Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | May 23, 2019

Scroll to top

Top

Martes 10 de febrero de 2015

¿Distribución o creación? Esa es la cuestión

¿Distribución o creación? Esa es la cuestión

En el ámbito económico y político, existe una eterna discusión respecto de cómo disminuir –o en lo posible eliminar– la pobreza

Así, encontramos una gran parte de la sociedad que sostiene que el problema radica en una mala o injusta distribución de la riqueza, y que, por lo tanto, la desigualdad es un problema de suma importancia, pues refleja un defectuoso reparto de ella.

Imaginemos, por ejemplo, una torta de siete porciones, de la cual se alimentarán siete personas. Si cada una come una porción, habrá igualdad y, por lo tanto, no habrá pobreza.

Pero supongamos que una persona come cuatro porciones: esto implicará que las otras seis personas tengan que comer apenas media porción de las 3 restantes. Es decir que la mala distribución de la torta determinó que haya una persona que sobresatisfaga sus necesidades, a costa de las otras seis que pasaron hambre.

Para esta postura, la economía es, por lo tanto, un juego de suma cero, representado en el ejemplo por una torta de una cantidad limitada de porciones; en consecuencia, un desigual reparto determinará la existencia de pobreza, dado que lo que uno recibe de más le es privado a otro que no lo recibe. He aquí un grave error, ya que, en la vida, se puede cocinar.

En la realidad, las tortas pueden crecer. Si el panadero invierte en su producto, puede hacer que ahora la torta tenga, supongamos, 28 porciones y que quizá una persona coma más que el resto –digamos 10 porciones–, pero las otras personas podrán asimismo comer ahora tres porciones cada una, por lo cual –en comparación con el pasado– la situación, si bien es más desigual, es a la vez más beneficiosa para todos.

Si miramos hacia el pasado, algunos siglos atrás, notaremos que aquellos que mejor vivían eran los reyes, quienes tenían cientos de personas a su servicio, un enorme castillo para sus comodidades y cuanta comida desearan comer. Pero de manera muy distinta vivía la mayoría de la sociedad, cuyos integrantes debían trabajar muy duro e incansables horas para alimentarse. Sus casas eran precarias y carecían de las más mínimas comodidades.

Sin embargo, hoy la mayoría de las personas vive en buenas condiciones. De hecho, hasta los más ricos viven bastante parecido al resto de los mortales. Pese a las enormes desigualdades existentes y por más dinero que tengan, su esperanza de vida no es mucho más alta que la gente común y corriente. Ni siquiera sus comodidades son mucho mayores, ya que quizá manejen un auto de lujo, pero al fin y al cabo todos los vehículos cumplen la misma función. Quizá puedan comer caviar todos los días, pero el resto comemos alimentos en buen estado y en abundancia, los cuales sin dudas disfrutamos y satisfacen nuestras necesidades nutricionales.

¿Qué ocurrió para que haya cambiado tanto la situación respecto del pasado? ¿Los reyes distribuyeron sus riquezas? En absoluto, lo que sucedió fue que se ha creado riqueza cada año, incansablemente, sobre todo a partir de la Revolución Industrial. De esta forma, el nivel de vida se ha ido elevando –y lo sigue haciendo– pues, gracias a la innovación, la torta no para de crecer.

Por lo tanto, al ser el problema la pobreza –entendida esta como la carencia de recursos para satisfacer las necesidades básicas–, la solución no está en la distribución de lo ya creado, sino en la creación de lo aún no inventado.