Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | August 10, 2022

Scroll to top

Top

Viernes 5 de julio de 2013

Mejora climática presiona los precios – ¿puede cambiar la tendencia?

Mejora climática presiona los precios – ¿puede cambiar la tendencia?

El pasado jueves decíamos que las dos principales variables sobre las que iba a tradear el mercado de granos eran: el reporte del USDA del 28/6 y luego, sobre los pronósticos climáticos de corto plazo para Estado Unidos. Veamos lo sucedido en uno y otro sentido, para interpretar el movimiento de precios:

El pasado jueves decíamos que las dos principales variables sobre las que iba a tradear el mercado de granos eran: el reporte del USDA del 28/6 y luego, sobre los pronósticos climáticos de corto plazo para Estado Unidos. Veamos lo sucedido en uno y otro sentido, para interpretar el movimiento de precios:

Con respecto al informe del 28/6, el mismo contemplaba dos aristas. Stocks Norteamericanos al 1/6, se reportaron existencias inferiores a las que aguardaba el mercado – para trigo, maíz y soja -, dando muestra de la fortaleza con la que se viene comportando la demanda. Este dato, actuó como sostén de las cotizaciones de corta entrega. Luego, con referencia a la superficie sembrada en Estados Unidos, el dato fue bajista, dado que prácticamente se mantuvo el área que, para cada cultivo, había sido informada en Marzo. Esto último, decepcionó a la mayoría de los operadores, toda vez que se aguardaba que se aplique un recorte de la superficie sembrada de maíz y que parte de ello se traslade a soja. Conclusión, las planillas de cálculo del USDA continúan mostrando una superproducción de Maíz y Soja en Estados Unidos de cara al próximo ciclo, y esto sigue ejerciendo presión sobre las cotizaciones diferidas.

El clima, sigue con un comportamiento. Basta ver los datos reportados por el USDA el pasado lunes, referido al estado de los cultivos al 30/6: (*) Soja: mejoró un 2% la calidad de bueno a excelente, que pasa del 65 al 67%, marcando gran diferencia con el año anterior (45%). (**) Maíz: También tuvo la misma mejora en dicha calidad pasando de 65 al 67% (año previo 48%). Para las próximas semanas, las condiciones siguen presentándose favorables para la producción, y por lo tanto de confirmarse los pronósticos, continuaría la presión sobre las precios.

Dicho esto, las preguntas que nos hacemos son las siguientes. ¿Puede cambiar el rumbo de las cotizaciones?; La realidad es que todo puede pasar, pero revisemos las variables de las cuales depende que esto suceda:

* La producción norteamericana HOY, tiene una importante cuota de optimismo en sus estimaciones. Recordemos que la demora y la celeridad con la que se sembró el maíz, hacen que exista una gran concertación del cultivo expuesto a la etapa de floración en una sola semana, lo que añade una cuota de riesgo adicional en comparación con ciclos anteriores. Luego, habrá que confirmar la superficie – principalmente de maíz – ya sea, porque el impacto de las abundantes precipitaciones obligue a modificar el área sembrada, o bien, la superficie cosechable.

* Las cotizaciones tendrán que ser lo suficientemente atractivas para que Sudamérica intente repetir la superficie de la campaña pasada – básicamente en soja -. Si esto no sucede, las cotizaciones reaccionarán posteriormente, como consecuencia de la retracción de la oferta. Entonces, o los precios reaccionan antes para que siembre, o reaccionan luego porque no sembró. En este sentido, un factor de riesgo, es que la futura devaluación del real, podría hacer que Brasil, repita su superficie independientemente de contar con precios más bajos en dólares.

* La demanda, en todos sus componentes deberá continuar mostrando sus signos de fortaleza. Este viene siendo nuestro amigo fiel, y más allá de los distintos anuncios de política monetaria de las últimas semanas, no vemos grandes posibilidades de cambios significativos.

Pero cuidado, esto tampoco puede hacernos pecar de optimistas. La realidad es que, si bien la campaña en Estados Unidos arrancó con algunas complicaciones, cierto es, que la mejora climática está posibilitando acomodar el rumbo de las cosas. Tal es así, que la CTP para la nueva campaña (capacidad teórica de pago del exportador) es de U$S/ton 280 para soja y U$S 160 para maíz. ¿Entonces?, tenemos que estar preparados para ver bajas adicionales en el corto plazo, conforme el clima se siga presentando favorable para el desarrollo de los cultivos. Luego, nos resta confiar en que la presión de la Demanda, y la necesidad de una gran producción sudamericana, nos permitan ver un rebote en las cotizaciones.