Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | September 16, 2019

Scroll to top

Top

Jueves 8 de julio de 2004

Perú: camino a un peligroso paro general

En medio de denuncias de corrupción y parálisis presidencial, la oposición convocó a una huelga el 14 de julio. La medida está impulsada por el APRA, del ex presidente Alan García, y la CGTP, la central obrera. Las diferencias entre ambos grupos ya están haciendo ruido.

El gobierno del Presidente del Perú, Alejandro Toledo, es hoy probablemente el más débil de la región toda. Un sólido 76 por ciento de sus propios conciudadanos, al ser encuestados, se muestran partidarios del cambio de Presidente.

Toledo tiene una imagen de ineficaz, difícil de remontar.

A cada rato, a su alrededor, explotan acusaciones de corrupción, que desgraciadamente incluyen hasta a sus familiares cercanos.

Pese a que Perú crece -quizás mas por impulsos externos que internos- la popularidad de Toledo se ha evaporado. Tanto, que los observadores políticos creen que su situación política es casi irrecuperable. Prueba de ello es la suerte de “desbande” que el “Perú Posible” sufre en el Congreso, donde sus legisladores parecen estar huyendo de toda cercanía que los vincule al presidente, que de héroe parece haber pasado a ser un villano político, del que demasiados se alejan precipitadamente. Cual malón.

Como si realmente transitara por un andarivel absolutamente separado del de la realidad política, la inversión productiva privada en el Perú sigue, sin embargo, creciendo. Según las cifras, en el primer trimestre pasado, ella aumentó un saludable 8 por ciento respecto del año anterior. Lo que no es poca cosa. Y el gobierno, cuyos ingresos corrientes superan a los gastos no financieros, está ahora obteniendo saludables saldos superavitarios en el plano fiscal.

En la vereda de enfrente está ubicado, impertérrito, Alan García. Otro tremendo fracasado, al tiempo de gobernar. El líder del APRA, de regreso del exilio -sólo luego de que prescribieran las acciones de diverso tipo que, por corrupción, se acumularan en su contra- no cesa de disparar contra el gobierno con metralla gruesa.

El 14 de julio próximo tanto APRA, como la central obrera, CGTP, han organizado un peligroso paro nacional, que va camino a materializarse. Hasta ahora, conjuntamente. Lo que parecería garantizar el “éxito” del paro.

Pero la cordialidad entre ambas organizaciones huelguistas se acaba de quebrar. Porque García, a medida que se acercan las elecciones, aumenta su tradicional tendencia al “doble discurso”, alejándose del programa de corte “maoísta” de la CGTP.

La última “manzana de la discordia” parece haber sido la generada por la reciente decisión del “pragmático” García de manifestarse partidario de favorecer el ingreso de Perú al ALCA. Virando, naturalmente, de sus posiciones proteccionistas anteriores.

Esto enfureció, como cabía suponer, al dirigente sindical Olmedo Auris, que fustigó duramente a García. Desde el rincón del APRA se contestó, de inmediato, por boca del legislador César Zumaeta, recordando a la CGTP su notoria afiliación maoísta, pero sugiriendo, además, que la dirigencia de la CGTP quizás debería mirar un poco mejor, y más de cerca, los perfiles de bonanza que el milagro que la economía de mercado y el libre comercio generaron en la propia China. Para aprender del mismo, saliendo de un discurso retórico que ya no responde a la realidad del mundo.

Mientras tanto, Toledo, que procuraba estar de viaje por el exterior el día previsto para el paro nacional, podría tener que permanecer -obligadamente- en casa. Porque su Parlamento no parece estar demasiado dispuesto a darle la autorización necesaria para que pueda constitucionalmente hacer el periplo que pretende.

García está, queda visto, diseñando un nuevo discurso. Entre las prioridades que ahora aparenta abrazar están: la necesidad de mejorar la seguridad ciudadana, promover la austeridad administrativa, abrazar -como hemos dicho- el ALCA, impulsar la agricultura, y descentralizar la administración.

Un mensaje distinto del que, no hace mucho, lo llevara a la primera magistratura peruana, para fracasar ruidosamente. De allí los cambios de dirección que no lo acercan para nada al vector de los Chávez de la región, sino más bien al del recatado presidente Lagos, de Chile, lo que es toda una curiosidad, salvando las enormes distancias entre uno y otro.

Toda una sorpresa, por ahora. Pero, al final, depende de que usted esté realmente dispuesto a conferirle -o no- a García el “beneficio de inventario” político. A la luz de la historia reciente, eso no es nada fácil, ciertamente.

El llamado a paro nacional del 14 de julio próximo, más allá de las escaramuzas, sigue plenamente vigente. Para la CGTP peruana, la protesta significará una cosa. Para el disciplinado APRA, otra. Cada vez más distantes, una de otra. No obstante, el “pato”, como es habitual lo pagará la gente, que poco ganará con el paro y será molestada, impedida, y hostilizada por él. Y brindará una oportunidad a los violentos. Una lástima. Una más. Y ya son muchas. © www.economiaparatodos.com.ar



Emilio J. Cárdenas es ex Representante Permanente de la República Argentina ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).




Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)