Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | August 13, 2022

Scroll to top

Top

Lunes 14 de julio de 2014

La impericia traba nuestro comercio con el exterior

La impericia traba nuestro comercio con el exterior

El sector que parecería ser en este momento el más afectado es el de la manufactura de autopartes, considerado el corazón de la industria del automotor

Panorama argentino

Ya resulta un hecho cierto la recesión que sufre la economía argentina, con el agregado diario de nuevos efectos y ahora especialmente los que tienen que ver con el ámbito del trabajo y la producción. Se van sumando así los datos y noticias sobre despidos, suspensiones y licenciamientos y hasta cierres de empresas, pero el sector que parecería ser en este momento el más afectado es el de la manufactura de autopartes, considerado el corazón de la industria del automotor. Paradójicamente, ha sido ésta una de las estrellas del crecimiento industrial de la última década y que finalmente ha resultado gravemente afectada por el “cepo cambiario”, que forma parte importante de la serie de medidas dispuestas por funcionarios del Gobierno que así siguen haciendo gala de una ya evidente impericia. Mientras, las exportaciones industriales muestran un deterioro que ya se puede calificar de “estructural”, a lo que se agrega una creciente dependencia de pocos mercados de destino. Pero lo que más preocupa ahora es el futuro, porque no hay ni siquiera señales de que el Gobierno esté dispuesto a modificar esa situación en el corto plazo, existiendo sí la posibilidad de que sea mantenida hasta el fin de año. Al respecto resulta un hecho comprobable el aumento de las exigencias para la autorización de operaciones, siendo en este aspecto las grandes empresas multinacionales las más perjudicadas. Además, a los bancos que han pedido autorización para girar dividendos al exterior se les exige que lo hagan con la condición de que ingresen luego inversiones similares, respetando el 1×1 establecido en su momento por el ex Secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Incluso, algunos días puntuales el ente monetario frenó hasta las módicas transferencias de divisas que hacen los bancos por el uso de tarjetas de crédito de sus clientes argentinos en el exterior y también ha dejado de autorizar la compra de dólares para ahorro por cuenta de los monotributistas. Y a este escenario, para nada alentador, se suma también la falta de novedades sobre las conversaciones en New York con los acreedores bajo la supervisión del abogado mediador designado por el juez Thomas Griesa. Y el MULC argentino tuvo que continuar así su limitadísima actividad mostrando un volumen de operaciones entre entidades casi similar al de la semana anterior, de unos USD 1.019 millones en las cinco jornadas, con un promedio diario de USD 255 millones. El BCRA impuso, porque no correspondió con la realidad, un cierre que el Banco de la Nación informó luego como su vendedor de transferencia en $ 8,1510, con un ajuste al alza del 0,2% con respecto al del viernes 4. El BCRA compró en la semana unos USD 360 millones, pero sus reservas, según cifras provisorias, sólo crecieron USD 150 millones, a USD 29.628 millones, mostrando en lo que va del mes una subida de USD 350 millones. Cabe agregar que en el mercado de futuros de New York el peso/dólar cotizó para el plazo de un año a $ 11,0035, que muestra una tasa implícita del 35% anual

Panorama internacional

El miércoles pasado la Fed de los Estados Unidos dio a conocer las actas de la última reunión de su FOMC, en la que se acordó poner fin al programa de compra de bonos en octubre, al tiempo que sus funcionarios se mostraron preocupados por el nivel persistentemente bajo que muestra la inflación. La Fed ha ido disminuyendo sus compras de bonos y de cédulas hipotecarias de manera progresiva desde enero, con la intención de terminar con los estímulos este año, pero el ente monetario nunca había dado una fecha para el fin de este programa, cuyo propósito es el de mantener bajas las tasas de interés a largo plazo y alentar a los inversionistas a buscar más riesgo, como en las acciones o la deuda corporativa. Esto, a su vez, pretende estimular los préstamos, el gasto, la inversión y la contratación. La Fed encara así decisiones difíciles en este momento y el ritmo de las subidas de las tasas de interés en los próximos meses. Mientras este debate cobra fuerza, los miembros del banco central han evitado ofrecer públicamente una guía clara sobre este tema. Aunque no esperan que las tasas se incrementen demasiado debido a los continuos obstáculos que tiene que sortear la economía, tampoco quieren dar a entender que se mantendrán en niveles históricamente bajos durante demasiado tiempo. Sin embargo, el jueves la presidenta de la Fed de Kansas City, Esther George, se manifestó partidaria de la idea de que una subida de las tasas de interés por parte de la Fed podría ocurrir más pronto de lo esperado. Pero otros dos hechos, considerados como históricos, conmovieron al mercado la semana pasada. En Uruguay se anunció la reglamentación de la Ley de Inclusión Financiera, recientemente sancionada en el Parlamento, que tiene como principal objetivo el de transparentar las operaciones financieras en el país, incluyéndose a la actividad inmobiliaria. Así, a partir del 1° de junio de 2015 regirán disposiciones que estimularán el uso de medios de pago electrónicos y la formalización de la economía, desalentando la posibilidad de que se realicen operaciones comerciales y financieras mediante dinero en efectivo, muchas veces producto del lavado o el fraude fiscal en el exterior. Y finalmente, pudiendo ser éste un ejemplo para la Argentina, el gobierno chino se ha comprometido a reducir su intervención en el mercado de divisas, según informó en un comunicado conjunto con los Estados Unidos, pero aclarando que disminuirá su intervención en la fijación del tipo de cambio del yuan/dólar cuando “las condiciones lo permitan”. China también anunció que incrementará la flexibilidad del mercado para que pueda reflejar el impacto de los datos macroeconómicos. La semana pasada el par dólar/euro se mantuvo casi sin cambios, habiendo operado en las figuras de 1,35 y 1,36, cerrando el viernes en New York a USD 1,3608.

Fuente: http://www.abcmercadodecambios.com/