Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | September 26, 2022

Scroll to top

Top

Lunes 26 de mayo de 2014

Retrasan pago de importaciones y frenan devaluación

Retrasan pago de importaciones y frenan devaluación

El jueves ocurrió el hecho más importante cuando en el MULC se pudo verificar que el BCRA mostraba una clara decisión de no autorizar pagos de importaciones mayores a los 300.000 dólares

Panorama nacional

El martes pasado, en las primeras horas de la noche, la presidenta Cristina Fernández se reunió con el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el presidente del BCRA, Juan Carlos Fábrega, para tratar de cambiar la nefasta expectativa  creada alrededor de los insistentes rumores de que ambos funcionarios discrepaban sobre las recientes medidas implementadas para frenar la inflación y ajustar la política cambiaria. Al respecto, después de la reunión con la presidenta, fue Fábrega el que tomó la iniciativa a través de un comunicado difundido por la tarde del miércoles, en el que rechazó «de manera enfática» las versiones sobre desavenencias entre la entidad y el Ministerio de Economía. Pero el jueves ocurrió el hecho más importante cuando en el MULC se pudo verificar que el ente monetario mostraba una clara decisión de no autorizar pagos de importaciones mayores a los 300.000 dólares, causando esa determinación fuerte preocupación en los sectores bancario y empresario, por las graves consecuencias que podrían derivar de tan insólita medida. Y aún más, cuando trascendió que el nuevo “cepo” podría extenderse por varios días. Sin embargo, hay algo más para destacar. El ministro Kicillof reunió a los banqueros y les dejó un mensaje contundente: “Veríamos con muy buenos ojos si ustedes logran inducir a sus clientes a no ingresar dólares al país a través del contado con liquidación, sino a hacerlo mediante el Banco Central”, sugiriendo que habría algún tipo de incentivo para ello. Mientras, las empresas monitoreadas por el Gobierno tendrán esta semana como último plazo para enviarle a la secretaría de Comercio los datos que pidió, normativa que más del 70% de los privados aún no han cumplido o lo han hecho con errores. Se trata de unas 300 grandes compañías productoras de alimentos, bebidas, productos de limpieza y consumo masivo, consideradas por el Gobierno como culpables de la inflación, las que recibieron en las últimas horas este nuevo reclamo. Axel Kicillof viajará este lunes a Francia con la intención, según se le encomendó, de lograr un acuerdo con el Club de París, descontándose que para lograrlo deberá aceptar sugerencias de los acreedores y conceder fuertes beneficios. Mientras, el FMI comenzará a revisar los datos de inflación y PBI informados por el INDEC, como lo indican las normas del Club de París para reestructurar la deuda que mantiene la Argentina con esa entidad. Por su parte, la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos analizará el 12 de junio próximo si le da lugar al caso de los “fondos buitre”. Finalmente, en ese escenario tan problemático y preocupante el MULC argentino funcionó según las estrictas pautas que le fijó el BCRA, como las ya señaladas. El excluyente propósito de evitar la pérdida de más reservas se pudo cumplir, después de que el BCRA comprara en el mercado, al cabo de las cinco jornadas, unos USD 440 millones, sumando aquéllas al cierre del viernes, según cifras provisorias, unos USD 28.508 millones, USD 117 millones más que al cierre del viernes 16.  El Banco Nación fijó su cierre vendedor de transferencia en $ 8,0640, sólo un 0,1% mayor al de la semana pasada, y el volumen operado entre bancos fue de USD 1.514 millones, con un promedio diario de USD 303 millones, un 2% mayor al de la anterior. En el mercado de futuros de New York el peso/dólar a un año de plazo cotizó a USD 11,1020 (38%).

Panorama internacional

La Reserva Federal dio a conocer el miércoles pasado las actas de la reunión del FOMC del 30 de abril, las que mostraron a los miembros del organismo centrando su atención en la discusión sobre las diversas opciones para normalizar la política monetaria, pero no tomaron ninguna decisión concreta sobre las herramientas a utilizar. El FOMC no vio ningún riesgo de inflación por el crecimiento del empleo, los problemas de la economía están «casi equilibrados» y ya no los hay significativos en el sistema financiero. Sin embargo, la Junta discutió herramientas para la «normalización» de los riesgos por la desaceleración de la economía en China y se destacó el descenso del mercado inmobiliario estadounidense. Sobre una hipotética subida de las tasas de interés, situadas entre el 0% y el 0,25% desde diciembre de 2008, algunos miembros consideraron que la Fed debería ser más clara sobre la llegada del momento en el que decidirá elevar el precio del dinero. En las últimas previsiones publicadas por el banco central que preside Janet Yellen, la mayoría de los miembros estimaba que esa subida se producirá a mediados de 2015. Asimismo, durante el encuentro, algunos miembros se mostraron cautelosos sobre la evolución de la economía al defender que era «muy pronto» para confirmar que el crecimiento es sostenido. Mientras, la mejora económica en los 34 países que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se ralentizó por segundo trimestre consecutivo en el primero del año, dijo el martes la organización con sede en París. La mayoría de sus miembros son economías desarrolladas e incluyen a Estados Unidos, Japón y Alemania. Mientras se espera que grandes economías en desarrollo, como China, se desaceleren este año, sembrando algunas dudas, los economistas anticipan que las desarrolladas contribuirían al crecimiento mundial. La agencia Standard & Poor’s comunicó el viernes pasado que ha subido la nota de la deuda española en un escalón, de BBB- a BBB, con perspectiva estable. Por otra parte, la agencia Fitch ha mejorado en un escalón la deuda de Grecia, subiéndola de B- a B con perspectiva estable, aunque mantiene valor de bono basura. El viernes pasado el EUR/USD alcanzó un mínimo de 3 meses en 1,3615 dólares, rompiendo finalmente debajo de la zona de soporte crítico y dando así respuesta al decepcionante dato de la encuesta IFO alemana, que mostró una caída en la confianza de las empresas locales por las señales de desaceleración de la economía en la eurozona. Según la analista Valeria Bednarik el euro sigue mostrando una tendencia potencial bajista por debajo de sus líneas medias, apoyando esta situación probables nuevas caídas. Un soporte inmediato es ahora la zona de precios de 1,3570, con una ruptura por debajo probablemente hasta llevar al precio hacia la zona de 1,3510/30. Por encima de 1,3670 la moneda única podría intentar una recuperación hacia 1,3710, pero será necesario un disparador importante para avanzar hasta 1,3745. Al cierre del viernes en el mercado de New York cotizaba a USD 1,3630.

Fuente: http://www.abcmercadodecambios.com/