Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | January 20, 2020

Scroll to top

Top

Martes 11 de noviembre de 2014

Tras un octubre muy positivo aparecen los techos?

Tras un octubre muy positivo aparecen los techos?

Octubre fue un mes de fuerte rebote para el precio de los granos. El foco estaba puesto previamente en la gran oferta norteamericana, y de hecho cuando los rindes obtenidos en EEUU parecían llevarnos a niveles más bajos, la demora en la recolección de maíz y soja, junto con clima que retrasó la siembra de soja en Sudamérica y fuerte demanda por harina de soja inspiraron un rebote fuerte en octubre. Sin embargo comenzó noviembre, y de su mano llegaron los techos. La pregunta es ¿cómo seguirá ahora la película?

Más allá de la respuesta a esta pregunta lo cierto es que esta volatilidad nos hace recordar que el riesgo al que nos exponemos en las empresas agropecuarias es enorme. Gestinarlo y mitigarlo con herramientas eficaces es prioritario. Por ello estamos preparando el lanzamiento de nuestros programas para el año 2015. Puntualmente el 14 de noviembre se realizará una jornada abierta del MBA en agronegocios, donde podrás tomar contacto con los alumnos que actualmente cursan la carrera, intercambiar experiencias y ver como podemos ayudarte a incorporar estas herramientas a tu gestión.
Hay aquí dos elementos contapuestos: por un lado el positivo que es la demanda. Las exportaciones y embarques tanto de poroto de soja como de harina de soja son muy elevados, y hacen pensar que los stocks terminarán siendo menores que los previstos. Esto ya ocurrió el año pasado, razón por la cual los mejores precios aparecieron en los primeros meses del 2014. Sin embargo en el caso del maíz las operaciones están un poco más lentas, a pesar de que la conversión de grano en carne estaría dando resultados positivos importantes.
Por otro lado tenemos la cuestión de la oferta, y allí hay diferencias entre el maíz y la soja. Mientras que en soja se espera una mayor producción Sudamericana, partiendo de niveles ya de por sí elevados del año pasado, y muy altos de EEUU, en maíz todo apunta a una menor producción. Cierto es que EEUU representa la mayor parte del mercado, pero es importante tener presente que cuando el consumo interno de Norteamérica se disparó, de la mano del etanol, otros países como Brasil y Europa del Este tomaron la posta. Argentina no perdió participación, aunque no creció como podría haberlo hecho por las restricciones comerciales y las incertidumbres domésticas, pero ahora que los precios son más bajos, la contracción de producción podría generar problemas más adelante. Es por esto que en el despegue que estamos viendo, creemos que hay más espacio para el alza en maíz que en soja.
Pasando al trigo, mejoraron las condiciones en EEUU, con lluvias para la zona de cultivos que están generando buen nacimiento del trigo de inverno. Igualmente todo dependerá ahora de las condiciones en las que el cultivo pase el invierno. Necesita ahora nieve y temperaturas no tan bajas. Por otro lado en la recuperación de precios previa, la oferta de EEUU habría quedado muy cara respecto al resto de los oferentes. Habrá que seguir esto más de cerca.

Mientras ello pasa a nivel internacional, en Argentina los precios de la soja copian las alzas y bajas con demoras. A la baja los precios no caen tanto, y a la suba tampoco retoman tan fuerte. El diferencial entre Chicago y Sudamérica es el que se acomoda, haciéndose más chico a la baja y expandiéndose con mercados al alza. Por ello quienes piensan que podríamos tener un rebote de precios en algún momento, apuestan a tomar posiciones vendidas en el mercado local y compradas en Chicago,para así jugar con el diferencial.
En lo que hace a trigo la cuestión es bastante más compleja. Para el cereal de la vieja cosecha, las dificultades de la molinería ante un consumo de productos farináceos retraídos significa un problema grave. En el caso de la cosecha nueva, la exportación podría mejorar bastante los valores, pero tenía la dificultad de que no disponía de ROE VERDE. Pues bien, los mismos se anunciaron el jueves por la tarde, y ya el viernes los precios comenzaron a remontar. Sin embargo la autorización es parcial (1,5 mill.tt. incluyendo harina de trigo), y de ellos casi 1 mill.tt. ya estaría comprada por la industria.
Es importante tener presente que para Argentina hay dos mercados de relevancia: Brasil y el norte de Africa. En el caso de Brasil la cercanía y la protección del arancel extra Mercosur implican una ventaja muy fuerte, que hace que los precios puedan desprenderse de lo niveles internacionales. Pero cuando hay que competir en África del Norte, la variable precio es central, sobre todo con Rusia/Ucrania proveyendo cereal más barato y desde puesto  de entrega más cercanos al destino final.
Si bien hay que ver que pasará con la producción luego de las abundantes lluvias de primavera, sembramos para 12 mill.tt. Si bien tuvimos problemas, producir entre 10 y 11 mill.tt. no parecería descabellado. Si tomamos 10 mill.tt. y tenemos en cuenta que más allá de los stocks de seguridad que se elevaron a 1 mill.tt. tras el desastre del ante año pasado, quedarían unas 600.000 tt susceptibles de ser entregadas como ROE VERDE (se dieron 400.000 tt en forma reciente). Por ello podríamos estimar la oferta total en 10,6 mill.tt. Si el consumo interno son 6 mill.tt. quedarían todavía 4,6 mill.tt. para autorizar. En definitiva dar 3 mill.tt. en este momento no debería representar un riesgo. Esto no se hace por el temor al desabastecimiento del 2011/12.
De todas formas, si bien el anuncio se queda corto, al menos se otorgó algo pensando en los embarques que aparecerán en el corto plazo. La posibilidad de embarcar a partir del 15/01 hace pensar que no deberían haber mayores inconvenientes para que los exportadores reciban la mercadería comprometida.
El maíz viejo es manejado a la luz de las necesidades puntuales de los consumos, que cuentan con buenos valores de la carne ,pero que son un «mercado de trinchera» ya que son compradores atomizados, pequeños y con diferencias unos respecto a otros en cuanto a requerimientos de calidad, tiempos de entrega y forma de pago. Para cosecha nueva también se dieron ROE VERDE, esta vez 8 mill.tt. a partir de mediados de marzo, pero a diferencia del trigo los precios pagados son similares a los de la paridad de exportación.

Fuente: Austral Agroperspectivas