Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | May 25, 2022

Scroll to top

Top

Lunes 30 de septiembre de 2013

Los dólares no alcanzan y caen más las reservas

Los dólares no alcanzan y caen más las reservas

Los inversores y bancos locales apuestan a que el Gobierno continúe devaluando el peso, quizá a un ritmo mayor al de los últimos cinco años

Panorama argentino

La expectativa que tienen sobre la suba del dólar en los próximos meses se ha disparado ya por encima del 30% anual, apostándose a que para fin de este año podría llegar a los $ 6,30 por dólar. Esto se fundamenta por la fuerte caída de las reservas que el BCRA no logra detener y que deteriora mes a mes su capacidad de respaldo frente a los pesos que hay en circulación. Los contratos de dólar a futuro que se negocian en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) ya han empezado a reflejar en sus precios tasa implícitas que tienen que ver con la realidad de una inflación cercana al 30% anual. Quizá por ese motivo el BCRA se ha retirado del mercado de futuros, tras que desde hace unas semanas dejara de ofrecer ventas a plazos posteriores a diciembre de este año. Al finalizar la semana pasada las reservas del ente monetario, según cifras no ajustadas, sumaban USD 34.813 millones, mostrando una caída en ese lapso de USD 187 millones y en lo que va el año la pérdida asciende a USD 8.477 millones, a un promedio diario de USD 47 millones. Y esto ocurre a pesar de que el BCRA continúa vendiendo dólares en el mercado para cubrir el faltante de dólares por el déficit comercial, realidad que demuestra el rotundo fracaso del cepo cambiario vigente desde octubre de 2011, que llevó la brecha entre el dólar oficial y el paralelo a más del 60%. Y en este escenario la actividad en el MULC argentino sigue casi totalmente restringida a satisfacer las operaciones relacionadas con nuestro comercio con el exterior, haciéndose cada vez más difícil el trámite de los importadores para conseguir que les autoricen el pago de sus compras. Las entidades bancarias operaron entre sí en las cinco jornadas un total de USD 1.379 millones, con un  bajo promedio diario de USD 276 millones que, no obstante, mostró un aumento del 12% con relación al similar período anterior. Por su parte, el Banco Nación fijó su precio vendedor de transferencia en $ 5,7900, habiéndolo ajustado al alza en la semana un 0,5%, esperándose que dicha suba en el mes alcance un 2,2% (28% TNA). Finalmente, cabe destacar que la calificadora de riesgo Moody’s decidió recortar la nota de dos bancos argentinos para advertir al mercado que atraviesan problemas de capitalización y de solvencia, decisión que podría alcanzar en breve a otras entidades, ante los problemas causados por la subida de las tasas de interés, aumento de la morosidad y las recientes disposiciones del BCRA relacionadas con las comisiones y tasas de interés que cobran los bancos. Y a todo ello se agregan la desaceleración del crédito y la pérdida del poder adquisitivo de los consumidores. En el mercado de futuros (NDF) de New York el peso/dólar quedó cotizado a un año de plazo a $ 9,1503 (58%). En el mercado local para fin de diciembre se operó a $ 6,2360 (29,7%).

Panorama internacional

El tema político en la eurozona se mantuvo en suspenso durante los últimos meses, a la espera del resultado del acto eleccionario que tuviera lugar el domingo anterior en Alemania, resurgiendo ahora la presión sobre la Unión Europea para que se ocupe de una larga lista de tareas pendientes. El enfoque alemán para los problemas de Europa quizás no cambie mucho tras las elecciones, en particular debido a que la canciller Angela Merkel seguirá liderando el país y, tal vez, habría que esperar un poco más para que el engranaje político vuelva a ponerse en marcha. Pero cualquiera sea la composición final del nuevo gobierno alemán, pronto deberá enfrentar decisiones sobre las necesidades de los países rescatados de Europa. Grecia podría necesitar un tercer paquete de ayuda y, mientras las peores tensiones en la eurozona parecen haber cedido, decidir la cantidad necesaria y las condiciones será difícil. Irlanda también necesitaría una línea de crédito en momentos en que busca regresar a financiarse en el mercado y el actual programa de rescate de Portugal vence a mediados de 2014, luego de lo cual podría tener problemas para volver a conseguir financiación del mercado, lo que potencialmente llevaría a un segundo rescate. Todo ello, sin dudas, se convertirá en un nuevo desafío para la UE. No obstante, es cierto que el sentimiento económico en la eurozona ha mejorado en septiembre, alcanzando un máximo de dos años, habiéndose percibido que la mejora ha sido generalizada en la industria, los servicios y los consumidores. Y en ese escenario el euro se mantuvo durante casi toda la semana pasada cotizando en las figuras de 1,34 y 1,35 dólares, con un máximo de 1,3565 que logró marcar el viernes, cuando el dólar era fuertemente presionado por la perspectiva de una paralización de operaciones del Gobierno de los Estados Unidos a partir de mañana, mientras en el Congreso se redoblaban las discusiones en torno a un proyecto de gastos de emergencia que los republicanos quieren usar para restarle fondos a la nueva ley de salud. Según los analistas técnicos la continuidad alcista de la moneda única podría continuar a corto plazo, con resistencias en 1,3567, 1,3610 y 1,3710, mientras que los soportes estarían en 1,3535, 1,3500 y 1,3470. La primera semana de octubre viene marcada por dos eventos importantes, como lo son las reuniones de política monetaria que mantendrán el próximo jueves el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón. Como conclusión, cabe destacar que es cierto que el mercado parece comportarse mostrando que gran parte de sus operadores han perdido la fe en los Estados Unidos, pese a que la mayoría de los últimos datos sobre su economía han resultado positivos. Al cierre del viernes en el mercado de New York el euro se negociaba a USD 1,3520.

Fuente: http://www.abcmercadodecambios.com/