Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | October 29, 2020

Scroll to top

Top

Lunes 22 de diciembre de 2008

De ollas, papelones y extradiciones

Un repaso de la actualidad política y diplomática en América del Sur.

En Paraguay comienzan a destapar la olla de Yacyretá

Como seguramente cabía esperar luego de la reciente derrota electoral del Partido Colorado, en Paraguay han comenzado a surgir toda suerte de denuncias de presuntos “episodios de corrupción” en torno al manejo de la controvertida Empresa Binacional Yacyretá. Por el momento, ellas aparecen en los medios informativos del Paraguay y avanzan lentamente en los tribunales.

Entre otras denuncias en marcha está la formulada por el propio Gobernador de Misiones (Paraguay), Víctor Hugo Pereira, quien denunció que los administradores anteriores del “Ente” en cuestión se habrían apoderado de fondos que estima serían del orden de los 18 millones de dólares. Pavada de “manotazo” eventual.

Según él, el hecho referido habría ocurrido durante la gestión administrativa del Ingeniero Paul Sarubbi. Aparentemente se habría aprovechado el aumento de generación eléctrica derivado de la elevación (en junio pasado) de la cota del embalse a los 78,5 metros, para escamotear -sin mayor disimulo- el producido económico del consecuente aumento del flujo. Se trata, sostiene, de unos 520.000 kilowatts adicionales que se habrían generado, cuyo producido supuestamente se ha “evaporado”. Esto representaría, siempre a estar a los dichos del gobernador, ingresos bien importantes, esto es del orden de unos 18 millones de dólares, los cuales aparentemente no se habrían contabilizado. Increíble, si fuera efectivamente así, por la enorme audacia que intentar (y hacer) algo así supone.

Siempre a estar a los dichos del aludido Pereira, ese dinero habría sido entregado “por debajo de la mesa” (que debió ser ciertamente muy alta) al mencionado Sarubbi. Todo un horroroso “souvenir” de su gestión, de resultar cierta la increíble historia denunciada.

También se está investigando lo sucedido en la llamada “Villa Magno”, esto es un conjunto de viviendas que, se dice, habrían sido pagadas, pero que nunca se construyeron. Lo mismo ocurre con algunos presuntos gastos publicitarios y de construcción o reparaciones (de baños, por ejemplo) que tampoco habrían dejado rastros materiales, lo que no es posible.

Como si eso fuera poco, la Corte Suprema del Paraguay acaba de abortar una acción contra el fallo de la Cámara de Apelaciones que dictó la nulidad de sentencias que condenaron al Ente Binacional Itaipú a pagar a una empresa proveedora en concepto de reajuste por la provisión de “bocaditos” por un período de dos años, la increíble suma de 10 millones de dólares. El caso es tan absurdo que la prensa paraguaya se refiere gráficamente al mismo como “el caso de las croquetas de oro”. La Corte, al rechazar el intento, tuvo que aclarar que los abogados de Itaipú, lejos de haber pedido el rechazo “in límine” de la acción, no se opusieron a la providencia que permitió que la causa llegara a la Corte.

Los llamados monumentos a la corrupción paraguayos siguen dando que hablar. Si es cierto aquello de que “cuando el río suena agua trae”, habrá que esperar sorpresas.

La candidatura de Kirchner en la Unasur no consigue consenso

Néstor Kirchner, probablemente el hombre público más descortés y con menos condiciones diplomáticas de la Argentina aspiraba -no obstante- a ser designado como Secretario General de “UNASUR”, la flamante “Unión Sudamericana de Naciones”, un nuevo ente regional que pretende excluir del diálogo a todos aquellos países considerados no “homogéneos” (eufemismo para apartar a los Estados Unidos y Canadá) que (pese a no estar su tratado constitutivo ratificado aún por sus Estados Miembros) acaba de reunirse -con pompa- en el coqueto balneario brasileño de Costa do Sauípe.

La aspiración de Kirchner generó, como cabía esperar, muy poco entusiasmo y bastante oposición, particularmente por parte de Uruguay, cuyo Presidente, Tabaré Vázquez, anunció a la Presidente pro-tempore, Michelle Bachelet, de Chile, que si Kirchner resulta electo su país abandonará “UNASUR”.

Drástica, pero no inesperada, decisión derivada del notorio, inmerecido y arrogante mal trato dispensado al país oriental por el matrimonio Kirchner con motivo del conflicto por la instalación de Botnia a orillas del río Uruguay. Mal trato que continúa pese a que la realidad es que Botnia no contamina.

Como consecuencia de ello, Bachelet decidió, prudentemente, no incluir la elección del Secretario General en el respectivo “Orden del Día” de la reunión.

La idea de los Kirchner era (aún a riesgo de quebrar a “UNASUR”) la de hacer que la reunión interpretara que la palabra “consenso” quiere decir “mayoría” y no “unanimidad”. De esta manera, pese al “veto” uruguayo y a la oposición de Chile, Colombia, Paraguay y Perú, Kirchner pretendía ser electo por “consenso”. Disciplinados los Presidentes “bolivarianos” que impulsan a Kirchner (en este caso, Hugo Chávez y Rafael Correa), argumentaron enfáticamente en esa dirección. Sin éxito alguno. La Presidente Bachelet, cuya diplomacia nacional, como la brasileña, sabe lo que hace, “no compró” el problema y sostuvo, con toda razón, que en diplomacia “consenso” es -siempre- sinónimo de “unanimidad”.

Lo mismo dice el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española, que aclara que “consenso”, cuando se trata de una corporación u organismo colegiado, quiere decir “asenso o consentimiento de todas las personas que la componen”. Más claro, el agua.

