Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | March 28, 2020

Scroll to top

Top

Jueves 27 de diciembre de 2007

La importancia del deporte

Muchos padres creen que la actividad física tiene una importancia secundaria. Sin embargo, no sólo es buena para la salud: las prácticas deportivas potencian virtudes y beneficios que van más allá de la prevención de problemas orgánicos.

“Mi hijo se llevó todas las materias menos música y educación física”, me decía –con bastante ironía– una madre hace pocos días en el consultorio. Esta frase, que uno ha escuchado muchas veces no hace más que reforzar el concepto de que la actividad física no es importante, ni para los jóvenes, ni para los padres, ni para los colegios.

Hace pocos días el Ministerio de Salud argentino hizo público una encuesta donde se evidenciaba que el 46,2% de la población no practicaba deporte en forma suficiente y que sólo el 50,9% tenía el peso acorde a su complexión física. Esta estadística, sumada a la presentada en el Tercer Foro de Desarrollo Infantil organizado por Ala y la Asociación Latinoamericana de Salud y Actividad Física donde menos de la mitad de los padres encuestados creían que sus hijo realizaban el deporte suficiente, despierta al menos una señal de alarma.

En los tiempos que corren, al igual que esta madre, muchos padres creen que el deporte es una actividad secundaria con pocos beneficios que resaltar, como si la práctica deportiva fuera una cuestión estética. Hoy sabemos que lejos de ser una cuestión menor el deporte y la actividad física potencian virtudes y beneficios que van más allá de la prevención de problemas orgánicos.

Un niño que se educa en un ámbito donde la actividad física es la norma crecerá aprendiendo valores, aprenderá a ganar y a perder, sabrá compartir y trabajar en equipo, aprenderá a respetar a compañeros y rivales, aprenderá a conocer sus propias limitaciones y porque no a superarse. La actividad física en grupos sociabiliza a los niños y le da un sentido de pertenencia, lo incorpora a un “equipo” mejorándoles la autoestima, ya que lo hace sentirse importante y necesario. Esto es imposible sin el apoyo incondicional de los padres, que son los principales educadores y responsables por antonomasia en la transmisión de hábitos y principios.

Durante la niñez la mirada de aprobación de los padres es capaz de transformar la peor derrota en una victoria, una frustración en un aprendizaje. La presencia de los padres estimulando el hábito de la actividad física deja una huella imborrable que acompañara a ese niño toda su vida. Este dato no es menor ya que luego, en la adolescencia, el deporte y la práctica de actividades físicas pueden ser un punto de contacto vital en la relación padres-hijos.

Compartir este tipo de actividades vincula a los padres con sus hijos en un momento del crecimiento donde la presencia de los padres es por momentos tan dificultosa como imprescindible. Y este vínculo puede profundizarse no solo con la práctica activa del deporte, también compartiendo la misma pasión desde el borde de una cancha o sentados ambos frente al televisor alentando los colores de un equipo.

El 98% de los padres encuestados creía que la práctica del deporte con sus hijos era beneficiosa ya que permitía armonizar y mejorar la relación entre ellos, paradójicamente solo el 8% lograba cumplir este objetivo. Aprovechemos este momento para cambiar nuestra postura frente a la practica de actividades físicas conjuntas, saltan a la vista sus innumerables ventajas. Si tenemos hijos chicos es el momento de encaminarlos y por que no encaminarnos a mejorar nuestra calidad de vida, si nuestros hijos ya son adolescentes, tenemos una buena excusa para generar una actividad que nos permita vincularnos más profundamente.

Visto de esta manera, caminar, correr o andar en bicicleta dejan de ser simples actividades físicas para transformarse en motores de cambio para que mejore la relación más importante que existe en el mundo, que es sin duda la que deberíamos tener con nuestros hijos. © www.economiaparatodos.com.ar

El doctor Diego Fernández Sasso es miembro del equipo de profesionales de la Fundación Proyecto Padres.


\"\"
Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)