Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EPT | August 10, 2022

Scroll to top

Top

Lunes 5 de septiembre de 2011

La crisis sigue estando a la vuelta de la esquina

Pase de facturas en la Eurozona, más dudas en Estados Unidos y un BCRA que pierde frente al mercado.

PANORAMA INTERNACIONAL – Las demoras y dudas en la Eurozona para gestionar eficazmente sus crisis de deuda soberana, que hasta ahora se ha centrado sólo en anunciar dosis de austeridad, están pasando factura. El sector manufacturero sufre fuertemente e incluso el motor Alemania se encuentra cerca del estancamiento. Durante las últimas semanas, el euro había adoptado como referencia los 1,44 dólares, pero al iniciarse septiembre la divisa comunitaria se aleja de ese nivel. Y además de perder los 1,44 dólares, queda por debajo también de los 1,43 el jueves y al cierre de la semana marca mínimos en 1,41. Además, las señales de retroceso en Italia respecto a sus reformas presupuestarias pesaron en la UE, reavivando los temores sobre la enorme carga de deuda que enfrenta la tercera mayor economía de la eurozona. Además, todo ese panorama sería el principal obstáculo para nuevas alzas en las tasas de interés, mientras que la desocupación se resiste a bajar del 10%. Mientras, del otro lado del Atlántico, el martes se conocía una muy mala noticia para la economía de los Estados Unidos. Un fuerte frenazo de la recuperación y expectativa negativa sobre el nivel de empleo provocó que el índice sobre la confianza del consumidor de agosto se desplomara hasta los 44,5 puntos, el peor dato desde abril de 2009. Sin embargo, el sentimiento negativo en la primera potencia del mundo no duró demasiado, porque el miércoles se publicaron datos macro más alentadores, tanto de empleo del sector privado como de solicitudes de fábrica. El jueves se supo que los pedidos semanales de subsidio por desempleo habían caído en la semana a 409.000, en línea con las expectativas de mercado, y también resultó un indicador positivo el de la actividad manufacturera, que creció en agosto. Ese mismo día, el presidente estadounidense, Barack Obama, dijo compartir las estimaciones sobre una reducción del crecimiento económico del país, pero proyectó menores déficits fiscales en los próximos años. El primer mandatario, que debe reducir el desempleo para mejorar sus posibilidades de ser reelegido en 2012, dará un discurso clave esta semana sobre sus planes para reactivar el mercado laboral. Finalmente, el viernes, se publicó el dato sobre el empleo en los Estados Unidos, mostrando que se había estancado en agosto, cuando una débil confianza del consumidor desalentó a los nerviosos empresarios a contratar nuevo personal, hecho que puede demorar a la Fed para que suministre más estímulo monetario a la economía. El índice de desempleo se mantuvo en el 9,1%. El euro terminó cotizando a USD 1,4195.

PANORAMA ARGENTINO –Una interesante y, tal vez, inolvidable experiencia vivieron la semana pasada los operadores del MULC argentino. Es que a las diarias compras y ventas de divisas que habitualmente realizan los importadores y exportadores, se agregaron más demandantes de dólares por razones diversas, entre otras por la transferencia al exterior de dividendos de una importante empresa, la cobertura de posiciones vendidas de las entidades y un sensible aumento de los compradores de dólares en billetes por parte de los pequeños ahorristas, tal como ya lo vienen haciendo al comenzar cada mes. Aunque las causas de esta situación tan especial que se vive en nuestro país son conocidas por todos, ocurren algunos hechos que agregan nuevos temores e incertidumbre. Y tal vez sea el más significativo la falta de una política clara por parte del Gobierno con relación al manejo de la “flotación administrada” de nuestro peso en el mercado cambiario. Las intervenciones del BCRA no tienen como objetivo equilibrar las fuerzas del mercado, como debería serlo, sino que el propósito es evitar la volatilidad y fijar un tipo de cambio para el cierre de cada jornada. Y así, esta modalidad más que “administrar” convierte al sistema en algo muy parecido al tipo de cambio fijo de los 90. Además, el ente monetario no respeta el libre juego del mercado sino que cuando intervine lo hace con clara intención punitiva, poniéndose en contra de la tendencia del momento y, por supuesto, pierde una y otra vez. Precisamente, la experiencia internacional muestra que los bancos centrales jamás se “enfrentan” al mercado sino que actúan para lograr los equilibrios en el momento oportuno y sólo cuando aquél les facilita el camino. La situación que dio motivo a las consideraciones precedentes ocurrió el viernes, como consecuencia de lo ocurrido en las jornadas anteriores y un aumento puntual de la demanda, y en donde el BCRA no sólo actuó por su cuenta sino que obligó a que lo “ayudaran” el Banco Nación y la ANSES, mostrando una vez más escasos recursos propios y la poca información que tiene, y que en su caso debería tener el valor de “privilegiada”, para poder cumplir eficientemente con su importante labor. Así, los asombrosos e increíbles detalles puntuales de lo ocurrido en la última jornada pierden valor y, entonces, vale la pena sólo conocer los resultados de la insólita historieta. El volumen operado entre entidades bancarias y cambiarias el viernes pasado fue de USD 847 millones, el más alto desde el 27 de mayo de 2011, habiendo sumado el total de la semana USD 3.219 millones, con un promedio diario de USD 644 millones, un 5% mayor al del período anterior. El tipo de cambio cierre vendedor de transferencia que el Banco Nación estableció, según instrucción que recibió del BCRA, fue de $ 4,2020, lo que significó una subida semanal del 0,43% y elevó la devaluación anual de nuestro peso al 5,7%. Cabe destacar que la volatilidad del tipo de cambio en las cinco jornadas, en este mercado mayorista, fue del 1,6%, con un mínimo operado en $ 4,1860 y un máximo histórico de $ 4,2540. Las reservas del BCRA sumaron al viernes pasado USD 49.949 millones, con una pérdida de sólo USD 141 millones por el alza del precio del oro y, probablemente, por algún préstamo de corto plazo recibido del BIS, para no registrar una caída mayor. En el mercado de futuros del Rofex los precios del peso/dólar quedaron para fin de septiembre a $ 4,2450, octubre $ 4,2840, diciembre $ 4,3660 y para agosto de 2012 $ 4,7500. En el mercado de futuros de Nueva York, el peso/dólar a un año quedó operado a $ 4,9220 (17%).

MOVIMIENTOS DE LAS PRINCIPALES MONEDAS FRENTE AL DÓLAR DURANTE LA SEMANA PASADA

Promedios
Euro
Libra
Yen
Fr. Suizo
Cr. Sueca
Real
brasileño
Peso
argentino
Máximo
1,4180
1,6130
77,11
0,8230
6,4420
1,6450
4,2540
Mínimo
1,4540
1,6440
76,44
0,7760
6,2520
1,5820
4,2000
Diferencia
2,5%
1,9%
0,9%
6%
3%
4%
1,3%
Promedio
1,4360
1,6285
76,78
0,7995
6,3470
1,6135
4,2270

(*) El euro y la libra esterlina se cotizan en dólares.
(**) Para el peso argentino se toman precios operados en el mercado entre bancos.

El presente informe es elaborado por ABC Mercado de Cambios. Para más información, visite: www.abcmercadodecambios.com

 


\"\"
Se autoriza la reproducción y difusión de todos los artículos siempre y cuando se cite la fuente de los mismos: Economía Para Todos (www.economiaparatodos.com.ar)