Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | March 1, 2024

Scroll to top

Top

miércoles 21 de agosto de 2013

La caída en los mercados emergentes no sorprende

La caída en los mercados emergentes no sorprende

La fuerza de las monedas de mercados emergentes siempre fue cuestionable.

La fuerza de las monedas de mercados emergentes siempre fue cuestionable.

Y su abrupto giro en las últimas semanas no debería ser una gran sorpresa.

Las escaladas de monedas como el real brasileño, la rupia india, la rupia indonesia, el peso mexicano, el rand sudafricano y, hasta cierto punto, el dólar australiano se basaron en dos factores:

(1) Los enormes flujos de liquidez mundial que inyectaron los principales bancos centrales tras la crisis financiera.

(2) La búsqueda de rendimientos fuera del Grupo de 10 economías desarrolladas, donde los rendimientos reales fueron recortados a cero o incluso menos.

A medida que bancos centrales como la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo aumentaban este flujo de fondos una y otra vez, los mercados emergentes se beneficiaban.

imageUn hombre cuenta sus rupias, una de las monedas que ha sido más golpeada recientemente.

Cuando el Banco de Japón salió a la palestra a comienzos de este año prometiendo relajar su política monetaria aún más con el fin de sacar al país de la recesión, el futuro de los mercados emergentes parecía asegurado.

Ciertamente, el interés de los inversionistas en estos mercados de altos rendimientos continuó creciendo incluso cuando la debilidad del dólar socavaba sus posiciones competitivas en una economía mundial en recuperación.

Una vez que retrocedió la amenaza inmediata de un colapso de la eurozona, el apetito de los inversionistas por el riesgo comenzó a recuperarse y los mercados emergentes saltaron al primer lugar de la lista de compras.

No obstante, en el minuto en que la Fed indicó hace un par de meses que la fiesta pronto terminaría, ya que comenzaría a reducir su programa de compra de activos, la suerte estaba echada.

La indicación de que el dinero fácil al que estaban acostumbrados los mercados se iba a acabar significó que los inversionistas volverían a usar el ojo crítico que en algún momento los mantuvo precavidos hacia los mercados emergentes.

Para empeorar las cosas, el aumento de los rendimientos del Tesoro de EE.UU., como consecuencia de las expectativas de la reducción de la compra de bonos por parte de la Fed, afectó los precios en todo el mundo; y en mercados de bonos clave, como en la eurozona, los rendimientos también registraban una presión alcista.

Esto no solo ha contribuido a que los mercados del G10 recuperaran su brillo; también significó que las preocupaciones sobre la recuperación mundial han reducido una vez más el apetito de los inversionistas por el riesgo.

La magnitud de este cambio en la percepción se hizo evidente no solo en la caída de los mercados mundiales de acciones, incluidos los de EE.UU., sino también en los datos recientes publicados por el Tesoro estadounidense, según los cuales los extranjeros están perdiendo rápidamente el interés por el mercado de bonos soberanos de EE.UU.

Las cifras de flujos de capitales internacionales estimaron que los extranjeros vendieron US$22.600 millones netos en bonos soberanos de EE.UU. en cada uno de los últimos tres meses.

«El rechazo de los extranjeros a los bonos del Tesoro, mientras las Fed se prepara a comenzar a reducir su compra de activos en septiembre, también ayudaría a explicar la reciente debilidad del dólar pese a las crecientes expectativas de una reducción de las compras y el alza de los rendimientos en EE.UU.», dijeron estrategas de Société Générale GLE.FR +0.06%en su resumen diario sobre monedas.

Esta abrupta caída de la percepción del riesgo tal vez esté ayudando a otras divisas del G10, como la libra, el euro y el franco suizo, a mantenerse firmes frente al dólar por ahora.

Pero esto probablemente significa que la liquidación de monedas de mercados emergentes podría intensificarse si las expectativas de la reducción de la Fed continúan ascendiendo.

Fuente: online.wsj.com