Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | September 24, 2020

Scroll to top

Top

Lunes 25 de agosto de 2014

Tras negar que lo harían el BCRA ya devaluó el 29% en 2014

Tras negar que lo harían el BCRA ya devaluó el 29% en 2014

Mientras el viceministro de Economía, Emanuel Alvarez Agis, descartaba rotundamente una devaluación del peso el BCRA convalidaba la mayor suba del dólar transferencia desde el 23 de enero pasado

Panorama nacional

La Organización Mundial del Comercio (OMC) informó el viernes pasado que un tribunal especial de ese organismo falló en contra de la Argentina por las «medidas que afectan a la importación de mercancías», en respuesta a una denuncia realizada por la Unión Europea, Estados Unidos y Japón por las trabas comerciales impuestas por el país. El panel conformado por tres árbitros dictaminó que la Argentina violó reglas internacionales de comercio al comenzar a aplicar -en febrero del 2012- licencias de importación no automáticas pidiéndole, además, que tome las medidas necesarias para volver a respetar las normas internacionales de comercio. Según se informó, si la Argentina apelara la decisión y ésta fuera rechazada y a pesar de ello mantuviera aquéllas restricciones comerciales, los demandantes podrían pedir a la OMC autorización para aplicar severas sanciones. Mientras, la decisión del Gobierno de poner el domicilio del pago de la deuda con los bonistas sólo en jurisdicción de nuestro país generó numerosos comentarios y dudas en el mercado, aquí y en el exterior. Con respecto a los Boden 15, con vencimientos el año próximo por un total de USD 6.200 millones, tiene previsto el próximo pago del cupón de intereses para el 3 de octubre, por unos USD 220 millones, descontándose que el Gobierno ya cuenta con los fondos requeridos. Sin embargo, el gran interrogante es qué pasará con los que están depositados fuera el país. Al respecto no se descarta que el Juez Thomas Griesa disponga bloquear cualquier pago que deba hacerse fuera de la Argentina, razón que preocupa especialmente porque a esa situación puede agregarse la posibilidad de que el magistrado finalmente dictamine que el Gobierno entró en «desacato». Y en ese ambiente de preocupación e incertidumbre el MULC argentino sufría por perder volumen y actividad al reducirse fuertemente la presencia de los exportadores, que razonablemente esperan un mejor momento para ingresar sus divisas, mientras que los importadores no pueden acceder al mercado, impedidos por la fuerte presión del BCRA, que quiere evitar que una mayor demanda lo obligue a perder más reservas. Y así, en un permanente «tira y afloje» en donde ya no existen reglas del juego sólo parece reinar la insensatez y el autoritarismo. Un ejemplo de tal situación fue que mientras el viceministro de Economía, Emanuel Alvarez Agis, descartaba rotundamente una devaluación del peso el BCRA convalidaba la mayor suba del dólar transferencia desde el 23 de enero pasado, al fijar el cierre oficial del viernes en $ 8,40, mostrando una subida en la semana del 1,4%, en el mes del 2,3% y del 29% en lo que va del año. Y otro hecho insólito coronó la semana. Es que mientras desde la Secretaría de Comercio ordenaban frenar exportaciones de novillos y terneros para evitar la subida de los precios en las carnicerías, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Carlos Casamiquela, ofrecía carne argentina en Rusia. Finalmente, las reservas, al cabo de las cinco jornadas, cayeron unos USD 172 millones, por pagos de importaciones de energía y otros, quedando aquéllas sumando, según dato provisorio, USD 28.781 millones. En sus intervenciones diarias el BCRA quedó con un saldo positivo de USD 47 millones. El volumen operado entre entidades bancarias continúa disminuyendo por las razones expuestas, habiendo sumado en las cinco jornadas unos USD 665 millones, con una bajísimo promedio diario de USD 166 millones, un 31% menor que el del similar período anterior.

Panorama internacional

El miércoles pasado se publicaron las actas de la reunión del FOMC de la Reserva Federal realizada el 29 y 30 de Julio, las que ofrecen nuevas evidencias de un intenso debate en el seno de la entidad por el tema del desempleo. En dicha reunión se discutió la posibilidad de subir las tasas de interés antes de lo esperado, dada la evidente mejora del mercado laboral y de la aceleración de la inflación, aunque se decidió que era necesario tener más señales antes de concluir que era la postura más adecuada. «Muchos participantes -dice el documento- indicaron que si la convergencia hacia los objetivos ocurrieran más rápido de lo esperado, podría ser adecuado empezar a retirar las medidas de liquidez de la política monetaria antes de lo previsto». Sin embargo, también se mostró cierta preocupación sobre la contracción de la economía en el primer trimestre que, aunque parece ser temporal, provocó dudas sobre las perspectivas futuras, al igual que la crisis en Oriente Medio y Ucrania. Y el de las tasas de interés en los Estados Unidos siguió siendo el tema excluyente de la semana, que culminó el viernes con la reunión que realizaron ese día en Jackson Hole, Estado de Wyoming, los presidentes de los principales bancos centrales del mundo. Durante su discurso, la presidenta de la Fed, Janet Yellen se mostró un tanto ambigua sobre una posible subida anticipada de las tasas de interés en los Estados Unidos. La presidenta de la Fed ha reiterado que el regulador debe ser cauto a la hora de determinar cuándo estará la economía estadounidense lo suficientemente fuerte como para incrementar las tasas (actualmente en mínimos de entre el 0% y el 0,25%). Además, Yellen  advirtió de que ”endurecer la política monetaria antes de tiempo, mientras la inflación se encamina hacia el 2%, podría impedir la plena recuperación del mercado laboral». Por su parte, el titular del Banco Central Europeo, Mario Draghi, destacó que el crecimiento que ha experimentado la eurozona en los últimos meses confirma que la recuperación de los países integrantes sigue siendo «uniformemente débil». Draghi se ha mostrado confiado en que el paquete de medidas que anunció en junio proporcionará el impulso que necesita la economía, pero si las ayudas no son suficientes, aseguró que el BCE está dispuesto a hacer más. En ese escenario durante la semana pasada el euro se movió entre 1,3230 y 1,3400 dólares y al cierre del viernes en el mercado de New York cotizaba a USD 1,3240.

Fuente: http://www.abcmercadodecambios.com/