Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | May 24, 2022

Scroll to top

Top

Viernes 17 de mayo de 2013

Internet: la reconversión laboral

Internet: la reconversión laboral

Mi visión de internet a propósito de un tweet de Andy Jude

A raíz de un tweet que leí de Andy Jud sobre internet se me ocurrió escribir esta breve nota. Andy Jud decía en su tweet que a pesar de sus virtudes internet también mató muchos puestos de trabajo. La afirmación de Andy es correcta, sin embargo tiene otro lado, como le respondí: también se crearon miles y miles de puestos de trabajo. La realidad es que todo avance tecnológico genera cambios en la forma de trabajar.

Es cierto que la aparición de internet destruyó puestos de trabajo. Por ejemplo, hoy no hacen falta tantos cajeros en los bancos. Muchas transacciones se realizan por home banking. En una sucursal no hay más de dos cajeros para atender al público. Tampoco las secretarias tienen que pasar a máquina notas de sus jefes y han desaparecido puestos de trabajo en los diarios que antes se diagramaban a mano.

Otro caso, en 1985 comencé a publicar todos los domingos una nota de economía en el diario La Prensa cuando era dirigida por mi amigo Maxi Gainza Paz. En esos años escribía la nota a mano, luego la corregía, una secretaria la pasaba a máquina y luego un cadete, o yo la llevaba  personalmente al diario. Hoy estoy escribiendo esta nota, luego la reviso y la subo a mi portal. No hace falta el cadete que lleve la nota ni la secretaria que la pase a máquina. Desaparecieron puestos de trabajo y se aceleró el proceso de edición.

Yendo al punto de Andy, diría que es cierto que desaparecieron muchos puestos de trabajo con la llegada de internet pero se crearon miles y miles de nuevos puestos. Veo que en 2009 trabajaban en Yahoo 13.200 personas, en Facebook otras 3.000 y en Google 33.000 empleados, por citar algunos sitios muy famosos. Pero también están los programadores o los que diseñan páginas web que son nuevos puestos de trabajo.

Los avances tecnológicos revolucionarios como son internet producen saltos de productividad, destruyen puestos de trabajo y crean nuevos. Hasta unos años atrás tuve programas en TV por cable. Tenía que ir al estudio de grabación, grabar con los invitados y luego mandar el beta al canal para que lo pusieran al aire. Hoy este portal pone online videos y audios sin que me mueva de mi escritorio y comunicándome con gente que vive en el exterior. Los videos semanales que hacemos con José Benegas los hacemos el desde Miami y yo desde mi escritorio.

Cuando decidí concentrarme en esta idea de videos y audios por internet se la comenté a un amigo que sigue teniendo su tradicional programa de cable y me dijo: pero por cable me ven en todo el país. Mi respuesta fue: por internet te ven en todo el mundo. Y eso lo puedo comprobar con el Google Analytics que me muestra en tiempo real cuántas personas están entrando por segundo a mi portal, qué están viendo y desde que parte del mundo han entrado a mi portal.

Es cierto, el estudio de grabación y el canal de televisión tienen menos demanda, pero aumentó la demanda de trabajo de la gente que edita los audios y videos, los que suben los contenidos al portal, los que cuidan que no me vuelvan a hackear EPT y, sobre todo, me aumentó la productividad porque no tengo tiempos de traslado.

Hoy día puedo ver datos económicos a través de internet sin moverme del escritorio. Desde mi escritorio puedo ver los datos de EE.UU., la UE o informes que antes había que esperar semanas que llegaran desde el exterior.

Por supuesto que internet puede dar lugar a perder el tiempo en horarios de trabajo, es más riesgoso para los chicos que pueden acceder a contenidos inconvenientes y otros problemas que puede generar la red. Pero internet es como un cuchillo, puede usarse para cortar el pan o para matar a alguien.

Lo cierto es que internet ha destruido puestos de trabajo, pero también es cierto que ha creado miles de puestos de trabajo en tareas que 20 años atrás no existían y ha mejorado la productividad si se hace un uso racional de la red.

Y, para ir terminando, diría que todavía está por verse nuevas formas de trabajo vía internet como educación en aulas virtuales, canales de televisión que posiblemente modifiquen el sistema de cable, diarios papel que posiblemente vayan disminuyendo en su tirada porque la gente los lee online y mil cosas más que ni podemos imaginar.

Por eso, sin hacer de internet un becerro de oro, podemos decir: bienvenido el cambio tecnológico por todos los nuevos puestos de trabajo que ha creado y todavía puede crear.