Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | August 25, 2019

Scroll to top

Top

Jueves 22 de febrero de 2007

Restaurador de negocios

Metido en la industria de la hotelería y la hospitalidad desde su niñez en Beirut, Ghassan Sader se ha convertido en una especie de gurú en el negocio de transformar hoteles que no producían ganancias en operaciones rentables. Analiza aprovechar el boom turístico y venir a la Argentina.

Cuando Gus (así lo llaman en Estados Unidos) toma la administración de un hotel… se instala allí. Vive en el hotel día y noche hasta que la operación se vuelve rentable. Sabe cada secreto del negocio, desde la arquitectura práctica (aquella que viste y, al mismo tiempo, es fácil de limpiar y mantener) hasta los placeres de la cocina y el espíritu de cuerpo que debe infundir al personal.

Formado en la Escuela de la Hospitalidad Suiza en Glion y egresado con honores de la Universidad de Cornell en Nueva York, Gus Sader trabajó para todas las grandes cadenas hoteleras del mundo: Milton, Sheraton, Omni, Hyatt.

Su futuro, sin embargo, estaba en la administración directa de los establecimientos. El momento llegó en 1991. El mercado inmobiliario en los Estados Unidos atravesó un momento recesivo importante y Sader aceptó manejar el portafolio en convocatoria de 17 hoteles para el Great Western Bank. En tres años, Gus había logrado equilibrar y tornar rentables las 17 operaciones y el banco pudo revender las propiedades que, de otro modo, hubieran ido a su libro de pérdidas.

Quisieron retenerlo, pero para ese momento Gus Sader ya había comprobado que podía hacer de esa actividad su propia empresa. En 1994, abrió su empresa, la Hospitality Asset Services, que ofrece servicios de management para hoteles con problemas o con baja rentabilidad. Hasta ahora, ha restaurado a posiciones económicamente sustentables a 32 hoteles de las más diversas cadenas.

Uno de sus mayores logros fue volver a la vida la réplica japonesa del Castillo de Bückeburg, una copia ladrillo por ladrillo de su original alemán, que había sido transformado en un hotel de seis estrellas en una campiña japonesa de 6 hectáreas, un verdadero “lujo asiático” para un país sin espacio. Sader logró tornarlo rentable y el hotel con construcción de realeza se vendió por una millonada.

Su último desafío es el Mayfair Hotel (MH) en el downtown de Los Ángeles. Originalmente construido en 1927 como un fiel exponente de los “afluentes veintes”, el MH fue una estrella de la ciudad en el florecimiento del cine de los años 50 y 60. Decenas de películas se filmaron en su lobby y en sus habitaciones y las celebridades de Hollywood eran sus huéspedes constantes. Otros simplemente cenaban, tomaban el té o visitaban el hotel para “hacerse ver”.

Pero el negocio y el glamour del centro de la ciudad comenzaron a mudarse a Bel Air, Beverly Hills, Newport o Malibú y el Mayfair empezó a notar las diferencias.

En 2004, después de asesorar a varios jeques y príncipes en Medio Oriente para construir hoteles en las playas de Dubai, Gus aceptó el desafío de restaurar el brillo del MH. Al poco tiempo, ya había logrado obtener para el hotel la mención del mejor “Almuerzo Bufett” del downtown Los Ángeles, de acuerdo a una encuesta patrocinada todos los años por el diario Los Ángeles Downtown News.

Gus sueña con llegar a operar un hotel en Buenos Aires. Ama la ciudad y dice que se siente como en Europa cada vez que la visita. Con un fino paladar para detectar el buen gusto, Buenos Aires cautivó su estilo cuidado y respetuoso.

Aun conociendo el boom inmobiliario y particularmente turístico y de inversiones en bienes raíces de extranjeros en Puerto Madero, Sader prefiere la Recoleta. Cuenta que la zona aledaña al Hotel Alvear sería ideal para operar una propiedad reciclada como hotel o para tornar lucrativo un negocio del rubro que no esté funcionando como debe.

La determinación con la que habla permitiría asegurar que pronto lo tendremos entre nosotros. Mientras tanto, los que anden buscando gerente para un hotel que no funciona y lean esta nota, piensen en Gus. © www.economiaparatodos.com.ar


\"\"
Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)