La solución adoptada por los doce países que conforman el “UNASUR” fue absolutamente “clásica” de la integración latinoamericana: “patear la pelota para adelante”. Total, nadie parece tener jamás apuro. Salvo por concurrir a hoteles caros, a malgastar el tiempo y el dinero de los demás.

Esto supuso demorar la decisión hasta el 30 de abril del año que viene. El Presidente del Paraguay, el ex obispo Fernando Lugo, quien asumió la presidencia “pro-tempore” del MERCOSUR (luego de que su país fuera responsable de hacer fracasar buena parte de los acuerdos que se pretendía alcanzar) aprovechó la ocasión para sugerir, profusamente, que ya se manejan “otras opciones” para el cargo que pretendía Néstor Kirchner, antes de sufrir el duro revés del que se da cuenta. Así será, seguramente. Ricardo Lagos, fuera de concurso en Chile, se asoma como alternativa. Que tiene más condiciones que Néstor Kirchner hay pocas dudas.

La “imagen negativa” de los Kichner que, por sus características personales, está en torno a un gigantesco 40% en su propio escenario doméstico, es también muy fuerte en el exterior, según queda visto.

En rigor, pocas de las iniciativas que los Kirchner proponen en política exterior alcanzan su objetivo. Basta recordar el rechazo (rotundo) de la comunidad internacional a la propuesta de Néstor Kirchner de designar a Venezuela como Miembro “No-Permanente” del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. O la empantanada iniciativa de hacer ingresar a Venezuela como “miembro pleno” al MERCOSUR, la que aún no ha podido superar el escollo de la “no-ratificación” de los Parlamentos del Brasil y de Paraguay, los que recién ahora parecen haber comenzado a encarar el tema. Todos fracasos muy significativos, que hablan de una “imagen negativa” de los Kirchner que se extiende en la región y más allá de ella.

Una vez más, los Kirchner regresaron a su país anunciando el “éxito” de su viaje, pero evidentemente con las manos vacías y, esta vez, desairados abiertamente por algunos sus pares. Y no sin razones.

Brasil niega asilo político al terrorista italiano Cesare Battisti

Cesare Battisti creía haber logrado evadir sus responsabilidades y alcanzado, como tantos, la impunidad. No obstante, fue detenido por la policía local, en Río de Janeiro, en marzo de 2007.

Había llegado al Brasil secretamente, con una identidad fraguada, luego de evadirse de la justicia de Francia donde era también objeto de un pedido de extradición de la justicia italiana que lo procura tenazmente para que, de una buena vez, purgue la pena correspondiente a cuatro homicidios cometidos en Italia en 1978 y 1979, cuando Battisti militaba en el terrorismo de ese país. En tiempos de los llamados “años de plomo”, claro está.

Battisti había, por años, sido beneficiario del refugio “de hecho” que François Mitterand confiriera insólitamente a todos los terroristas italianos que, llegados al país galo, se comprometían allí formalmente a abandonar la violencia. Un extraño “regalo” que constituía en simplemente conferirles una impunidad total, pese a los atentados por ellos perpetrados contra civiles inocentes en su país y pese a los derechos de sus víctimas, que para Mitterand simplemente no existían.

Cuando, luego de los gobiernos socialistas, Francia modificara sensatamente su posición dejando de lado la hasta entonces llamada “doctrina Mitterand” (que había beneficiado a Battisti), éste escapó al Brasil sigilosamente, en violación de los compromisos expresos de permanecer en el país que había asumido con la justicia de Francia, burlando entonces su buena fe.

De pronto detenido, hoy preso en Brasilia, Battisti está en espera de la decisión brasileña ante el requerimiento de extradición peninsular.

Muchos creían que Brasil no iba a hacer lugar al pedido italiano. Sin embargo, se equivocaron. El llamado “Conare”, un órgano especializado del Ministerio de Justicia del Brasil, acaba de decidir hacer lugar a la extradición de Battisti solicitada por Italia. Que es lo correcto.

Para ello denegó el pedido de refugio del delincuente que argumentaba que, de ser extraditado será “perseguido” en su país. Lo que no es así, desde que se trata simplemente de afrontar las gravísimas responsabilidades penales que le corresponden.

Ahora, conocida que fuera la decisión del “Conare”, es la Suprema Corte Federal del Brasil la que debe finalmente dar “vía libre” a la extradición de Battisti. Y no pareciera que existan motivos reales para denegarla.

A estar a lo publicado en el “Corriere Della Sera” por su corresponsal, Rocco Cotroneo, se trata no más que de “una formalidad”. Un paso casi administrativo. Luego Battisti regresará a Italia. Veremos.

El burdo disfraz de delincuente “político” asumido por Battisti no ha convencido a las autoridades brasileñas. Las gestiones de distintos “pro-hombres” de la izquierda mundial que se acercaron al gobierno de “Lula” intercediendo en su favor han (hasta ahora al menos) fracasado una tras otra. La hora de la justicia se acerca aparentemente para quien la ha burlado impunemente por demasiado tiempo.

De esta manera Brasil dejaría de ser (como la Argentina) un “refugio” o “santuario” para los ex terroristas. Cambiando la decisión recaída -en su momento- en los casos de Achille Lollo, Pietro Manzini, y Luciano Pessina, Brasil finalmente parece haber decidido no ser cómplice de la impunidad en la que se encuentran muchos que, habiendo asesinado a civiles inocentes han logrado escapar a su responsabilidad, despojando a todas sus víctimas de la justicia mínima que ellas reclaman y que naturalmente merecen.

Todo un cambio en la dirección del buen criterio y la razón puede estar a punto de concretarse entonces en un Brasil que parece haber madurado enormemente en el último lustro y que se aleja de posturas erróneas. © www.economiaparatodos.com.ar

Emilio Cárdenas se desempeñó como representante permanente de la Argentina ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).


\"\"
Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)