Santa”, siendo probable el desdoblamiento del mercado y la salida del “cepo cambiario” en unos meses. También hubo pronósticos sobre un dólar a $ 12 para fin de año y el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, anunciaba una posible subida controlada de precios hasta octubre y que, después de las elecciones, probablemente se dispondría una fuerte devaluación. Y en estos momentos de máxima tensión cambiaria, desde el BCRA parecería aumentar la posibilidad de que se tomen algunas medidas para quitar liquidez a los mercados y aplacar así las expectativas. Al respecto, se trataría de renovar la totalidad de los vencimientos de deuda y para lograrlo ya se han iniciado las presiones a las entidades bancarias para que actúen en consecuencia. En el último mes del año pasado, el aumento de la base monetaria había superado los $ 38.600 millones. Ahora, las dudas se centran en la posibilidad de que comience pronto un fuerte ingreso de dólares proveniente de las exportaciones de granos gruesos y, además, que la creciente demanda de financiamiento del Tesoro en un año electoral amenacen con volver a impulsar el crecimiento de la base monetaria. Pero es probable que el Gobierno no haga nada por el lado de las tasas de interés, que en los países civilizados es el principal instrumento para solucionar los problemas monetarios. En este escenario el MULC argentino funcionó, obviamente, con importantes limitaciones en las tres jornadas, siendo el volumen operado entre entidades de USD 650 millones, con un promedio diario de USD 217 millones, mientras que en el mes fue de USD 202 millones y sumó USD 3.633 millones. El Banco Nación fijo su cierre vendedor del dólar transferencia en $ 5,1220, con un ajuste al alza semanal de 0,2%, en el mes de 1,5% y en el año 4,1%. Por su parte, el BCRA pudo quedar con un saldo positivo de USD 70 millones, habiendo podido agregar a sus reservas durante marzo sólo unos USD 80 millones, por lo que quedaron sumando al cabo del mes unos USD 40.600 millones. En el mercado de futuros de New York el peso/dólar cotizaba a un año, al cierre del jueves pasado, a $ 7,7112 (50,5%), mostrando claramente este dato las expectativas negativas que hay sobre el futuro de la situación económica en la Argentina.

 EL FUTURO CERCANO DEL EURO SIGUE SIENDO BAJISTA

PANORAMA INTERNACIONAL – Finalmente, en la madrugada del lunes pasado la “troika” (BCE, la Comisión Europea y FMI) logró un acuerdo con Chipre y para su rescate recibirá 10.000 millones de euros que servirán para evitar su quiebra y consiguiente salida del euro. A cambio, el país mediterráneo deberá sacrificar a sus dos principales bancos, el Laiki Bank y Bank of Cyprus (BoC), y el Banco Central dispuso una quita forzosa del 37,5% sobre los depósitos en los bancos de más de 100 mil euros, que luego se transformarán en acciones. La medida fue recibida con fuertes protestas por los ciudadanos chipriotas. Así, el Eurogrupo abrió la puerta para que en el futuro los países de la eurozona con problemas sigan el modelo chipriota para reestructurar su sistema financiero, lo que implicaría que los depósitos no asegurados, los de más de 100.000 euros, y los tenedores de bonos deberán contribuir a la recapitalización de las entidades con problemas. Por supuesto, el euro reaccionó a la baja  y tras haber cotizado el lunes temprano un máximo intra day de USD 1,3040, comenzaba así su derrumbe que culminó el miércoles con una caída de casi 300 pips al marcar un mínimo de 1,2750. Mientras, el presidente de la Fed de los Estados Unidos, Ben Bernanke, aseguró que las medidas de alivio monetario que están aplicando las economías avanzadas apoyan la recuperación y la estabilidad de precios en los propios países, al mismo tiempo que generan beneficios para la economía mundial. Cabe destacar que el dato sobre la confianza de los consumidores en la evolución de la economía estadounidense y su situación financiera personal registró en marzo una inesperada subida, informó el viernes la Universidad de Michigan, que atribuyó el avance al optimismo sobre el mercado laboral. Con muchos mercados cerrados por el feriado de la Semana Santa fue lógico esperar que no habría cambios importantes al cierre de la semana. Las principales monedas se consolidaban en rangos estrechos debido a la falta de volumen, con Chipre bajo controles de capital e Italia sin gobierno. Y el BCE se reunirá el jueves que viene para establecer su política monetaria, no existiendo ninguna posibilidad de cambio de reglas, mientras Draghi tiene poco o nada que ofrecer para cambiar el actual sentimiento negativo con respecto a la moneda común. En ese sentido, tanto los estudios técnicos como los fundamentales se alinean hacia otra ronda bajista de la moneda única, siendo 1,2660 un posible objetivo para esta semana, mientras que si ese nivel es quebrado podría llegar a probar en la zona de 1,2410. Cabe recordar que los europeos adelantaron sus relojes una hora en la madrugada de ayer domingo. Al cierre del viernes en Londres el euro cotizaba a 1,2820 dólares.