Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | April 5, 2020

Scroll to top

Top

Jueves 11 de marzo de 2004

Un subsidio para los futuros dictadores

Una reflexión sobre las posibles consecuencias futuras del recientemente creado Sistema Nacional de Medición de Consumos Culturales (SNCC).

El gobierno anunció formalmente el Sistema Nacional de Medición de Consumos Culturales (SNCC). La intención es realizar un relevamiento cualitativo y cuantitativo de los “gustos culturales de los argentinos… a fin de desarrollar políticas en materia de cultura y comunicación”.

La medición será exhaustiva y abarcarán todos los rubros de la cultura: música, libros, cine, videos, deportes, cursos de idiomas, religión, internet, turismo, televisión, radio y medios gráficos.

El funcionario Oscar Tangelman, uno de los responables del proyecto, destacó “queremos tener una visión de la identidad del país, saber quienes somos para poder vendernos en el exterior”.

Obviamente al evento asistieron personajes de la cultura y empresarios de los medios regocijados porque recibirán valiosa información en forma gratuita. El costo del proyecto lo paga el gobierno y es de $ 2 millones por año.

La iniciativa del gobierno es peligrosa, claramente un arma de doble filo. Un refrán reza que “de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno”. Un gobierno totalitario lo que mas necesita es información privada de las personas. El gobierno de Néstor Kirchner posiblemente no sea totalitario y, aunque mucho no se note, quizás aborrezca los totalitarismos. Las simpatías hacia Castro y Chávez siembran dudas en ese sentido. Sin embargo, supuestas buenas y románticas intenciones como la señalada, son auténticas herramientas que sin duda agradecerá un futuro y eventual dictador.

¿Qué le importa al gobierno si un número determinado de argentinos prefiere mas Harry Potter que el Señor de los Anillos? ¿cuál es la utilidad gubernamental de saber si las películas de Olmedo son mas graciosas que los gags de Francella?. ¿en qué nos beneficia saber si los recitales de Mercedes Sosa son numerosos que los de Soledad? o ¿si el canal cultural de Mona Moncalvillo y Bonasso (ATC) tiene menos rating que la repetición de “los pitufos” en un canal de cable?

En las democracias abiertas esa información es intrascendente. En las dictaduras es vital. Saber que prefieren los ciudadanos obnubila a los dictadores. No hay dictador que no haya intentado cambiar la “forma de ser nacional” o los valores del hombre medio.

El gobierno está financiando una herramienta inútil y costosa para la democracia pero vital para los dictadores. El destino quizo que esta medida se firmara el 5 de marzo, aniversario de la muerte de uno de los dictadores mas terribles del siglo pasado: Joseph Stalin. ¿Habrá sido en homenaje a uno de los tantos primos hermanos de Hitler?

Es necesario abortar el Sistema Nacional de Medición de Consumos Culturales (SNCC). Es un papelón menor dar marcha atrás con una idea ridícula que facilitar la tarea de los delirantes que algún día quieran volver a cercenar nuestra libertad. © www.economiaparatodos.com.ar



Gustavo Lázzari es Director de Políticas Públicas de la Fundación Atlas.




Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)